Cerca de 300 millones de personas tienen depresión. Nuestros patrones emocionales pueden ser la clave para cambiar nuestra vida.

La biodescodificación intenta encontrar el origen  de las enfermedades o su significado emocional para tratarlas, ya que parte de la base de que nuestro cuerpo y mente están estrechamente relacionados, por eso no es posible curar cualquier problema físico sin ocuparse también de las emociones.

Toda enfermedad tiene un origen emocional , es decir, está causada por algún tipo de sentimiento que no se manifiesta como tal, y por eso se proyecta en el plano físico del cuerpo.

Es a través de la biodescodificación que intentamos encontrar el origen del problema en nuestro cuerpo, viéndolo como algo más complejo que un organismo celular; se trata de observarlo como una entidad en la que la salud está ligada a la emoción. Conociendo nuestras emociones, somos capaces de deconstruir nuestros problemas y llegar a la raíz de cada mal.

La depresión es uno de los problemas más grandes que existen en la actualidad. Se cree que cerca de 300 millones de personas tienen depresión y que el número puede incrementar cada día. La pandemia que está ganando territorio, sobre todo en las mujeres, se caracteriza por sentimientos negativos, fatiga, cambios repentinos de humor, tristeza insoportable, ansiedad y más.

La medicina moderna recomienda terapia psicológica, acompañada a veces de medicamentos que puedan ayudar a eliminar los síntomas mientras la terapia ayuda. A veces funciona y se puede sacar de la vida del paciente, otras veces simplemente es tratable y sirve para calmar los síntomas que pueden destruir la vida de quienes lo padecen.

Depresión y Biodescodificación

La biodescodificación establece que la depresión puede ser causada por la pérdida de identidad. Esto lo hace bastante complicado, pues se trata de una imposibilidad de conocer quiénes somos en realidad y eso afecta la forma en que deconstruímos nuestro ser y nuestra personalidad para entender la enfermedad.

Se trata de una desesperanza unida a un sentimiento de agresividad no reflejada. Nuestro interior está en crisis y nuestro cuerpo actúa de forma contraría. La irritación interior se refleja en la inactividad, en la tristeza y la melancolía.

Algunos dicen que se trata de una forma que nuestro cuerpo nos dice que charlemos con nosotros mismos, que somos algo que no deseamos ser y que esta depresión estará hasta que aceptemos que nuestro camino es otro y nos atrevamos a tomarlo.

 

La solución a partir de la biodescodificación es buscar en el pasado. Encontrar en nuestros recuerdos lo que éramos y reconstruir el mapa. La reconciliación con lo que fuimos y queremos ser es el camino para entender nuestras dolencias y llegar a la plenitud una vez más.

Fuente: https://bit.ly/2Us2cUQ
A %d blogueros les gusta esto: