Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

Por que nuestros antepasados no murieron de cáncer (Descodificación Biologica)

Las personas que se mantuvieron en movimiento durante al menos 15 minutos al día, o 90 minutos a la semana, también tuvieron un riesgo de 14 por ciento menor de mortalidad por cualquier causa, así como pensamientos positivos y mejor rendimiento al solucionar problemas de índole familiar, económicos y muchos mas.

“Cada 15 minutos de ejercicio diario además de la cantidad mínima de 15 minutos al día redujo la mortalidad por todas las causas en un 4 por ciento, y la mortalidad por todos los tipos de cáncer en un 1 por ciento. Estos beneficios se aplicaron a todos a los grupos de todas las edades y de ambos sexos y en las personas con riesgos de enfermedades cardiovasculares… Las personas inactivas tenían un riesgo 17 por ciento mayor de mortalidad en comparación con las personas en el grupo de volumen bajo”.

El ejercicio es conocido por ser eficaz para prevenir las enfermedades de todo tipo que, naturalmente, le permitirá vivir más tiempo.

El ejercicio puede ayudarle a:

  1. Combatir la depresión
  2. Bajar de peso
  3. Controlar artritis
  4. Disminuir riesgo de diabetes y cáncer
  5. Aumenta niveles de energía y mejores pensamientos (mejora actividad cerebral)

Tener un peso saludable y hacer ejercicio regularmente crea un bucle de retroalimentación saludable que optimiza y ayuda a mantener saludables los niveles de glucosa e insulina al optimizar la sensibilidad del receptor de la insulina.

Las enfermedades cardíacas y el cáncer son dos de las principales causas de muerte entre las personas en Estados Unidos, y el ejercicio puede eficazmente ayudar a prevenir la aparición de ambos, principalmente al reducir los niveles de insulina. El ejercicio también ayuda a disminuir los niveles de estrógeno, razón por la que es particularmente potente contra el cáncer de mama.

El ejercicio también puede ser imprescindible para tratar exitosamente las enfermedades graves como el cáncer. De hecho, un nuevo informe publicado por Macmillan Cancer Support argumenta que el ejercicio debería ser parte del cuidado estándar contra el cáncer.

Este informe recomienda que se les indique a todos los pacientes que reciben tratamiento para el cáncer, involucrar el ejercicio de intensidad moderada durante dos horas y media a la semana. La investigación ha demostrado que el ejercicio puede:

  • Reducir su riesgo de morir de cáncer. Por ejemplo, el ejercicio reduce el riesgo de morir por cáncer de próstata en un 30 por ciento. Y un estudio previo realizado por investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard encontró que las pacientes con cáncer de mama que hicieron ejercicio moderado entre tres a cinco horas a la semana redujeron sus probabilidades a la mitad de morir de cáncer, en comparación con las pacientes sedentarias.

De hecho, cualquier cantidad de ejercicio semanal aumenta las probabilidades de que una paciente sobreviva el cáncer de mama. Este beneficio también se mantuvo constante, independientemente si las mujeres fueron diagnosticadas a tiempo o después de que su cáncer se había extendido.

  • Reducir su riesgo de recurrencia de cáncer. La investigación ha encontrado que el ejercicio reduce el riesgo de recurrencia de cáncer de mama en un 40 por ciento
  • Aumentar sus niveles de energía y reducir al mínimo los efectos secundarios del tratamiento convencional contra el cáncer

“Los pacientes con cáncer se sorprenderían si supieran lo mucho que podría beneficiarles la actividad física en su recuperación y salud a largo plazo, en algunos casos, reducir sus posibilidades de tener que pasar nuevamente por la terrible experiencia agotadora del tratamiento…No tiene que ser nada demasiado extenuante; hacer trabajos de jardinería, salir a caminar a paso ligero o nadar, todos cuentan”. (Ciaran Devane)

¿Alimentación o el Ejercicio?

vs

La mayor parte de los beneficios en realidad se obtienen de una nutrición adecuada.

El Dr. Doug McGuff, autor del libro “Body and Science” explica cómo regresar a la forma de comer “paleo” –similar a la forma en que comían nuestros antepasados cazadores-recolectores–puede ayudarle a optimizar su salud y vivir una vida más larga y libre de enfermedad.

La dieta paleo no es una moda—está respaldada por la ciencia, un número creciente de médicos y defensores de la salud están adoptando este tipo de dieta de nuestros antepasados, lo que podría ser mejor que el ejercicio en términos de reducir la grasa corporal.

Durante el período Paleolítico, hace unos 12 000 años, la gente comía principalmente vegetales sin almidón, frutas, frutos secos, raíces y carne magra, incluyendo de avestruz y bisonte, así como vísceras y mariscos–muy lejos de la alimentación estándar.Actualmente estos alimentos básicos saludables han sido sustituidos principalmente por el azúcar refinado, jarabe de maíz de alta fructosa, cereales, pan, papas y productos lácteos pasteurizados,  que no le proporcionan ningún beneficio a su salud.

