BIODESCODIFICACIÓN – PÁNCREAS

BIODESCODIFICACIÓN – PÁNCREAS

 

Para poder comprender en su totalidad, cualquier síntoma en nuestro páncreas, es necesario conocer su embriología, su origen, porque de esto dependerá nuestra capacidad para poder determinar el conflicto emocional que lo dañó, despreocuparnos por lo que se esté viviendo

El páncreas es un órgano retroperitoneal mixto, exocrino (segrega enzimas digestivas que pasan al intestino delgado) y endocrino (produce hormonas, como la insulina, el glucagón, polipéptido pancreático y la somatostatina), entre otros, que pasan a la sangre. Tiene forma cónica y mide entre 15 a 23 cm. La cabeza se localiza en la concavidad del duodeno o asa duodenal formada por las tres primeras porciones del duodeno y asciende oblicuamente hacia la izquierda.

El páncreas es un órgano encapsulado situado en el abdomen, entre el estómago y el intestino. Es una glándula anexa al tubo digestivo, ligada al duodeno. El páncreas posee dos canales excretores: el principal, llamado canal pancreático o canal de Wirsung y el otro, llamado canal accesorio o de Santorini.

El páncreas tiene dos funciones básicas:

  1. Segregar enzimas digestivas al intestino delgado (para asimilar los alimentos)
  2. Producir hormonas necesarias para la sangre

Funcionamiento y proceso biológico:

En Biodescodificación, todos aquellos órganos o tejidos procedentes del Ectodermo, en fase activa del conflicto emocional, presentarán pérdida de tejido, de sustancia. Y en fase de solución, presentarán proliferación de células. (Los mal llamados tumores).

A su vez, todos los órganos y tejidos procedentes del Endodermo, en fase activa del conflicto emocional, presentarán proliferación de tejido o sustancia. Y en fase de solución habrá necrosis, pérdida o desaparición de ese tejido o sustancia extra y se presentarán sangrados.

Parte Exocrina del Páncreas – Procede del Endodermo:

  • Segrega Enzimas Digestivas, Jugos pancreáticos que contienen Amilasa, Lipasa y Tripsina para poder licuar los alimentos que pasan al intestino.

Parte Endócrina del Páncreas – Procede del Ectodermo:

  • Produce Hormonas que regulan el metabolismo de azúcares en sangre, como la insulina y el glucagón.

Pues bien, en la fase activa de mi conflicto emocional, es decir, cuando he sufrido el impacto, cuando sólo pienso en ello, cuando no puedo ni quiero comer o dormir y cuando vivo mis días sólo dándole vueltas a lo sucedido, se presentará una multiplicación de células en el páncreas exócrino (carcinomas), porque es tanto lo que “tengo que digerir” (obviamente simbólico), que el cerebro envía la orden de “agrandar” el órgano, hacerlo más efectivo.

En muchas ocasiones, esta multiplicación de células es tan grande, que se bloquea el funcionamiento del esfínter de Oddi, ocasionando inmediatamente la difícil evacuación de los jugos pancreáticos, produciendo un gran dolor, dando lugar a una pancreatitis.

Si nos llegan a hacer exámenes médicos justo en este momento, aparecerá sin duda, la multiplicación celular, detalle que alarmará al médico que no sepa de las fases de las enfermedades y del funcionamiento de los tejidos embrionarios. ¡Así que cuidado!

Cuando ya hemos entrado en fase de solución, hay inflamación del tejido, del páncreas en sí mismo y puede haber formación de quistes y necrosis del tejido excedente (el que se había formado para hacer más grande el páncreas y digerir mejor, lo que puede significar sangrados sin importancia.

Y otro detalle importante, en un TAC cerebral, el foco de Hamer, queda marcado en la misma zona que domina al hígado, por lo tanto, hay mucha relación entre los conflictos emocionales, pudiendo también vivirse un miedo a la carencia.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

En la Biología, todo el proceso digestivo se resume a tragar, digerir, asimilar y desechar.

