Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

Proyecto Sentido: Relación Padres e Hijos.

 

Siguiendo con la noción de que todo bebé antes de ser concebido es una idea preconcebida encontramos que todos los seres humanos han venido a la tierra con una misión y un objetivo específico que es el proyecto de los padres y en su vida sólo puede expresar el proyecto que los padres tenían en su concepción.

Proyecto  y  Sentido

Entrevista a Ángeles Wolder: 

Desde la psicología y la psicoterapia se ha insistido mucho en la importancia de la relación padres-hijos, tanto en la vida de la persona como en desde su concepción, para obtener una buena salud psíquica. Cada escuela o paradigma ha aportado su particularidad sobre la búsqueda de los conflictos iniciales y los traumas.

Marc Frechet fue un Psicólogo (psico oncólogo) francés especializado en el tratamiento oncológico y en Esclerosis Múltiple que dio un papel relevante al instante de la concepción y las vivencias de los padres alrededor de ese momento. Descubre esa noción después de analizar lo que rodeó la vida de sus padres en el momento de su concepción y sus primeros años junto a la misión que desarrollaba en su vida.

Fue concebido al finalizar la 2ª Guerra Mundial y nace en 1946. Las circunstancias que rodean su concepción fueron determinantes para la supervivencia de su madre, una mujer que en sus palabras “había hecho cosas poco claras en la guerra” y debía ser juzgada y si era declarada culpable sería encarcelada. Los padres de Marc Frechet piensan que si el juzgado ve a la mujer embarazada será más indulgente y no irá a la cárcel o tendrá un mejor trato si tiene que ir ahí. Son esas las condiciones que marcaron su concepción siendo un niño que viene al mundo para ayudar a la mujer y por generalización a las mujeres. Su madre embarazada pasa todo ese período en la cárcel y ahí nace y pasa los primeros 9 meses de vida en ese lugar. Un total de 18 meses en un lugar con restricción a su libertad y el cuidado de las mujeres de la cárcel compañeras de su madre marcan el inicio de su vida. Marc Frechet decía que su madre concibió un hijo por su propia necesidad y no para satisfacer su maternidad. En su vida estuvo rodeado de personas mientras él permanecía solo y atendía sobre todo a mujeres a las que conseguía sacar de su encierro (la Esclerosis Múltiple).

A través de su historia es como él se da cuenta de que todo bebé antes de ser concebido es una idea preconcebida. Cuando se casa, la misma noche de bodas, su mujer se encuentra con una dificultad en el movimiento, paralizada de extremidades inferiores. Él consulta a sus suegros sobre el nacimiento y primero le dicen que todo bien hasta que le comentan que tuvo una dificultad y se quedó “paralizada”.

Con sus experiencias desarrolló otro concepto importante que es el de los ciclos biológicos memorizados. Ambos conceptos, Proyecto y sentido y Ciclos Biológicos memorizados permiten localizar instantes de conflictos programadores.

Estos principios, que él decía no eran inmutables sino que lo definía como una tendencia que se podía verificar, condicionan al individuo a vivir determinados eventos en épocas específicas y de una manera concreta.

Marc Frechet muere con 51 años en enero de 1998 después de permanecer 10 días en un coma inducido con morfina. No ha dejado libros sino los textos de sus conversaciones y una carta al tribunal que juzgó al Dr. Hamer.

Momento de la Concepción: Proyecto y Sentido

Para conocer más de este concepto podemos hacer la analogía con otras creaciones o invenciones como la construcción de algo que hasta el momento no existía pero sí que existía la necesidad de la función del objeto que posteriormente se crearía. Si no hay necesidad no hay el estímulo o impulso para crear algo que cubra esa necesidad.

Por ejemplo, la rueda es una máquina simple que gira alrededor de un eje y permite el transporte con mayor facilidad. Antes de que fuera inventada existía la necesidad de aligerar el peso de las cargas y transportar pesos más allá de lo que podía hacer un ser humano o un animal de carga con menor gasto energético.

