Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

Aprender de ti mismo.

Será difícil cambiar algo que esté impidiendo nuestro desarrollo mental o físico si no atendemos a eso que nos pasa. Este principio básico del aprendizaje de sí mismo, es fundamental para emprender cualquier proceso de adaptación personal al conocimiento del yo interior.

De esa manera, la auto observación y la atención, permiten darnos cuenta de cómo reaccionamos, cómo realizamos nuestro trabajo y de qué manera vivimos “sometidos” por los estímulos externos. También, de cómo los estímulos internos como los ensueños, se superponen a las percepciones para crearnos falsas creencias.

Es indudable que la atención de sí mismo es relevante en la búsqueda del yo interior, porque no existe auto-aprendizaje sin atención. Así mismo, la atención modifica el recuerdo, fija la percepción, influye sobre la visión, afecta la acción, genera buena disposición para aprender y favorece respuestas asertivas de la memoria como capacidad de transformación interna y de cambio externo.

Asumir la atención de sí mismo como la capacidad que favorece la observación del propio yo, constituye el fundamento básico para lograr disciplina en el pensar y por esa razón, forma parte del desempeño intra y personal de los seres humanos.

De igual manera, la inteligencia del ser humano se expresa por medio de diversos estilos, habilidades y capacidades, algunos de los cuales tienen su origen en mecanismos atencionales, como es el caso de la inteligencia musical y cinético corporal que exhibe quien dirige una orquesta.

A través del estado atencional: los seres humanos expresamos, modificamos o vigorizamos la intencionalidad sobre nuestros actos, porque existe una relación directa entre atención e intención, por ser la intención consecuencia del pensar y del querer hacer coherentes con la realización personal.

La atención de sí mismo, conforma un medio para dirigir el pensamiento hacia una acción interior determinada, razón para ser incluida como parte de la educación intrapersonal.

Somos esclavos de la rutina por falta de atención sobre nuestras acciones, porque ignoramos que en el desarrollo de la cotidianidad, no somos uno sino muchos, puesto que nuestro desempeño no es de unidad sino de multiplicidad, ya que en un momento somos fuertes, luego débiles, a continuación sabios y después podemos ser autoritarios. He ahí la importancia que tiene la atención de sí mismo.

 

MEMORIA EMOCIONAL

Si tienes interés en profundizar sobre tu árbol genealógico  puedes contactarme al 044 5516092479 o talleres@memoriaemocional.com  y hacemos tu abordaje personal para la resolución de un conflicto, síntoma o enfermedad.

Consulta presencial y Skype.

, , , , ,