Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

LA ENFERMEDAD HACE CURABLE AL SER HUMANO

¿Sabían ustedes que la enfermedad es el punto de inflexión en el que el ser incompleto puede completarse? Pues así es.

“Todo el mundo está dispuesto a realizar los mayores esfuerzos para desterrar la enfermedad, pero la enfermedad hace curable al ser humano”.

Para que esto pueda hacerse, el ser humano tiene que abandonar la lucha y aprender a oír y ver lo que la enfermedad viene a decirle. El paciente tiene que auscultarse a sí mismo y establecer comunicación con sus síntomas si quiere enterarse de su mensaje. Tiene que estar dispuesto a cuestionarse rigurosamente sus propias opiniones y fantasías sobre sí mismo y asumir conscientemente lo que el síntoma trata de comunicarle por medio del cuerpo. Es decir, tiene que conseguir hacer superfluo el síntoma reconociendo qué es lo que le falta. La curación siempre está asociada a una ampliación del conocimiento y a una maduración.

La enfermedad es un estado que indica que el individuo, en su conciencia, ha dejado de estar en orden o armonía. Esta pérdida del equilibrio interno se manifiesta en el cuerpo en forma de síntoma.

El síntoma es pues, señal y portador de información, ya que con su aparición interrumpe el ritmo de nuestra vida y nos obliga a estar pendientes de él.

 “El síntoma nos señala que nosotros, como individuo, como ser dotado de alma, estamos enfermos, es decir, que hemos perdido el equilibrio de las fuerzas del alma”.

memoriaemocional

La conciencia ha reparado en que, para estar sanos, nos falta algo. Los síntomas son insobornables y nos imponen la sinceridad. Con su existencia nos indican qué es lo que todavía nos falta en realidad, qué es lo que no permitirnos que se realice, lo que se encuentra en la sombra y está deseando aflorar, y nos hacen ver cuándo hemos sido parciales. Los síntomas, con su insistencia o reaparición, nos indican que no hemos resuelto el problema con tanta rapidez y eficacia como nos gusta creer.

La enfermedad siempre nos ataca por la parte más vulnerable, especialmente, cuando creemos tener el poder de cambiar el curso del mundo. Basta con un dolor de muelas, una ciática, una gripe o una diarrea para convertir a un arrogante vencedor en un infeliz gusano. Esto es precisamente lo que nos hace tan odiosa la enfermedad.

Aquí está la diferencia entre combatir la enfermedad y transmutar la enfermedad. La curación se produce exclusivamente desde una enfermedad transmutada, nunca desde un síntoma derrotado, ya que la curación significa que el ser humano se hace más sano, más completo.

Curación significa redención, aproximación a esa plenitud de la conciencia. La curación se consigue incorporando lo que falta y por lo tanto, no es posible sin una expansión de la conciencia. Enfermedad y curación son conceptos que pertenecen exclusivamente a la conciencia, por lo que no pueden aplicarse al cuerpo, pues un cuerpo no está enfermo ni sano. En él sólo se reflejan estados de la conciencia.

1b
Cuando el individuo comprende la diferencia entre enfermedad y síntoma, su actitud básica y su relación con la enfermedad se modifican rápidamente. El síntoma puede decirnos qué es lo que nos falta, aunque para entenderlo tenemos que aprender su lenguaje. El lenguaje es psicosomático, es decir, sabe de la relación entre el cuerpo y la mente. Si conseguimos redescubrir esta ambivalencia del lenguaje, pronto podremos oír y entender lo que nos dicen los síntomas. Y nos dicen cosas más importantes que nuestros semejantes, ya que son compañeros más íntimos, nos pertenecen por entero y son los únicos que nos conocen de verdad. Al decirnos lo que en realidad nos falta, al exponernos el tema que nosotros debemos asumir conscientemente, nos permiten conseguir que, por medio de procesos de aprendizaje y asimilación consciente, los síntomas resulten en sí superfluos.

“El camino del individuo va de lo insano a lo sano, de la enfermedad a la salud y a la salvación”.

La enfermedad no es un obstáculo que se cruza en el camino, sino que la enfermedad es en sí el camino por el que el individuo va hacia la curación. Cuanto más conscientemente contemplemos el camino, mejor podrá cumplir su cometido.

“Nuestro propósito no es combatir la enfermedad, sino servirnos de ella.”

“La enfermedad como camino”.

T. Dethlefsen y R. Dahlke

MEMORIA EMOCIONAL

, , , , ,