Go to Top

El Sr. Herencia.

Antes de que se casasen, habían tenido ya un hijo por cada lado. El padre no reconoció al suyo y lo abandono.

Un osteópata muy famoso le trato por unos dolores difusos en la espalda durante aproximadamente un año, con la clara mejoría general, pero iba subsistiendo un dolor tenaz localizado precisamente a nivel de la L.5. Su mejoría definitiva se obtuvo gracias al análisis de su historia familiar que les relatamos a continuación.

A nivel de los padres: antes de que se casasen, habían tenido ya un hijo por cada lado. El padre no reconoció al suyo y lo abandono. Por su parte, la madre había dado a luz bajo anonimato abandonando así a su hijo al cuidado de la Asistencia Pública. De este matrimonio nació un hijo, el paciente. Se divorcian cuando tiene 5 años y él se queda con su madre y solo ve a su padre de vez en cuando.

A nivel de los colaterales: el padre se vuelve a casar y educa los dos hijos de su nueva mujer. En total, tiene un hijo biológico abandonado, un hijo biológico reconocido –nuestro paciente- y dos hijos simbólicos. Mucho más adelante muere bruscamente y la cuestión de la herencia se plantea puesto que había desheredado a su primer hijo biológico abandonado.

Actividad conflictiva evidenciada y doble apremio: el testamento estipulaba una partición por mitad, legada a su hijo biológico –el paciente dorsálgico- y un cuarto para cada uno de sus hermanastros simbólicos. El Sr. Herencia se debatía entre el deber de obedecer al testamento de su padre respectando esta partición y su hermanastro biológico, abandonado al nacer. Le entrego una cuarta parte de la suya y los dolores se fueron por completo. ¡Una magnifica solución práctica!



Agenda una consulta