Los principales culpables que causan enfermedades en la alimentación moderna son los azúcares, sobre todo la fructosa y los granos. Si desea evitar las enfermedades cardiacas, colesterol alto, diabetes tipo 2 o incluso el cáncer, tendrá que restringir severamente su consumo de fructosa y de granos.

paleo

Un Plan de Alimentación correcto consta de:

  • Limite o elimine todos los alimentos procesados.
  • Elimine de su alimentación todos los productos de gluten y altamente alergénicos.
  • Coma alimentos orgánicos siempre que sea posible, de preferencias cultivadas localmente.
  • Coma por lo menos un tercio de sus alimentos crudos (sin cocinar), lo más que pueda soportar Aumente la cantidad de vegetales frescos en su alimentación.
  • Evite los endulzantes artificiales de todo tipo.
  • Reemplace todas las grasas transgénicos (aceites vegetales, margarina, etc.) por grasas saludables como la mantequilla cruda o aceite de coco.
  • Para volver a equilibrar su relación de grasas omega-3 y omega-6, tome un suplemento de omgea-3 de alta calidad, como el aceite de kril y reduzca su consumo de grasas omega-6 procesadas de aceites vegetales (grasas trans).
  • Tome mucha agua.

Es necesario tener cuidado con la intensidad o el nivel de dificultad. Cuando un ejercicio se vuelve fácil de hacer, es una señal de que necesita esforzarse un poco más duro y darle a su cuerpo un nuevo desafío.

  • Entrenamiento en Intervalo (anaeróbico): Esto realmente es aeróbico y anaeróbico, pero la investigación muestra que la fase anaeróbica es mucho más importante. La mejor manera de acondicionar su corazón y quemar la grasa no es correr o caminar de manera constante durante una hora.

En cambio, es alternar explosiones cortas de ejercicio de alta intensidad con períodos ligeros de recuperación. Este tipo de ejercicio, conocido como el entrenamiento en intervalo o entrenamiento tipo explosiones, puede mejorar dramáticamente sus capacidades de aptitud cardiovascular y quema de grasa. Otra ventaja importante de este enfoque es que disminuye radicalmente la cantidad de tiempo que tiene que hacer ejercicio, mientras que le da más beneficios.

  • Aeróbico: trotar en una máquina elíptica y caminar rápido, son ejemplos de ejercicio aeróbico, lo que aumentará la cantidad de oxígeno en la sangre y aumentar las endorfinas, que actúan como analgésicos naturales. El ejercicio aeróbico también activa el sistema inmunológico, ayuda a su corazón a bombear sangre de manera más eficiente, y con el tiempo aumenta su resistencia.
  • Entrenamiento de Fuerza: Completar su programa de ejercicios con una rutina de entrenamiento de fuerza de un set  le ayudara a asegurar que realmente este optimizando los posibles beneficios para la salud de un programa de ejercicio regular. Necesita muchas repeticiones para agotar los músculos. El peso debe ser lo suficientemente pesado para que lo pueda hacer en menos de 12 repeticiones, pero lo suficientemente ligero para hacer un mínimo de cuatro repeticiones.
  • Ejercicios Core: su cuerpo tiene 29 músculos core ubicados principalmente en la espalda, el abdomen y la pelvis. Este grupo de músculos proporciona la base para el movimiento de todo su cuerpo, y el fortalecerlos puede ayudar a proteger y apoyar la espalda, lo que haría su columna vertebral y cuerpo  menos propensos a las lesiones y le ayudara a obtener un mayor equilibrio y estabilidad.

caminando

El yoga y Pilates son excelentes para fortalecer los músculos core, al igual que los ejercicios específicos que puede aprender de un entrenador personal. Centrarse en la respiración y concientización, junto mayor flexibilidad es un elemento importante para una aptitud total.

  • Estiramiento: Esta fase es para relajar todo musculo que se haya trabajado; es importante destacar que al igual que ejercicios como Yoga y Pilates nos ayudan a meditar, la función del estiramiento es agradecer a nuestro cuerpo por el apoyo que nos ha brindado al hacer la actividad física, conectando tus pensamientos para poder seguir el camino de realización personal y posteriormente para poder ayudar a tu familia, seres queridos para la solución de sus problemas.

Fuente: http://bit.ly/1RmQXAn Por: Dr. Mercola

MEMORIA EMOCIONAL

Si tienes interés en profundizar sobre tu árbol genealógico  puedes contactarme al 044 5516092479 o talleres@memoriaemocional.com  y hacemos tu abordaje personal para la resolución de un conflicto, síntoma o enfermedad.

Consulta presencial y Skype.