Go to Top

HOMOSEXUALIDAD I

Esta visión de la homosexualidad es un punto de vista surgido de la experiencia en Psicosomática Clínica del autor luego de 20 años de trabajo.

La homosexualidad no se debe a una casualidad de la vida, sino que existe una lógica general en su génesis. Ésta lógica abarca no solo la historia personal -infancia, adolescencia, adultez y vida actual-, sino también el período denominado  Proyecto Sentido Gestacional PSG (desde antes de la concepción y hasta un año de edad) y el Transgeneracional, o dinámica familiar de varias generaciones.

-“No sé qué pasa, pero es superior a mis fuerzas”, “Es innato”. ” Es más fuerte que yo”- Este discurso refleja que existe una especie de primer programa biológico y arcaico de supervivencia que nos empuja por instinto a satisfacer nuestra función de reproducción, pero que en algunas personas ha quedado en parte o totalmente suplantado por un segundo programa más psicológico que procede de la propia historia individual o familiar.

Algunas homosexualidades tienen un origen único o una influencia predominante. En la mayoría de los casos es de origen plurifactorial. En pocos casos es más bien coyuntural, a partir de un acontecimiento especial, generalmente traumático, la mayoría de las veces es estructural, formando parte de la personalidad; en este caso la influencia del Transgeneracional y el PSG es muy fuerte.

FACTORES TRANSGENERACIONALES (innatos y estructurales)

Al momento del nacimiento el inconsciente ya está repleto de de acontecimientos relevantes, positivos o negativos, así como de vivencias y resentires transgeneracionales que se constituyeron en su momento. En estas memorias se graba la vivencia -hechos, datos- y la emoción de los antepasados afectados por el acontecimiento. Cuando éstos son negativos pueden convertirse en dramas familiares que producen una especie de energía emocional, imposible de gestionar en el momento del drama y sobre todo después del mismo.

Existe entonces un resentir transgeneracional, que se mantiene activo (presente en las memorias y transmisible psíquicamente) incluso mucho tiempo después del drama. El ejemplo más demostrativo es el fallecimiento de un niño o de un adolescente, cuyo duelo es imposible de hacer. Este resentir transgeneracional asociado a esa energía psíquica se transfiere a algunos descendientes según un mecanismo preciso, y estos, obedeciendo a una fidelidad familiar invisible se verán inconscientemente encargados de gestionarla a su vez, de acuerdo con los medios de los que disponen a lo largo de su vida. Algunas de estas soluciones les puede llevar instintivamente a una adecuación o a una modificación de su comportamiento amoroso y dirigirles, el algunos casos precisos, hacia la homosexualidad.

  1. Síndrome del yaciente. Es un mecanismo automático (inconsciente y casi por instinto) de reparación transgeneracional que se instaura tras uno o varios fallecimientos injustificados o injustificables, con repercusiones de todo tipo para el/los herederos de esta memoria de drama. El individuo que vive este síndrome se encuentra en una problemática de inexistencia y de identidad: por un lado desea vivir su vida según sus propias características, por otro la fidelidad al difunto impide hacerlo en plenitud. En este caso el difunto es de una o más generaciones anteriores.

Es posible que este niño/a venga a sustituir a una niña/o fallecido/a. Para hacerlo puede convertirse en un niño afeminado o niña marimacho, o aún mejor a través de la homosexualidad.

O puede darse el caso que traiga simbólicamente al difunto a casa, a través de la pareja: si soy hombre puedo reparar trayendo a otro hombre que reemplace al niño fallecido.

  1. La infertilidad o la esterilidad de origen transgeneracional. Muertes en el parto, violaciones o incestos seguidos de embarazos no deseados, abortos, o taras pueden dar un mensaje al clan de no reproducción. Esta puede plasmarse en esterilidad o a través de la homosexualidad.
  2. Rama muerta o extinción de la descendencia. Al igual que un árbol que ya no da hojas en una de sus ramas, hechos graves en generaciones anteriores pueden trasmitir el mensaje de terminar con esas memorias completamente cortando la descendencia. En este caso la homosexualidad está al servicio de este mensaje.
  3. Mensajes transgeneracionales especiales. Por ejemplo, en un clan donde varias mujeres enviudaron jóvenes y con niños pequeños el mensaje puede ser “Cuidado, si te casas y tienes niños hay riesgo de que tu marido muera prematuramente y debas llevar la familia adelante sola”. La homosexualidad evitaría repetir estas memorias.

FACTORES GESTACIONALES (innatos y estructurales)

El embrión, el feto y el bebé son auténticas esponjas emocionales. Durante todo el PSG, acontecen muchos eventos positivos, negativos y neutros en la familia. El futuro adulto se convierte en el depositario de numerosos mensajes; en algunos casos los resentires gestacionales pueden seguir estando activos y generar fidelidades familiares gestacionales, las que al igual que con el transgeneracional no pertenecen al niño, sino a la historia familiar. En algunos casos los mensajes de este periodo se convierten en comportamientos y más tarde pueden dirigir al niño hacia la homosexualidad.

  1. Hijo de sustitución. Se produce cuando el niño/a ha de sustituir a una niña/o fallecido dentro de la misma generación, por ejemplo un hermano mayor. O bien traer a este niño/a simbólicamente a través de una pareja. La concepción del niño/a ya está cargada con este dolor.
  2. Dramas durante el PSG. En este caso el fallecimiento del allegado a cual se trae simbólicamente se produce cuando la madre ya está embarazada.
  3. El gemelo perdido. Cada vez es más conocido el hecho de embarazos gemelares en los que durante las primeras semanas se pierde uno de los fetos. En otros casos, es el intento de aborto en el que uno de los embriones sobrevive. Para un feto que estuvo sus primeras semana pegado a su doble, oyendo el latido del corazón que luego se acaba, siendo reemplazado por el silencio absoluto, la muerte de este genera un vacío, que toda la vida tratará de llenar buscando desesperadamente al gemelo perdido. Algunos casos de homosexualidad en el que se trae al gemelo a través de la pareja, están vinculados a este hecho.
  4. El sexo no se corresponde con el deseado por uno o ambos padres. Este deseo puede ser consciente o inconsciente. A veces un nombre mixto (María José) es un indicio de estos deseos. Las consecuencias psicocomportamentales pueden variar desde un cierto grado de femeinización y masculinización para niños y niñas hasta una homosexualidad definida.

La homosexualidad debida a factores Transgeneracionales y Gestacionales es innata pues ha nacido con el individuo, no procede de su experiencia, y es estructural, pues forma parte de la personalidad.

 

MEMORIA EMOCIONAL

Si tienes interés en descodificar tus heridas, enfermedades y problemáticas, puedes contactarme al 044 55 1609 2479 o talleres@memoriaemocional.com y hacemos tu abordaje personal para la resolución de un conflicto, síntoma o enfermedad.

Consulta presencial y Skype.

, , , ,