Go to Top

EL SÍNDROME DEL YACENTE

Esta entidad clínica corresponde a la gestión de los fallecimientos injustificados/injustificables en el clan, las muertes injustas, a menudo prematuras.

Hoy en día ya no es necesario demostrar la existencia de este síndrome, tanto a nivel teórico como clínico y terapéutico. Como muchos lectores lo saben, esta entidad clínica corresponde a la gestión de los fallecimientos injustificados/injustificables en el clan, las muertes injustas, a menudo prematuras. Falta una persona, el inconsciente del clan programa la venida de su reemplazante, el Yacente, que por esta razón, no posee su propia identidad. Vive a la vez en parte en su cuerpo, pero la mayoría de las veces, en el cuerpo de otro que nunca conoció.

Dos protocolos son posibles para que la suplencia sea asegurada: o inmediatamente después del fallecimiento- hijo de reemplazo horizontal – o después de una o varias generaciones- hijo de reemplazo vertical. Se trate de un hijo de reemplazo horizontal típico o de un hijo de reemplazo vertical de existencia más sutil, ambos presentan más o menos obligatoriamente una Inversión Psíquica. De hecho, es detectada casi sistemáticamente ya que la persona afectada debe resolver la cuadratura del siguiente círculo: vivir por ella misma como cualquier otro individuo y al mismo tiempo hacer vivir en ella la persona que debe reemplazar.

A menudo, la segunda personalidad domina, obligando al individuo a pensar y/o actuar contra su propia voluntad, de manera invertida. Por esta razón, en los signos clínicos de una Inversión Psíquica, encontramos regularmente el Síndrome del Yacente: discurso, vocabulario específico, tristeza, no autorización de vivir plenamente su vida, no placer, ausencia de deseo o de ganas, etc. Todo esto, por fidelidad a la memoria familiar basada en el duelo aun imposible de liquidar, a menudo bloqueado en la fase de la tristeza.

Por razones didácticas, separo bien las dos posibilidades, aunque el impacto de la Inversión Psíquica sea idéntico.

Hijo de reemplazo: Aquí también se nos presentan varias posibilidades: el hijo de reemplazo horizontal clásico, luego de un fallecimiento o de un aborto, el hijo virtual, el hijo de reemplazo vertical clásico y el hijo de reemplazo vertical especial,

Hijo de reemplazo horizontal clásico: A nivel teórico y práctico, esta obligatoriamente concebido después del fallecimiento de otro hijo, sea inmediatamente después del drama o de manera diferida, pero siempre pertenece a la misma generación que el hijo fallecido, y se encuentra en la misma línea a nivel del árbol genealógico. Es el reemplazo horizontal. Muchos ejemplos recorren la Historia. Todas estas personas poseen la particularidad de ser muy originales en su comportamiento psicológico, de invertido psíquicamente.

Vincent Van Gogh

El drama familiar: fallecimiento del hermano mayor, Vincent I, el 30 de marzo de 1852.

Su reparación inconsciente: nacimiento de Vincent II, el futuro pintor, el 30 de marzo 1853. Todos los días, pasaba por el cementerio cuando acompañaba a su padre, que era pastor, al templo. Se recogían frente a la tumba de su hermano en la que estaba escrita su fecha de fallecimiento, que correspondía a su fecha de cumpleaños.

Salvador Dalí

Fue concebido la semana después del entierro de su hermano Salvador I. Sus padres lo vistieron con la misma ropa que tenía su hermano y jugaba con los mismos juguetes.

Camille Claudel

Drama familiar: nacimiento del hermano mayor, Charles-Henri, el 1 de agosto de 1863 y fallecimiento el 16 de agosto de 1863.

Reparacion: nacimiento de Camille, el 8 de diciembre de 1864.

Serge Gainsbourg

Marcel, su hermano, fallece de una pulmonía a los 16 meses. Este es seguido por una niña y un par de gemelos, Serge, uno de los dos gemelos, fue le único niño de la familia y el heredero directo de su hermano mayor Marcel. Esto explicaría su doble personalidad Gainsbourg/Gainsbarre y el titulo de algunas de sus canciones como Te amo yo tampoco, o de algunas formulaciones como Huir la felicidad por miedo a que se escape.



Agenda una consulta