Qué es la familia

¿Qué es la familia?

La familia es lo permanente, estaba antes de que llegáramos, le pertenecemos mientras vivamos y seguirá existiendo después de nosotros. Es una generación de vivos, que caminan como mínimo con dos generaciones de muertos a la espalda hasta la línea de meta, donde le toca subirse a la espalda de la siguiente generación de vivos. 

¿Yo soy mi familia?

 Recordemos que desde la perspectiva de la metagenealogía cada uno de nosotros está habitado por las tres generaciones que lo preceden, lo que hace un mínimo de catorce personas. Desde esta perspectiva, consideramos que los secretos guardados en una generación son un manantial insano de traumas y conflictos para los que lleguen detrás. 

¿Hay alguna relación entre la enfermedad y los secretos familiares?

 La relación entre enfermedad y secretos familiares se hace bastante evidente en el estudio de los árboles genealógicos. La familia es como una olla psicológica llena de secretos, tabúes, silencios, vergüenzas. Hay asesinatos, locura, robos, infidelidades, cárcel, incesto, abusos… Así, la enfermedad no es la solución del problema, sino una invitación a enfrentar un conflicto familiar que se ha mantenido secreto. Como escribió Françoise Dolto: “Lo que es callado en la primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo.” ¿Qué cosas, a nivel psicogenealógico, vamos cargando en el cuerpo?

  • En el lado derecho……..está la herencia paterna
  • Lado izquierdo………….herencia materna
  • El vientre…………………la madre
  • Problemas de espalda…………….cargas a los padres
  • Padres divorciados, o separados……..puntas de los pies se separan
  • Miedo a la sexualidad………..pelvis movida hacia atrás
  • No te han amado………….pecho endurecido e insensible

¿Si no uso palabras para expresar mi dolor, lo expresaré con mi cuerpo? 

Anne Ancelin Schützenberger lo ha estudiado a fondo: “Los duelos no hechos, las lágrimas no derramadas, los secretos de familia, las identificaciones inconscientes y lealtades familiares invisibles” pasean sobre los hijos y los descendientes. “Lo que no se expresa con palabras se expresa con dolores”. O por accidentes, como el caso de una biznieta que pierde su virginidad por accidente a los siete años (jugando al salto de pértiga) y estudiando su árbol, descubre que su bisabuela fue fruto de una violación, concebida en la misma fecha que ocurrió el episodio. 

¿Cómo se pueden observar los secretos en el árbol genealógico? 

Cuando el árbol quiere desvelarte un secreto, crea una estructura, algo que se repite, con eso pretende llamar tu atención. Por ejemplo una fecha que se repite, un estilo de elección de la pareja, unos accidentes con ingredientes similares. Estos secretos se guardan por vergüenza, por pudor, por proteger a los niños o autoprotegerse ante la sociedad.

 ¿Dónde se sitúan esos secretos?

 Cada secreto que tenemos está en el estrato que le corresponde (los cuatro egos):

  • Mis ideas locas secretas, podemos identificarlas en el nivel de mis bisabuelos
  • Mis emociones secretas, están en mis abuelos
  • Mis secretos sexuales-creativos, están en mis padres
  • Mis secretos materiales, de territorio, están en mis hermanos

Cuando el secreto lo porta un miembro de la familia, éste lo vive como un cuerpo extraño y molesto, su cuerpo lo vive como un tumor o un bolo alimenticio que tiene que salir a fuera. Nunca debemos contar secretos a los niños, es un Abuso con mayúsculas. 

Sabemos además el poder de la comunicación no verbal, si alguien delante de ti se calla una información importante, se delatará tarde o temprano con algún gesto inconsciente. Freud decía que “Aquel cuyos labios callan, conversa con la punta de los dedos. Se traiciona por todos los poros”. Claudine Vegh decía: “Vale más saber una verdad, aún cuando sea difícil, vergonzosa o trágica, que ocultarla, porque aquello que se calla, es subordinado o adivinado por los otros y ese secreto, se convierte en un traumatismo más grave a largo plazo”. 

Los secretos hay que airearlos si son del presente, de la manera más adecuada y en el momento más propicio, o sanarlos con la psicomagia si son del pasado. Una herramienta útil es dibujar el árbol sanado: se trata de hacer una obra en la que representemos a todos los miembros, con dibujos o fotografías pegadas a modo de collage. A cada uno le pondremos su finalidad cumplida, todo aquello que les damos nos lo damos a nosotros mismos, y ahí aparecerán todos los secretos convertidos en bendiciones. El árbol guarda secretos, al tiempo que puede intentar desvelarlos.

 En todo árbol aparece en un momento determinado un héroe, el que lo sana y se sana, aquel que se atreve a construir el árbol genealógico. No existen los árboles sanos porque vivimos en una sociedad enferma. “La sanación del árbol consiste en quitar la repetición, comprenderla, o repetirla en una forma positiva».

suprarrenales

Suprarrenales

¿Alguna vez has escuchado  hablar de los suprarrenales? Hoy queremos compartirte un artículo especial donde  te decimos qué son y cuál es el conflicto emocional que se vive cuando se padece de él.   