Pero en el páncreas, únicamente recae la función de “digerir” y “asimilar”, puesto que biológicamente, produce enzimas para ello. Yo puedo tragar un bocado, digamos, un bocado de manzana, pasa a mi estómago para ser digerido, y de ahí, gracias a las enzimas pancreáticas mis intestinos se disponen a asimilar dicho bocado para tomar los nutrientes, desechar lo que no se usó y yo seguir con mi vida.

En Biodescodificación, la única emoción que puede afectar al páncreas es:

“Me han quitado algo, que ya era mío, y que yo estaba a punto de asimilar”.

Es por eso, que más del 90% de los casos de conflictos en el páncreas, están relacionados con problemas de herencias. Es una mezcla (dado que intervienen los intestinos), de:
“No puedo digerir que me hayan quitado esto que ya era mío”. Todo esto, además, vivido con una emoción de: no puedo creerlo, no me lo esperaba, nunca lo imaginé.

Y podemos estar hablando de una herencia, de unas vacaciones, de un regalo, de una meta, de un ascenso, de un aumento de sueldo, de un finiquito, de un pago extra, etc. De cualquier cosa material, suceso que yo de por hecho que voy a recibir y que por alguna circunstancia no suceda. Obviamente que dependerá de cómo yo lo viva, de qué tanta importancia yo le dé. Lo que, desde luego, estará relacionado con mis metas, mis expectativas y mi tolerancia a la frustración.

Otros conflictos emocionales que pueden afectar al páncreas, serán las historias parecidas a lo que sigue:

  • Todos me reclaman el haberme quedado con…
  • Me resisto a quedarme oculto, debo salir a defenderme de esa injuria, de ese deshonor.
  • Mi pareja abusa de mi hija (tomando a la hija como mía, mi bocado)
  • Si pierdo aquello, ya no tendré para vivir
  • Me sentí deshonrado cuando me corrieron (de la casa, del trabajo, etc)

Analizando la zona específica del páncreas que presente el daño, podemos además de lo anterior, determinar conflictos más específicos, todos ellos en relación a aquello que sentimos nuestro, que esperábamos recibir, que nos quitaron.

Islotes de Langherans + células alfa:

  • Me resisto a vivir esta situación tan asquerosa, tan repugnante.

Islotes de Langherans + células beta:

  • Siento asco y me produce miedo que me agredan así, me ofende estar dando éste espectáculo.

 Parénquima en general:

  • Tengo miedo a la carencia, a la indigencia, a no contar con “eso” para vivir.
  • No tiene nombre lo que me hicieron, me dejaron sin mi parte, sin nada.

Cola del páncreas:

  • Fallé, lo traicioné, fue indigno.
  • Me fallaron, me traicionaron, fue indigno.

Independientemente de los detalles, ante un conflicto en el páncreas, lo primero que deberemos preguntarnos es:

¿Qué cosa, sentí que era mía y me la quitaron?

  • Ya no me la dieron
  • Me la están peleando
  • Mi familiar la quiere para él
  • Nunca me la dieron y era mía
  • Me la prometieron y nunca me la dieron, etc.

Ya con éstas preguntas, yo seré perfectamente capaz de dar con el origen de mi problema en el páncreas, cambiar mi manera de verlo, entenderlo, asimilarlo y sanar.

Deberé buscar en el proyecto sentido, investigar si mi madre sufrió durante el embarazo, alguna vivencia de éste tipo, en donde ella esperara algo que ya sintiera entre sus manos y que a la mera hora se lo hayan quitado o no lo haya recibido.

 

FUENTE:
https://bit.ly/3crWnhd

 

MEMORIA EMOCIONAL

Si tienes interés en descodificar tus heridas, enfermedades y problemáticas, puedes contactarme al 044 55 1609 2479 o talleres@memoriaemocional.com y hacemos tu abordaje personal para la resolución de un conflicto, síntoma o enfermedad.

Consulta presencial y Zoom.

 

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado tu suscripción.
¡Hoy se parte de nuestra comunidad!
Suscríbete a nuestro newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso

BIODESCODIFICACIÓN- Problemas en la piel

BIODESCODIFICACIÓN- Problemas en la piel

La piel representa nuestra individualidad, y los problemas dérmicos suelen significar que de algún modo la sentimos amenazada. Esto significa que estoy viviendo un conflicto

 

Cuando estamos bien, nuestra piel está radiante, sin asperezas ni enrojecimientos. Como una vitrina exterior de nuestro cuerpo y nuestra mente, en perfecto equilibrio. Sin embargo, cuando nos sentimos mal, nuestra piel muestra signos difíciles de ocultar: psoriasis, granos, manchas y herpes entre otros.

