La gripe es un estado vírico, provocado por el virus Influencia, sus síntomas son, fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, problemas respiratorios, estornudos, tos, etc.

Como ya sabemos y si no, la Biodescodificación nos lo recuerda continuamente, si no somos coherentes, o lo que es lo mismo, si lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos, no van en la misma dirección, nuestro cuerpo nos avisa de que “algo” no va bien, nos envía una señal, a la que nosotros llamamos síntoma o enfermedad y que puede afectarnos tanto física, mental, o emocionalmente.

Cuando somos capaces de ver o de descifrar esas señales, somos conscientes de que nuestra enfermedad, es realmente un conflicto emocional no resuelto y esto es de gran ayuda a la hora de resolverlo y en consecuencia de sanarnos.
Cuando nos disgustamos o nos enojamos, nuestro sistema inmunológico se debilita, siendo más fácil que enfermemos, de igual forma se ve afectado por un conflicto mental.

En estas fechas es bastante habitual ver un alto porcentaje de personas con gripe o con un resfriado, a veces nos causa enfado el hecho de reunirnos con la familia, tal vez nos sentimos obligados por la tradición. O, puede ser, que no nos venga bien económicamente comprar los típicos regalos navideños, nos molesta, nos enfada, pero nos obligamos y lo hacemos. También son fechas de comidas de empresa y puede ser que lo último que te apetezca sea irte a comer con tu sección, con tus jefes etc. Pero piensas ¿Cómo no voy a ir?, ¿Qué van a pensar? Y otra vez te boicoteas, te obligas y vas.
Tanto si padecemos un cuadro gripal, o un resfriado, suelen estar asociados a alguna situación en nuestra vida, en la que “nos han hinchado las narices” (real o metafóricamente hablando), que nos produce enfado y rabia, la cual no nos permitimos reconocer y mucho menos expresar.

Muy generalmente, vamos a ver el significado biológico de los síntomas de la gripe y el resfriado, desde el punto de vista de la Biodescodificación.

  • Dolor de cuello: algo que quiero decir y no me permito o no me atrevo.
  • Nariz tapada y mocos: hay amenaza en el aire, o en el ambiente, no me gusta, me quiero separar de esta situación, algo me huele mal.
  • Dolor de cabeza: no puedo controlarlo, le doy vueltas al tema.
  • Frío: estoy frío con alguien, algo me molesta o me disgusta.
  • Dolor de oídos: hay algo que no quiero escuchar.


El sentido biológico de la gripe y el resfriado está relacionado con una situación en nuestra vida en la que nos sentimos invadidos en nuestro territorio.

Mientras se está en estrés o en tensión el cuerpo se protege, por eso la gripe o el resfriado, aparecen en fase de reparación, cuando ya se ha resuelto el conflicto y se necesita descanso para la recuperación.
Cuando las discusiones o peleas son habituales o se prolongan en el tiempo, el resfriado se convierte en bronquitis, de ahí, la importancia de saber gestionarlo adecuadamente.

¿Cómo se puede gestionar?

Partimos de la base de que, siempre que hay un síntoma es porque no somos conscientes del conflicto, así que lo primero que hay que hacer cuando tenemos gripe o un resfriado, es reconocer qué es lo que te enfada y cámbialo, acepta la situación, sin esperar que cambien los demás. Deja de querer que las cosas sean como tú crees que deben ser, olvida las expectativas, no esperes nada de nadie, vive el presente y te sorprenderá ver que cuando tú cambias, los demás cambian.

Hay un mundo lleno de posibilidades deseando que le permitas abrirse ante ti.

En una consulta online en Biodescodificación o Bioneuroemoción puedes identificar los conflictos programantes que hay detrás de los síntomas, acompañado por un coach personal que utilizará herramientas como el análisis transgeneracional, la Hipnosis y PNL, la inteligencia emocional, el desarrollo y crecimiento personal.

 

A %d blogueros les gusta esto: