Como afecta la herida de abandono paterno

El abandono de nuestros padres, de nuestra pareja, en la infancia o incluso de la sociedad, produce una herida que no se ve, pero que uno siente con daño cada día. Porque es un vínculo roto por donde antes se nutrían nuestras emociones y nuestra seguridad.

Pero, hay un aspecto que debemos tener en cuenta: el abandono no solo se produce por una ausencia física. El abandono más común es aquel donde deja de existir una autenticidad emocional, ahí donde aparece el desinterés, la apatía y la frialdad. La idea de este vacío no tiene edad, es algo que todo niño va a percibir y que, por supuesto, llega a devastar a cualquier adulto.

Suele decirse que para entender lo que supone ser abandonado, “uno tiene que ser abandonado”. No obstante, eso algo que nadie merece, porque con cada ausencia perdemos una parte de nosotros mismos, y ninguna persona debería padecer este sufrimiento.

Consecuencias ligadas al abandono emocional

A la hora de hablar de consecuencias asociadas a una dimensión psicológica traumática, es importante tener en cuenta que existe mucha variabilidad. No todas las personas asumen y expresan el dolor de la misma manera. No obstante, podríamos resumirlo así:

Sufrir el abandono en la infancia supone muchas veces tener serias y grandes dificultades a la hora establecer relaciones estables en la edad adulta. Es común desconfiar, sentirse vulnerable, pasar por épocas de cierta apatía, ahí donde resulta muy complicado gestionar emociones como la rabia o la tristeza.

Cuando una persona sufre el abandono de la pareja o el de la propia sociedad, puede llegar incluso a sabotearse a sí mismo pensando, que no merece ser feliz o amado, que no tiene aptitudes o que ya no merece la pena luchar por sus propios sueños.

Asimismo, aparecen también problemas de codependencia o de necesidad de aprobación y reconocimiento: llegan a dar demasiado de ellos mismos a los demás, sintiendo que, más tarde, lo recibido no es igual a lo que han invertido. Esta dependencia afecta de forma negativa en la forma en la que se construyen los vínculos afectivos con otros.

A su vez, es común sufrir ciertas “reminiscencias emocionales”. En diversas ocasiones, algo o alguien reactiva sus sentimientos de abandono y todo su mundo se paraliza de nuevo.

Las personas con heridas por abandono suelen estar en un estado constante de hipervigilancia. Al haber vivido situaciones de peligro en la infancia sin que nadie los socorriera, aprenden a no explicar y a no compartir.

Es muy habitual también que aparezcan respuestas ligadas a trastornos de ansiedad y depresión, como la necesidad constante de validación externa, el miedo al rechazo y sentimientos de culpabilidad y vergüenza.

Todo ello son huellas que indican la posible presencia de estrés postraumático.

Obesidad: consecuencias del sobrepeso para la salud

La biodescodificación es un enfoque que busca entender las enfermedades y desequilibrios físicos como manifestaciones de conflictos emocionales y psicológicos. En este artículo, exploraremos cómo este enfoque puede aplicarse al sobrepeso, desentrañando las emociones y patrones subyacentes que contribuyen a esta condición.

¿Qué significa el sobrepeso en Biodescodificación?

En el marco de la Biodescodificación, el sobrepeso es interpretado no sólo como un desequilibrio físico, sino como una manifestación de conflictos emocionales y psicológicos internos. Se considera que el exceso de peso puede ser el resultado de emociones no procesadas, estrés acumulado o traumas no resueltos. Esta perspectiva sugiere que el sobrepeso es una forma en que el cuerpo comunica desequilibrios internos, actuando como un símbolo de algo más profundo que ocurre en el nivel emocional o psicológico del individuo.