La piel consta de tres capas:

• Epidermis (externa) – Pertenece a la 4ª Etapa
• Hipodermis (interna) – Pertenece a la 3ª Etapa
• Dermis (intermedia) – Pertenece a la 2ª Etapa

 

Epidermis 4ª Etapa (Relación)

 

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Si yo presento cualquier problema en mi epidermis, significa que estoy viviendo un conflicto de separación con respecto a mi madre, a mi familia, a mis amigos, a mis compañeros de trabajo, etc. Estoy sufriendo necesariamente «una falta de contacto». Este conflicto de separación produce sentimientos de miedo, angustia, sensación de amenaza y problemas nerviosos. Tomando en cuenta que la piel es una gran superficie de protección, es altamente común que refleje nuestros estados emocionales.

Hipodermis 3ª Etapa (Movimiento, Valoración)

 

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Si yo presento cualquier problema en la hipodermis, significa que estoy viviendo un conflicto de desvalorización estética de mí mismo en referencia a una parte de mi cuerpo que ha sido juzgada como «fea». Es decir, me siento poco atractivo o juzgado por mi falta de belleza y eso hace que mi hipodermis se dañe.

Dermis 2ª Etapa (Protección)

 

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Si yo presento cualquier problema en mi dermis, significa que estoy viviendo un conflicto de separación en lugar de obtener un contacto que yo ansío. Es decir, estoy separado de algo o alguien con quien yo desearía fervientemente estár más cercano, más relacionado, etc.

Estos son algunos de los significados de las afecciones más comunes de la piel:

 

Vitiligio: Conflicto de vivencia de separación y malestar a la vez. Separación brusca o desagradable de un ser querido. Hay que lavar la mancha.

Verrugas: Es un escudo que ha dejado una marca de un ataque o una agresión. También una desvalorización a nivel estética. Suciedad un conflicto de mancha. En pies, representan nuestras raíces, origen, en las manos: conflicto con la escritura.

Nevus, lunares: Conflictos de mancha.

Lipoma: Desvalorización estética local y sobreprotección.

Acné: Conflicto de identidad (Cambio de nombre del DNI o recibir un insulto por mi cara) Conflicto estético y desvalorización estética, conflicto del espejo. Conflicto de suciedad (a veces vivido por el padre).

 

  • En la cara “rechazo de uno mismo.”

 

  • En la parte alta de la espalda y los hombros: Falta de apoyo, ahí es donde tocamos a alguien cuando queremos apoyarles.

 

  • El adolescente resiente que si me hago mayor tendré más responsabilidad, por eso quiero seguir siendo niño este conflicto lleva acné.

 

  • En el fondo siempre hay un conflicto de miedo a la sexualidad (bastante estética). “Muestro mis hormonas, muestro que puedo tener relaciones sexuales”.

Acné juvenil, es la atracción y el miedo al instinto recién despertado de la sexualidad. No aceptación de uno mismo.

Acné rosetón: “Debo eliminar de mi rostro (de mi imagen) aquello que es peligroso para mí (p.e. la feminidad).

 

Pityriasis versicolor: Enfermedad infecciosa, no contagiosa, crónica y muy común causada por un hongo: La infección es cutánea, superficial, se caracteriza por manchas en la piel (máculas hipo o hiperpigmentadas) y suele ser asintomático. Conflicto de atentado a la integridad (hiperpigmentación) + conflicto de separación, en fase de reparación.

Impétigo: Ataque contra la integridad con sensación de separación.

Transpiración: Cuando la persona se siente atrapada, cuando no puede contar con su madre. “No quiero que nadie me atrape en un ambiente de miedo”

Hiperhidrosis en la palma de la mano o planta de los pies: “me siento como si tuviera que escapar de una trampa”, “miedo de que mamá me toque, si me toca, será para hacerme daño”, “hay que correr, escabullirse”

 

¡Encuentra el equilibro entre mente, cuerpo y alma!

