Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

Descodificando: La Depresión

La depresión, un trastorno del estado anímico donde te puede producir tristeza, ira, frustración, que interfieren con la vida diaria durante un periodo o incluso de forma intermitente en lapsos de tiempo. ¿Sabías los tipos de Depresión que te pueden afectar?

DEPRESIÓN ESTRUCTURAL ENDÓGENA

La persona dice que la padece desde siempre, desde que tiene memoria. Son sin duda las más numerosas pudiendo llegar a contabilizar tres cuartos de las totales. No tienen una causa desencadenante, es decir, la persona no ha vivido nada especialmente trascendente como para iniciar el síntoma.

Muchas veces se encuentran enmascaradas ya que han sido compensadas, y su finalidad es la protección psíquica del individuo, que pueda vivir su vida del mejor modo posible.

Su origen puede ser:

Transgeneracional. Debido a un síndrome del yaciente o fantasma, a dramas familiares como quiebras económicas, dramas amorosos, duelos simbólicos, disputas familiares, etc.

Proyecto sentido. Relacionado con dramas durante la concepción, el embarazo, el parto, la primera infancia hasta los tres años. Este periodo desde la concepción hasta los tres años es fuente de muchos casos de depresión. Se debe tener en cuenta también los procesos de fidelidad familiar.

Sus signos clínicos pueden ser:

  • Dolor moral expresado en lloros, tristeza, culpa, desvalorización y pesimismo.
  • Pérdida de vitalidad, desinterés general, dificultad de concentración, disminución del rendimiento intelectual y físico.
  • Ansiedad y angustia.
  • Alteración del carácter y el sueño.
  • Somatización.

 

DEPRESIÓN COYUNTURAL REACTIVA

Aquí se localizan un cuarto del total de las depresiones. Se produce un acontecimiento particular muy preciso en la vida de la persona, que genera el estado depresivo. Algunos ejemplos pueden ser una defunción, una separación o divorcio, estar en paro o pérdida de trabajo, una decepción importante, etc.

Suelen ser personas que no saben decir que NO, y por lo tanto no viven su vida conscientemente sino que viven la vida de los demás. Puede enmascarar una depresión endógena.

Algunos de sus posibles signos clínicos son: 

  • Caída de la dinámica.
  • Pérdida del apetito.
  • Trastornos del sueño.
  • Desinterés por las tareas cotidianas.
  • Fatiga acentuada.
  • No ver salida a la situación.

Evoluciona de diferentes maneras, pudiendo ser pasajera o instalarse.

 

DEPRESIÓN COMPENSADA

Este tipo de depresión afecta a un gran número de personas, que no presentan los síntomas clásicos como la apatía, tristeza y dificultad para experimentar placer, sino que están presentes una serie de síntomas físicos.

Es la depresión que más nos protege poniendo a la persona en un estado psíquico un poco disminuido para vivir mejor y soportar las situaciones conflictivas.

A menudo hay un duelo bloqueado perteneciente a la persona o al clan familiar.

La persona puede compensar de varias maneras como por ejemplo:

  • Trabajando en exceso sin motivo.
  • Practicando mucho deporte, más de lo que es normal.
  • Invirtiendo su tiempo en asociaciones.
  • Con un carácter demasiado optimista ante todo.
  • Sexualidad-compras-juego-adicción.
  • Risa (el payaso triste).

Fuente: http://bit.ly/28KTDKj  //  Por: Andrés López

 

MEMORIA EMOCIONAL

Si tienes interés en descodificar tus heridas, enfermedades y problemáticas, puedes contactarme al 044 55 1609 2479 o talleres@memoriaemocional.com y hacemos tu abordaje personal para la resolución de un conflicto, síntoma o enfermedad.

Consulta presencial y Skype.

, , , ,