Necesidad de transportar con mayor facilidad –> rueda –> expresa el sentido para el que fue creada –> transportar con mayor facilidad

Claude Sabbat lo expresa de la siguiente manera: Todo objeto tiene un creador que proyecta en una fase inmaterial (la creación aún no se ha materializado) y que cuando existe en una fase material solo podrá expresar el sentido para el que ha sido creado.

Necesidad –> fase inmaterial (idea) –> Proyecto–> estado material (creación) que expresa el Sentido del proyecto para el que fue concebida.

En Biología ocurre lo mismo, cada órgano tiene una función que es la que expresa. El estómago sólo podrá hacer la función para la que está preparado. Primero existió la necesidad de digestión y la naturaleza creó un órgano capaz de expresar la función de la digestión.

Cuando dos seres humanos se encuentran, se sienten atraídos el uno por el otro y conforman una pareja y quizás llega un punto en el que ambos proyectan un futuro en común y a veces en ese futuro colocan un hijo o varios según sean sus deseos. Tienen la voluntad de crear algo juntos y si hay éxito la vida se materializa.

Otras veces hay un encuentro a nivel sexual de dos seres y sin haber mediado proyección consciente alguna, como resultado del acto biológico la mujer se queda embarazada.

¿Cuál/les son los proyectos que hay en el inicio de nuestro origen biológico?

Siguiendo con la noción de que todo bebé antes de ser concebido es una idea preconcebida encontramos que todos los seres humanos han venido a la tierra con una misión y un objetivo específico que es el proyecto de los padres y en su vida sólo puede expresar el proyecto que los padres tenían en su  concepción. Por lo tanto, el inicio de nuestra existencia material ha estado dirigido por un objetivo que no hemos escogido y si queremos dar otro sentido a  nuestra vida es necesario cambiar el proyecto inicial.

Al proyecto inicial le llamamos proyecto parental paterno o materno para diferenciarlo del proyecto  personal. También se le asigna el nombre de misión de vida propia. Todos los elementos que componen nuestro proyecto parental viven en nuestro interior  como si hubiera un programa de fondo que nos hace seguir su hilo conductor y viajamos cogidos de la mano del proyecto.

Ejemplo: hombre de 34 años en el paro, no tiene pareja estable, vive en la casa de sus padres y todo en su vida es problemático por lo que no es autónomo e independiente sino que recibe mucha ayuda de su familia. Sus padres habían perdido un hijo el día que este cumplió 11 años. Proyecto de ser siempre un niño. La creencia es si crece puede morir, mejor seguir siendo niño.

Antes de ser concebido el niño está en la imaginación de sus padres que se construyen una imagen de un ideal de niño que no siempre coincide después con la realidad.

Es interesante observar como el proyecto parental ha orientado nuestra vida hacia determinadas acciones, profesiones, características personales y ha influenciado toda la vida y lo ha hecho de manera inconsciente. Las personas desconocemos el proyecto parental hasta que se estudia y se trabaja sobre el mismo.

Ejemplo: un niño es concebido para ser entregado a un familiar, por ejemplo una tía ya que esta tía no puede tener hijos. En el momento en que nace los padres tienen un grave problema económico y deciden darlo a la hermana de la madre para que “le den mejores condiciones de vida”. Este niño de adulto vivía haciendo todo para que los demás sean felices excepto él mismo.

Todo va a alinearse con la necesidad de la familia, que es disminuir el estrés que provoca la infertilidad de un miembro de la misma. El proyecto parental es también realizado en condiciones de inconsciencia ya que la gestión de la concepción se sustenta en el deseo inconsciente de ambos padres.

Para Françoise Dolto (“La Causa de los niños”, Françoise Dolto – ed. Pidos Ibérica 1994), la concepción es un encuentro de tres y no sólo de dos: “un niño únicamente se da a la vida por su deseo de vivir”. El hecho de que el embrión viva y de que la madre no aborte de forma natural corrobora la existencia de un deseo compartido de vida. Por lo tanto, ya desde la concepción, el feto es un ser humano en potencia.