 

 

Fuente: 
https://bit.ly/3haBuYt

 

BIODESCODIFICACIÓN- Problemas en la piel

Biodescodificación: Las historias familiares que influyen en el embarazo

La historia de nuestros ancestros puede influir en un embarazo. Fechas de nacimiento y fallecimiento, parecidos físicos, profesiones, herencias directas, antepasados claves. Todos estos datos toma esta terapia alternativa, cada vez más presente como recurso para “destrabar” temas puntuales y limitaciones personales

 

Aunque como todo saber no avalado por la ciencia tiene sus detractores, la estadística casera de temas que se van repitiendo en una familia (con particularidades y detalles que van cambiando, por supuesto) es difícil de explicar desde la teoría, pero bastante contundente en lo real.

Los miembros de una familia se influyen recíprocamente en su salud y en su conducta.

Es decir, que todos estamos conectados y vivimos historias paralelas, pero especialmente lo estamos a nuestras familias y a nuestras parejas (familias elegidas).

¿Cómo vivieron nuestras madres, abuelas, bisabuelas sus embarazos y maternidades?

Lo primero que debe hacer quien desea biodescodificar un tema en particular es recabar historias, cuentos, narrativas, fechas. Como un investigador privado, entrevistar, preguntar, revisar documentos, indagar en lo que fue tapado u oculto. ¿Qué puede aparecer, según lo que dice esta perspectiva de trabajo? Antepasadas que han fallecido al dar a luz, bebés que no sobrevivieron o prematuros, abortos, un padre que abandonó a su mujer embarazada y nunca más saben de él, embarazos producto de violaciones, riesgo de vida (por alguna complicación) para las mamás, embarazos no deseados, tristezas o duelos durante la gestación, etc.

A todos se nos puede ocurrir que en alguna de nuestras ramas, materna o paterna, haya historias como éstas, pero, en algunos casos los traumas son más profundos y dejan secuelas en los descendientes. “Estos programas vienen de historias tan fuertes que, muchas veces, la persona se genera síntomas físicos en su sistema reproductor, que le impiden aun más el embarazo.

Enfermedades como trombofilia, endometriosis, fibromas, pólipos, miomas y quistes uterinos, de ovarios, trompas tapadas, varicocele, baja calidad de espermas, son algunos de estos ejemplos. También hay personas que tienen este programa de infertilidad encubierto, y se manifiesta a través de que no consiguen pareja. Sus relaciones son casuales, con nadie llegan a formar una unión estable o una familia, o cuando se plantea la posibilidad de ser padres, algo ocurre, y el vínculo se rompe”.

Cada historia familiar abrirá temas específicos y el terapeuta y consultante podrán revisar juntos esa historia para sacarla a la luz primera- paso importante  y luego reinterpretarla, para soltar las cargas que no son nuestras y seguir la vida, lo más creativa, original y auto-centrada en nuestra misión particular que podamos.

 

FUENTE:
https://bit.ly/3lnAgN2

 

BIODESCODIFICACIÓN- Problemas en la piel

PROYECTO SENTIDO – DESCODIFICACIÓN

El niño trae la historia inconsciente del sistema familiar, su corazón esta unido a lo que siente su madre, por tanto todo lo que ocurra en la familia afecta al bebé. Desde el vientre materno se empieza a formar su percepción del mundo

Cuando un niño está en el vientre de su madre, vive los estados emocionales de ella cien por cien. No existe una separación entre el yo de la madre y el yo del niño. La edad cronológica de la formación neurofisiológica del bebé es hasta los tres años aproximadamente hasta entonces el yo del niño es igual al yo de la mamá.

-Nuestros niños no nos ponen nerviosos, ellos son el espejo en el cual debemos ver nuestro neviosismo. Nuestros niños son el reflejo de la familia.
-Nuestros niños no se ponen enfermos, los ponemos enfermos, y muchas veces son reparadores de cargas transgeneracionales.

