DUELO POR UNA MUERTE FAMILIAR

El duelo es un sentimiento subjetivo que aparece tras una perdida. Es un proceso promedio del cual entendemos, asumimos, asimilamos, maduramos, superamos y nos adoptamos a la existencia sin esa persona. Cuando nos enfrentamos a la pérdida, lo hacemos con emociones diversas, con incertidumbres y frustraciones. Entender el proceso que se va a vivir, identificar sus etapas y reconocer los cambios que se vivirán a raíz de dicha pérdida puede facilitar el proceso.

El duelo es un proceso de adaptación emocional a una perdida significativa en la vida de una persona, lo asociamos generalmente a perder un ser querido, pero la pérdida de un empleo, de una relación de pareja y otras situaciones en la vida que suponen que la persona tenga que adaptarse a ese cambio y hacer un proceso a nivel emocional, cognitivo y conductual para poder salir de ahí, cerrar esa etapa y continuar con su vida, también hacen parte de lo que se puede considerar una pérdida.

Terapias para vivir el duelo

HABLAR:   Contar a un amigo cercano o familiar lo que nos sucede permite ordenar ideas, comprender y reconocer nuestras emociones. Si es necesario buscar ayuda profesional para cuidar la Salud Mental (la tele asistencia puede ser una opción).
SENTIR:    Es importante tener espacios para sentir el dolor y llorar.
APOYO: Necesitamos apoyo social y hay que evitar aislarse de familia y amigos.

Si no es posible realizar un funeral, es necesario llevar a cabo rituales que ayuden a hacer un cierre con nuestro ser querido

  • Escribir una carta
  • Encenderle una vela
  • Dedicarle frases y poemas
  • Sembrar una planta en su honor
  • Orar