Las Suprarrenales son dos glándulas situadas encima de los riñones, concretamente en el polo superior de cada riñón.   Están compuestas por una porción cortical que segrega hormonas esteroideas, que tienen una función importante en el metabolismo de los hidratos de carbono y con acción antiinflamatoria; y otra medular que produce la adrenalina, hormona muy necesaria que en situaciones de urgencia, alerta al cerebro, acelera el ritmo cardíaco y moviliza los hidratos de carbono de reserva, con el fin de proporcionar la energía necesaria.   

Las glándulas Suprarrenales    

Corresponden al movimiento de la estimulación, estrés y miedo. La corteza-suprarrenal rodea a las suprarrenales  y  produce la cortisona natural, el cortisol. La cortisona es la hormona de los proyectos y la buena dirección. Esta glándula se afecta cuando sentimos:   “Pánico a equivocarnos de dirección en la vida”.   Conflicto por haber elegido una mala dirección, por estar sobre una pista mala, que puede ser real, imaginaria o simbólica.   Desvalorización por no encontrar una buena dirección. 

 “Pánico a equivocarse de dirección en la vida”.  

  • ¿Qué estoy haciendo aquí?
  • “Estoy perdido, fuera del rebaño”.
  • “No sé qué hacer ni a dónde ir”.

  “Me he equivocado de dirección, estoy haciendo algo que no quiero hacer”.

 Descodificación –  (Movimiento, valoración).   Su función es la de regular las respuestas al estrés, a través de la síntesis de corticosteroides (principalmente cortisol) y catecolaminas (sobre todo adrenalina). 

Síntomas 

(Bolsas en los ojos). Tengo conflicto de las suprarrenales cuando me siento perdido y/o no sé qué dirección tomar.   Afecta mucho a las personas con fibromialgia, por falta de dirección. 

La cortisona es la hormona de los proyectos y la buena dirección. 

Conflicto: Conflicto del cordero. Las Suprarrenales representan conflicto de falta de dirección.   

Resentir: “¿Qué hago aquí?». «Me he perdido, estoy fuera del grupo». 

FIBROMIALGIA = «Me he equivocado de camino, estoy haciendo algo que no quiero hacer.» o «Para qué me voy a curar, si voy a quedar mal y no voy a poder trabajar.»  

 Corteza de las cápsulas suprarrenales: Conflicto de haber sido echado (arrojado) fuera del camino, de haber elegido el camino equivocado o de haber apostado por el caballo equivocado. Suprarrenales, corteza de las cápsulas suprarrenales.

 Lado izquierdo: Conflicto de desvalorización en el sentido más amplio.  Incapacidad de lucha a causa de herida grande y sangrante, conflicto de hemorragia y lesión, también conflicto de transfusión sanguínea. 

Conflicto por diagnóstico de cáncer de sangre (nuestro cerebro no puede distinguir entre transfusiones de sangre y hemorragias) 
Causa probable: Derrotismo. Renuncia a cuidar de uno mismo. Angustia.

Crisis de sanación

Crisis de sanación / crisis épica

Existe un componente importante de las cuarentenas, y se llama, crisis de sanación.

Somos seres mentales, entrenados perfectamente para juzgar, criticar, discutir, defender nuestra posición, nuestras ideas, nuestro carácter.

De pronto, vivimos una terapia que nos contacta con la emoción y el dolor  por el cual fue a terapia.

Bien, pues en la cuarentena, sucede que mi consciente, acostumbrado al caos, al sufrimiento generado por esta emoción, entra en un proceso depurativo para sacar la emoción dolorosa que provoco mi conflictologia.

Este proceso, provoca que bajen nuestras defensas en el cuerpo y podemos sentir desde mareos, hasta vivir una gripe, una tos, una diarrea, un sangrado nasal, etc.

Todo síntoma físico vivido dentro de los períodos de cuarentena es normal, por lo tanto debemos disfrutarlo y comprender que es parte del proceso.

Como en todo, hay personas que de verdad se ponen muy mal y personas que no sufren de nada anormal.

¿Cómo saber si mi cuarentena ha finalizado?

Sencillo, pienso y actúo diferente. Y los cambios pueden ser desde radicalmente opuestos a lo que yo hacía y decía o ser ligeramente diferentes.

Tal vez, antes de una terapia, yo tenía miedo a la oscuridad. Ahora, después de la cuarentena, yo sigo sintiendo miedo, pero éste va acompañado de un razonamiento, de una acción, y no de un grito, como antes.

Tal vez, antes de la terapia yo sentía que si mi pareja me dejaba yo me moría. Ahora, después de la cuarentena, sé que me dolería que mi pareja me dejara, lloraría mucho y tal vez por meses enteros, pero ya sé que si me deja yo puedo solo y no la necesito. Cuando las terapias tienen como fin solucionar un síntoma físico, una enfermedad, lo que sucede es un cambio más profundo, porque desde un cambio emocional debe producirse un cambio físico. El impacto recibido poco a poco nos va sanando. Un cáncer puede ir entrando en remisión o de plano detenerse. Un padecimiento de la piel poco a poco ir desapareciendo, etc. Tanto las cuarentenas como las crisis de sanación, son períodos necesarios para cambiar, para solucionar, para sanar. Y así como un bebé no nace al día siguiente de concebirlo y hay que esperar 9 meses, de la misma manera, sanar y cambiar lleva su proceso.