No se trata de entrar en la culpabilidad, sino de saber y tener conciencia que podemos hacer muchos por nuestros hijos, si queremos que estén sanos, debemos cuidar nuestras emociones y sentimientos. Nuestros hijos son espejos de lo que rodea a la familia. Parece increíble, pero si reflexionamos y tomamos conciencia de que la realidad de todas las cosas es la unidad, comprenderemos que hay una unidad bebé-mamá.

El bebé siente como propio lo que le sucede a mamá: sus alegrías, sus tristezas, sus preocupaciones, y lo mas importante aquello “no dicho”, lo “no expresado”. A esto le llamamos Proyecto Sentido (PS).
Muchas enfermedades, se encuentran programadas en esta etapa de la vida.
A nivel racional es difícil de comprender, pero a nivel inconsciente está claro, el Inconsciente Biológico es inocente, y repite las pautas y programas que se instauran en esta etapa tan crítica y fundamental.

El PS es una oportunidad de sanar unos errores que, de no somatizarse en lo físico, no tendrían fin. Carl G. Jung nos diría que el hijo muestra la sombra de sus padres y de sus ancestros y que lo hace a través de los síntomas físicos.
La sombra se refiere a las partes desconocidas de nuestra psique, pero también a las partes desconocidas del mundo espiritual. Cuando el bebé está enfermo está mostrando una parte de la sombra de la madre, luego a medida que va creciendo, va creando otras relaciones o vínculos con el papá, con el hermano, etc.

 

Cuando se trabaja con el PS, ocurre algo mágico: cuando la madre toma conciencia de todo el problema, el niño presenta una mejoría prácticamente instantánea. Las cosas se resuelven solas, porque nuestro inconsciente lucha por salir y expresarse, y cuando lo hace, desconecta los programas. Nuestro inconsciente quiere emplear toda la energía para vivir, y no para expresar lo “no resuelto” y “lo no dicho”.

El proyecto sentido es múltiple, y en sus facetas se encuentran muchos de los programas que luego revivimos cuando somos adultos, por una fuerza del inconsciente que está relacionada con la fidelidad familiar. Romper ese lazo o bloqueo se hace imprescindible para poder vivir nuestro proyecto de vida libremente y sin condicionamiento.

 

FUENTE:
https://bit.ly/3iOyItk
BIODESCODIFICACIÓN- Problemas en la piel

BIODESCODIFICACIÓN – GASTRITIS

Aunque parezca mentira, al momento de ingerir alimentos, creemos que lo único que estamos comiendo es lo que está en nuestro plato y no es así. Estamos ingiriendo nuestras prisas, nuestro estrés, nuestra angustia, nuestras tristezas, nuestras alegrías, nuestras decepciones, nuestros planes para mañana y lo que hicimos hace 30 minutos

¿Qué es?:

La Gastritis es la inflamación de la mucosa gástrica, que se muestra enrojecida, lo que demuestra que se ha presentado una irritación o hemorragias subepiteliales, Puede presentarse en sólo una parte del estómago o en toda la bolsa gástrica. Son varias sus causas que pueden dar origen a la gastritis, entre ellas, los malos hábitos alimenticios, el estrés, el abuso de medicamentos o desórdenes de autoinmunidad.

La gastritis aguda puede ser provocada por la ingesta continua de anti inflamatorios, alergias alimentarias, abuso de alcohol, sustancias corrosivas o tratamientos de radioterapia.

El síntoma más común de la gastritis, es el dolor y la sensación de ardor.

También puede producirla la presencia de la bacteria Helicobacter Pilori, que favorece la aparición de úlceras gastroduodenales y los cánceres gástricos.

La gastritis crónica puede manifestarse con dolor, aunque a menudo no da síntomas.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?:

Vayamos pues al origen de cualquier problema gástrico, porque como ya sabemos en Biodescodificación, nada externo puede enfermarnos.

Comencemos entonces por analizar la función del estómago, y ésta se resume a: “digerir”.
No hay más, no existe más.

Sabemos también, porque lo hemos repetido hasta el cansancio, que el subconsciente humano no sabe diferenciar entre lo real y lo imaginario, por lo tanto y en el caso de la gastritis, no debo revisar mi comida sino que debo analizar qué emoción no he sido capaz de digerir.