Significado emocional de la obesidad en Biodescodificación

Desde la perspectiva de la biodescodificación, la obesidad no es solo un problema de salud física, sino también un reflejo de la salud emocional y psicológica. Se considera que detrás del sobrepeso y la obesidad a menudo se esconden emociones profundas y conflictos no resueltos. Estos pueden incluir:

  • Sentimientos de inseguridad o baja autoestima, donde el sobrepeso actúa como una forma de «protección» o «escudo».
  • Traumas pasados, especialmente aquellos relacionados con abuso o negligencia, que pueden manifestarse en un aumento de peso como una forma de respuesta del cuerpo.
  • Estrés y ansiedad, que pueden llevar a comportamientos de alimentación compulsiva como un mecanismo de afrontamiento.
  • Conflictos familiares o patrones heredados, donde la obesidad puede ser una expresión de lealtades familiares inconscientes o patrones aprendidos.

Descripción de un Arbol Genealógico

Un árbol genealógico es una representación gráfica que muestra las relaciones familiares de una persona o un grupo de personas a lo largo de varias generaciones. Este diagrama se organiza de manera jerárquica, partiendo generalmente de un individuo específico y extendiéndose hacia arriba para incluir a sus ancestros y hacia abajo para incluir a sus descendientes.

Componentes principales del árbol genealógico:

  1. Individuo principal: La persona o personas desde las cuales se empieza a trazar el árbol.
  2. Generaciones: Las distintas capas del árbol que representan cada nivel generacional, abarcando abuelos, padres, hermanos, hijos, nietos, etc.
  3. Conexiones: Las líneas que conectan a las personas, indicando relaciones de parentesco como matrimonios, descendencia, y vínculos entre hermanos.
  4. Nombres y Fechas: Información básica como nombres completos, fechas de nacimiento, matrimonio y muerte, que ayudan a identificar y diferenciar a los individuos en el árbol.

Propósitos del árbol genealógico:

  • Investigación familiar: Ayuda a rastrear la historia y las raíces de una familia.
  • Comprensión de herencias y genética: Útil para estudiar la herencia de rasgos genéticos y posibles enfermedades hereditarias.
  • Preservación de la historia: Mantiene un registro de la historia familiar para futuras generaciones.
  • Conexión con el pasado: Permite a las personas conocer sus orígenes y sentirse conectadas con sus antepasados.

Tipos de árboles genealógicos:

  • Ascendente: Comienza con una persona y muestra a sus ancestros.
  • Descendente: Comienza con un ancestro y muestra a sus descendientes.
  • Mixto: Combina elementos tanto del árbol ascendente como del descendente.

¿SABES PORQUE ELEGISTE A TU PAREJA?

Una pareja es básicamente una escuela para entender al ser humano. Las 24 horas de convivencia diaria dan para ajustarse en montones de situaciones difíciles y ver cómo respondemos. Son 24 horas para ver cuándo sale el ego a relucir y cuándo hay amor.

Una pareja sana es aquella que consigue un intercambio positivo. Es estar a la par del otro. Ni arriba ni abajo, ni delante ni detrás sino a la par. La desigualdad genera formas de pareja donde hay roles confundidos como padre-hija, madre-hijo (muy Freudiano), roles en que uno indica al otro qué debe o no debe hacer, o incluso parejas en que uno se convierte en el “territorio” del otro.

Eso es la pareja. Dos seres que se unen para transformarse. Si lo hacen con amor y respeto por sus vidas, por sus historias o por las de sus familiares; saldrán enriquecidos. Si sólo se ven a sí mismos en sus dolores, se empobrecerán, lucharán; y en el mejor de los casos se separarán. Pero en el peor, se perpetuará el daño y una vez más la rueda de la locura se transmitirá a los descendientes.

Descodificar una pareja consiste en ver lo que no funciona entre tu pareja y tú para localizar los aprendizajes primarios que se han realizado. Se debe revisar el árbol familiar y  las creencias, valores, mandatos familiares y el sistema de comunicación. Es bucear en las profundidades para encontrar el origen del resultado no deseado.