El deseo consciente de ambos padres no es suficiente para poder concebir un hijo. Son numerosos los casos de los padres que desean, anhelan y procuran tener un hijo pero que no consiguen el resultado a pesar de los máximos cuidados que ponen en la procreación y de que no existe ninguna razón biológica en ninguno de los dos miembros de la pareja que lo justifique.

Una pareja no consigue su objetivo de ser padres. La pareja biológicamente es apta para concebir. La mujer pasa por un proceso de FIV 12 veces y siempre el mismo resultado. Frustración, dolor, malestar en la pareja hasta la separación. Ella regresa a vivir a casa de sus padres y su madre al llegar le dice: “no te preocupes. A partir de ahora te puedes encargar de nosotros y del negocio”.

En otros casos se toman medidas anticonceptivas y a pesar de ellas la mujer se queda embarazada. Es el caso de una niña que nace a pesar de que su padre usó medidas anticonceptivas (preservativo) y su madre tomaba pastillas anticonceptivas y llevaba un diafragma. Para llegar a la vida y haber superado al menos tres barreras se tiene que responder a un inmenso deseo inconsciente y seguramente en su materialización de vida será alguien que supera lo insuperable para otros y además lo hace de manera cómoda.

¿Qué es lo que lleva a que los deseos inconscientes de los padres se encuentren?

En la vida hay un proceso de maduración y la mayoría de las veces realizamos los aprendizajes a través de las relaciones. Con cada evento o situaciones de vida aprendemos algo. La pareja es un vasto campo de experimentación de todo tipo de situaciones. Cada uno en una pareja acumula pensamientos, deseos, expectativas a nivel personal, parental, social, de pareja, etc. que van moldeando a la persona y hace que las necesidades de cada uno se vayan cumpliendo o no durante la existencia.

Lo que sucede en la vida de los padres alrededor del momento de la concepción (algunos autores señalan 12 meses antes y otros dicen 9 meses) es  lo que determina el proyecto que nos transmitirán ya que en el instante de la concepción cada uno de los padres tiene unas necesidades concretas.

Por ejemplo, un hombre llamado Salvador fue concebido en un momento de malestar de la pareja en el que los padres estaban a punto de separarse.  Él lleva el proyecto de unir, mantener unido, y toda su vida se ha dedicado a presentar amigos aun de pequeño en su casal juntaba a los amiguitos. De  adulto Salvador ha sufrido una fuerte depresión cuando su hermana Sara se ha separado. Incomprensible para la familia pero entendible si se    observa   su Proyecto y sentido.

Necesidad: no separarse –> fase inmaterial: unión –> Proyecto: un hijo que nos una –> estado material (creación) SALVADOR

Salvador se sentirá realizado en su misión cuando consigue el resultado de mantener unido algo. Podría sufrir también cuando sus amigos se disgustan o se marcha de una empresa. Su nacimiento y su existencia están para materializar y expresar el Sentido del proyecto para el que fue concebido.

Otro Salvador, Salvador Dalí remplazó a su hermano muerto y en su vida él decía sentir como su hermano vivía en él. Con su vida expreso la vida de su hermano.

Ante el proyecto parental (y en el resto de situaciones de la vida) la persona puede:

  • Ser leal al proyecto parental
  • Estar en el alejamiento o compensación del proyecto parental

En la terapia de Descodificación Biológica Original y en concreto al usar la herramienta de Proyecto y sentido se busca tomar consciencia de cuáles son los proyectos parentales paterno y materno y si fuera necesario liberarlos para poder centrarse en su propio proyecto o misión de vida.

ACÉRCATE A DESCODIFICAR TUS SÍNTOMAS Y ENCUENTRA EL CAMINO A TU FELICIDAD.

www.memoriaemocional.com

, , , , , , ,