Y claro que deberá ser una emoción que yo ingiero constantemente, porque ya me ha irritado el estómago, ya me ha provocado sangrados y si no reviso mi vida a tiempo, puede ocasionarme una úlcera gástrica y hasta un cáncer. Dependerá de mí y de los cambios que yo haga en mi vida.

Es una creencia ampliamente utilizada, el creer que los alimentos que ingerimos son lo que provoca la gastritis. Comer grasa, picante, comer mal, etc. Y no es así.
Lo que determinará mi capacidad para tolerar o no tolerar alimentos, serán SIEMPRE, mis emociones.

Obviamente si yo estoy convencido de que el picante me hace mal al estómago, el picante hará mal a mi estómago, así que debo comenzar por revisar lo que “yo creo” de los alimentos.

Una vez descartadas mis falsas creencias con respecto a cierto tipo de alimentos, de la lista de posibles causas de mi gastritis, es hora de buscar las emociones que tengo atrapadas y que me están haciendo daño.

Otras creencias, que son tomadas como válidas para la presencia de gastritis:

– No comer a “mis horas”.

– Comer “de pie”.

– Comer mal y desbalanceado.

– Comer en la calle.

Comer alimentos sucios.

Y la solución a éstas creencias, es nuevamente, revisarlas. Porque seguramente lo que me molesta, no es que yo “coma a deshoras”, sino que yo no cuento con el tiempo suficiente para poder disfrutar de mis deliciosos alimentos en el tiempo suficiente.

Si en un día normal de trabajo, yo contara con 3 horas completas para “mi hora de comida”, para poder ir a comer a un lugar pacífico, tranquilo, delicioso, limpio, en donde pudiera platicar con mis amigos de temas divertidos y amenos, yo no tendría gastritis.

Porque la gastritis, no es el alimento que comes, sino todo lo que “ingieres”

emocionalmente a la vez que ingieres alimentos:

– Las prisas por salir corriendo a comer.

– El encontrar algo que se adapte a tu presupuesto, que te guste y que te atiendan rápido.

– Que no te caiga pesado para poder seguir trabajando toda la tarde.

– La posición en la que comes, el lugar, los olores, la gente alrededor.

– Los ruidos en la calle.

– La plática con los compañeros, o la soledad si nadie te acompañó.

Justo esto, es lo que “no digieres”.

No digieres comer con prisas, no digieres ir a comer sólo, no digieres platicar de trabajo en la hora de comida, no digieres que sean lentos al atenderte, no digieres quedarte encerrado en los vestidores de la oficina a comer tu ensalada en ese molde de plástico, no digieres seguir atendiendo asuntos de trabajo mientras comes, no digieres comer “nervioso”, porque más tarde hay más trabajo todavía, etc.

Y lo mismo, si no llevas un horario laboral y siempre estás en tu casa. Revisa con quién comes, de qué platican mientras comes, ¿comes estresado?, ¿comes con prisa?, ¿qué escuchas al comer?

Muchas personas no están conscientes de todo aquello que rodea sus “comidas” (alimentos) y se conforman con revisar los alimentos para determinar lo que les hace daño.

Revisa, desde hoy, TODO lo que comes a la hora de desayunar, comer o cenar:

* COMPAÑÍA

¿Estoy acompañado?

¿Me siento a gusto con la compañía?

¿Estoy sólo y lo disfruto?

¿Estoy sólo y no me gusta comer sólo?

* TEMA DE CONVERSACIÓN

¿Estoy platicando de un tema agradable?

¿Estoy discutiendo asuntos de trabajo?

¿Estoy platicando de temas tristes o angustiantes?

¿Estoy en silencio y me gustaría platicar con alguien?

* TIEMPO

¿Me siento cómodo con el lapso de tiempo con el que cuento para comer?

¿Me preocupa el hecho de comer con prisa?

¿Me estresa el comer corriendo?

¿Me molesta no tener más minutos para comer en paz?

*SONIDOS

¿Estoy consciente del ruido a mi alrededor a la hora de comer?

¿Escucho gritos, gente molesta, coches, la televisión, la radio?

¿Escucho bromas y comentarios agradables al comer?

¿Escucho niños peleando y gritando o llorando?

*LUGAR

¿Estoy comiendo en un lugar tranquilo y agradable?

