Go to Top
  • No hay productos en el carrito.

Tú no eres tu mente

El cerebro NO busca la verdad sino sobrevivir, él piensa que las creencias heredadas de nuestro entorno (padres, educadores, personas a las que admiramos…) son las que nos van a hacer mantenernos vivos, las que nos dan mayores probabilidades de éxito y supervivencia.

En un mundo prehistórico, esta manera de comportamiento mental fue muy acertada, pero en el actual muchas cosas han cambiado. La velocidad de la vida contemporánea, los cambios intergeneracionales, los retos diarios que nos encontramos y contratiempos que hemos de afrontar, superan a la velocidad de reacción de la amígdala, que es nuestro cerebro básico primitivo o emocional. 

Así es como surgen las ansiedades y la violencia ante situaciones que, fríamente, recapacitando posteriormente, pensamos que no tenían mayor peligro para nuestra integridad física, que “no fueron para tanto” o en las que nos decimos “no entiendo porque me puse así”.

Consciencia no es más que un DARSE CUENTA de que nuestro cerebro puede, en ocasiones, estar equivocado, que la máquina que usamos para pensar puede estar mostrándonos las cosas no como son sino como piensa que son e INTERPRETA. Que las respuestas que nos está dando pueden no ser las correctas o las más acertadas en una situación determinada. El cerebro es un órgano muy delicado e importante, muy desarrollado y sensible, pero no por eso infalible.

Es importante saber esto para no dejarse cegar, para poner distancia también con nuestra propia mente, saber que a veces sus interpretaciones solo buscan sacarnos de peligro o hacernos sobrevivir a lo que entiende la mente que es una situación peligrosa, interpretaciones estas que puede que en muchos casos no tenga que ver con la realidad de la situación que realmente estamos viviendo. Si no vemos esto, estamos ciegos, ya que frente a nuestros ojos existe entonces un tamiz que deforma la realidad ajustándola a criterios o creencias heredadas, o a nuestra conveniencia en cada momento (o más bien, a lo que nuestra mente piensa que nos conviene creer).

Aunque hay psicópatas y gente que encuentra gusto en hacer el mal, la mayor parte de la gente que definimos como malvada o nociva, simplemente es INCONSCIENTE, se están dejando llevar por sus creencias al igual que tu o yo por las nuestras, solo que las suyas son radicales y peligrosas para el resto de los seres humanos de su entorno.

Dichas personas no saben que su mente es un jugador más de esta partida, piensan que la equivocación o la causa de sus problemas están fuera de sí, en otras mentes, en otras personas, en el destino, sin ver que la mente interpreta las cosas basándose en lo que capta por los sentidos.

La mente busca ahorrar energía, darte rápidamente una respuesta ante un suceso concreto, para tratar de hacerte tomar control y proporcionarte seguridad y tranquilidad (la mente inconsciente lleva muy mal el no saber, no quiere asumir el desconocer, el no entender, ya sea por baja autoestima o por soberbia entiende eso como un descontrol), por eso a la mente inconsciente, la mente sin luz propia le gusta tanto la GENERALIZACIÓN y la CLASIFICACIÓN, raíces estas del prejuicio, sencillamente porque es lo más rápido, aunque generalmente no son esas herramientas las que nos acercan más a la verdad de lo que realmente es.

¿Cuántas veces has oído o visto algo y al informarte mejor te has dado cuenta que lo que suponías en un primer momento que había ocurrido no coincidía con lo que realmente sucedió?

“Cuando el ojo no está bloqueado, el resultado es la visión. Cuando la mente no está bloqueada, el resultado es la sabiduría, y cuando el espíritu no está bloqueado, el resultado es el amor.” PROVERBIO CHINO.

La HUMILDAD en estos casos es una habilidad fundamental, el saberse falible (¿qué ser de esta tierra es infalible?). Alguna razón habrá pero no sé exactamente porque muchos nos hemos exigido o nos exigimos la perfección, la infalibilidad, ¿Será por nuestro miedo a pensar que podemos fallar? ¿El terror a que algo se nos escape de nuestro control? Quien tiene miedo al fracaso, ya ha perdido.

“Quizás la perfección del ser humano consista en darse cuenta de que no es perfecto”. P. G. G.

Cuando dejamos de exigirnos imposibles, cuando ponemos humildad en nosotros mismos (que no significa dejarnos humillar como muchos pensarán que estoy queriendo decir), cuando no tenemos miedo a ser débiles en algunos momentos, cuando entendemos que nuestra mente también juega en este juego de tablero llamado la vida, entonces, se produce un DESPERTAR, un cambio, una TOMA DE CONSCIENCIA (lo que tantos pensadores, filósofos o místicos, de alguna u otra forma, con unas u otras palabras han definido y tratado a lo largo de la historia).

“La primera tarea del ser humano en la vida es darse luz a sí mismo”.  ERICH FROMM.

Cuando eres consciente de que tus prejuicios pueden influir en tus juicios de valor sobre las personas o las situaciones; el sesgo, la parcialidad, disminuyen en gran medida, es un grandísimo paso el que estás dando hacia tu mejora emocional y tranquilidad interior, estás PONIENDO LUZ en lo que tú eres y comprendiendo el porque te comportas de tal o cual manera (comprendiendo SIN JUZGARTE). Todo esto da vértigo en un primer momento, pero tranquilo, ni te estás volviendo loco ni estas comenzando a ser bipolar (es solo tu mente la que está percibiendo erróneamente la situación otra vez) no es eso, sólo es un proceso TOTALMENTE NATURAL el que estás viviendo, una transformación interna. 

Cuando NO somos conscientes de todo esto, somos muy vulnerables, somos rígidos mentalmente como el árbol de tronco grueso y duro que el viento parte, estamos siendo manejados por nuestra mente y por lo que ella crea o suponga en cada momento que las cosas son. Estando así, nos cabreará y fastidiará casi todo lo que salga de nuestro esquema mental y seremos también muy fácilmente manipulables por otras personas, ya que rápidamente pueden ellas descubrir nuestros puntos flacos, por donde pueden hacernos daño si lo desean o sacarnos de quicio.

“Sufrimos más por nuestras opiniones que por los acontecimientos mismos”.SÉNECA.

¡Felicidades!, ahora que sabes esto, puedes empezar a ser más libre (si ya lo sabías también me alegro), libre de cadenas que hasta ahora no veías, que son las que más daño te pueden hacer. Libre de los hilos de marioneta que encauzaban tu vida, no estabas siendo manipulado por otras personas, sino por tu propia mente en primera instancia. ¿Curioso no?.

Sinceramente, y para finalizar, solo puedo decir que Platón con su mito de la caverna ya estaba poniendo todo esto al descubierto. Nuestros ojos no nos permiten ver si no hay luz.

En Memoria Emocional-Psicogenealogía estamos al servicio de la vida.
Consultas:
Descodificación Biológica
Bioneuroemoción
Psicosomática Clínica

Edgar Mendizabal
(044 55)  1609 2479

FUENTE:  Reflexiones propias, inspiradas por el siguiente capítulo del programa de TVE, “REDES”:

, , , , , , , ,