Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

PROBLEMAS DE FERTILIDAD

Programas en el árbol de (no) tener hijos. El 95% de nuestras decisiones son hechas de forma automática por nuestro inconsciente de acuerdo a los programas que tenemos estructurados ya sea por experiencias vividas, heredadas por proyecto sentido de nuestros padres o de nuestros ancestros, y sólo un 5% de las veces realmente actuamos conscientemente. 

Esos programas son formas de reparar esas experiencias, son literalmente programas de supervivencia que adopta el inconsciente para mantenernos con vida. 

Los programas se hacen evidentes en los excesos, en el caso que tratamos hoy, para el inconsciente tener muchos hijos es lo mismo que no tener ninguno, en ambos casos hay un programa inconsciente corriendo.

Los médicos especialistas en fertilidad no terminan de entender por qué las fertilizaciones tienen éxitos algunas veces y otras no.  Hay casos en que una mujer desea tener un hijo conscientemente, físicamente no hay ningún inconveniente ni en ella ni en su pareja, pero no logran un embarazo. En otros casos hay impedimentos físicos. 

También hay mujeres que no desean tener hijos y los tienen. Pero el que manda siempre es el inconsciente de ambos integrantes de la pareja, no es casualidad que estén juntos, y al hacer el análisis del árbol genealógico encontramos que puede estar corriendo un programa de (no) tener hijos.

ALGUNOS EJEMPLOS MÁS ESPECÍFICOS DE ESTE PROGRAMA SON LOS SIGUIENTES:

La pareja está en incesto simbólico, por sus fechas de nacimiento es como si fueran hermanos gemelos, y los hermanos se casan para no tener hijos. En estos casos es habitual encontrar ancestros que vivieron violaciones, abusos, incestos reales, familias numerosas, hijos no reconocidos, hijos extramatrimoniales, doble familia, abortos, niños con enfermedades mentales, etc.

Hace no muchos años era habitual encontrar familias con 6, 10 o más hijos, son típico ejemplo de hijos no queridos, los mayores cuidaban a los más pequeños y, más tarde esos hijos mayores, que pasaron gran parte de su vida cuidando a sus hermanos, cuando formaban pareja, inconscientemente no deseaban tener hijos. El mensaje transgeneracional sería “¿de qué sirve tener hijos si son rechazados por la familia, o no son deseados, o son abusados, etc.?”

Ella o él están en relación de afinidad por fechas con alguna mujer que murió en el parto, o con niños que tuvieron muertes prematuras o partos difíciles. La muerte de los niños o de gente joven son duelos difíciles de hacer y el clan busca inconscientemente su reparación y va pasando de generación en generación hasta que alguien tome conciencia y sane el árbol.

El programa sería en este caso “no hay que tener hijos porque se mueren” o “si tengo un hijo me muero”.

Hay casos en que los padres o abuelos no querían tener hijos y los tuvieron. No significa que después sus padres no los hubieran cuidado, alimentado o querido, pero sus hijos nacieron con la impronta de no haber sido deseados y eso puede ser suficiente, en algunos casos, para generar un programa de “para qué tener hijos si no son queridos.”

En otros casos la mujer fue deseada como varón por sus padres, entonces se encuentra con el dilema de seguir complaciendo a sus padres tratando de funcionar como un varón, y un varón no puede parir hijos.

Un parto por cesárea también demuestra que hay un programa de no tener hijos. Si no fuera por la medicina no podría tener hijos.

Para el árbol la supervivencia del clan, de la familia o del grupo es más importante que la del individuo. Por eso cuando el clan está en peligro por ser un árbol tóxico, uno o varios individuos pueden ir hasta el sacrificio para salvar el clan. Es como cuando podamos algunas ramas para que sobreviva el árbol. De esta manera el árbol designa a quienes serán los encargados de sanar al clan, aunque eso signifique, en algunos casos, tomar la decisión de no tener descendencia.

Esta problemática se puede trabajar desde la bioneuroemoción estudiando el árbol genealógico en primer lugar, para llegar a la toma de conciencia, y luego se hacen los duelos que sean necesarios para desactivar esos programas.

Un árbol tóxico es un árbol sin recursos, así que al trabajarlo vamos iluminándolo, dándole los recursos que necesita para sanar.

MEMORIA EMOCIONAL  AL SERVICIO DE LA VIDA 

Consultas:
Edgar Mendizabal
044 55 1609 2479
memoriaemocional.com

, , , , , , ,