Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

Microquimerismo: Las células de los hijos viven en el cerebro de sus madres

Estamos acostumbrados a pensar en nosotros mismos como individuos autónomos singulares, y estas células extrañas parecen desmentir esa idea, ya que al parecer la mayoría de la gente lleva los restos de otros individuos.

Las células de los hijos viven por años en el cerebro de sus madres. La conexión entre madre e hijo es profunda y la nueva investigación sugiere una conexión física aún más profunda que jamás hubiéramos pensado; realmente el ser humano es un organismo plural, constelado por sus ancestros a nivel celular.

Sabemos que células migran entre la madre y el feto a través de la placenta, incorporándose a distintos órganos. Pero el nivel y la duración de esta migración no fue reconocida hasta hace  poco tiempo, luego de que científicos empezaron a descubrir células masculinas viviendo en mujeres años después del embarazo.

Este fenómeno se conoce como microquimerismo (es la presencia persistente de unas pocas células genéticamente distintas en un organismo). Un estudio examinó los cerebros de mujeres que habían muerto, descubriendo que el 60% de los cerebros contenía células masculinas. El microquimerismo es el resultado del intercambio celular a través de la placenta, pero recientemente se descubrió que esto también ocurre a través del cuidado maternal propio del amamantamiento e incluso se ha observado que los gemelos también intercambian células en el útero.

X12827965-3-1024x549

Científicos consideran la posibilidad de que células de un hijo anterior puedan pasarse a otro hijo más joven a través de la placenta en su posterior gestación. Las mujeres pueden mantener células microquiméricas de su madre así como de sus embarazos y si tiene evidencia de que existe competencia entre las células de la abuela y de los hijos en la madre.

No se sabe exactamente cuál es la función de estas células pero se cree que pueden participar en la restauración del tejido de manera similar a las células madre ya que son capaces de convertirse en una variedad de diferentes tejidos. También se cree que pueden tener un papel en el sistema inmune. Se ha encontrado una mayor cantidad de células microquiméricas en la sangre de las mujeres sanas en comparación con mujeres que tiene cáncer de mama.  

El mundo de las células microquiméricas prueba una vez más que el ser humano es esencialmente plural, es una colonia de seres, no sólo conectados a través de lazos emocionales sino también sociobiológicos.

El individuo no existe, estamos hechos de muchos. La conexión entre la madre y el hijo es más profunda de lo que se imagina.

Acércate a Descodificar Tus Síntomas,  Enfermedades  y Encuentra El Camino a Tu Sanación.

www.memoriaemocional.com

Fuente: Scientific American 

 

, , , , , , , , ,