¿Estoy comiendo de pie, en un lugar sucio?

¿Estoy comiendo en mi auto mientras estoy atascado en el tráfico?

¿Estoy comiendo en un lugar oscuro, sin ventilación?

Y es que aunque parezca mentira, al momento de ingerir alimentos, creemos que lo único que estamos comiendo es lo que está en nuestro plato y no es así. Estamos ingiriendo nuestras prisas, nuestro estrés, nuestra angustia, nuestras tristezas, nuestras alegrías, nuestras decepciones, nuestros planes para mañana y lo que hicimos hace 30 minutos.

Por lo tanto, la clave básica, para terminar con la gastritis, es revisar TODO mi territorio, todo lo que me rodea al ingerir alimentos, todo lo que vivo día con día y que no “digiero”.

Porque algo es seguro: Para que yo ya tenga gastritis, es que eso que he estado comiendo, ya tiene por lo menos 2 semanas de estar ocurriendo y “no lo digiero”.

 

 

 

Fuente: 
https://url2.cl/w1U5f

 

 

 

BIODESCODIFICACIÓN- Problemas en la piel

Nuestra relación con el dinero según la Biodescodificación: ¿viene del árbol genealógico?

Una de las cuestiones más consultadas en biodescodificación es el dinero. ¿Cómo nos relacionamos con él? ¿Acaso repetimos patrones de nuestra familia?

 

NUESTRA RELACIÓN CON EL DINERO

Las relaciones que se ponen en evidencia a través del árbol genealógico nos permiten entender el esquema que viene viviendo la persona, ya sea a nivel de pareja, económico, parental, por matriarcados o patriarcados, migraciones, accidentes, situaciones fuera de la ley, profesiones, esterilidad, muertes, etc.

Pero no solo se trata de dolencias o síntomas físicos. Según los expertos, una de las cuestiones más consultadas en biodescodificación rizoma es el dinero, la abundancia, la subsistencia.

El dinero y “la liquidez” son conceptos que el cerebro entiende en sintonía

Muchos consultan problemáticas repetitivas ligadas a este tema. Algunos las manifiestan además en órganos que se relacionan con los líquidos, por ejemplo, los riñones. Esto se debe a que el dinero y la liquidez son conceptos que el cerebro entiende en sintonía. Y como los líquidos también representan el ambiente intrauterino y la relación con la madre, hay poca distancia entre el vínculo con mamá y la plata.

En general, el patrón es «no puedo ganar dinero» o «no puedo retener el dinero». Pero no hablamos de una situación de crisis económica general, sino de personas que sienten que todas sus vidas han luchado con esto. A veces hay un patrón, o un hilo conductor ligado a la escasez: «No puedo tener más que mis ancestros, no me puedo permitir una vida que ellos no tuvieron».

Ganar dinero, a nivel inconsciente, es para muchos un sinónimo de falta de honestidad, entonces surgen pensamientos del tipo: «Si soy una buena persona el dinero no puede sobrar» o «Una persona digna es aquella que es sacrificada y a la que las cosas le cuestan». A veces hay programas de estafa detrás del conflicto, sobre todo en familias donde abundan los secretos, las calumnias, los enemigos, los escraches y las disoluciones comerciales en malos términos.

INDAGAR EN NUESTRA HISTORIA PERSONAL

Podríamos preguntarnos qué pensaban y vivenciaban nuestros padres con respecto al dinero cuando nosotros estábamos gestándonos o éramos bebés. ¿Había poco? ¿Habías demasiado? ¿Nuestra llegada ponía en peligro la economía familia? A raíz de que llegamos, ¿mamá dejó de estudiar o de trabajar? Además, ¿qué nos decían cuando éramos pequeños sobre el dinero? ¿Y sobre la comida?

Muchos crecieron escuchando «no tengo»; «no puedo»; «cuando seas grande y trabajes te lo vas a poder comprar»; «no se puede tirar comida cuando hay otros que no tienen»; «tus abuelos murieron de hambre en la guerra»; «cásate con alguien de dinero, sino estás perdido».

Según los patrones de nuestros padres y abuelos, hemos interpretado el mundo de las pérdidas y de las ganancias y hemos armado un concepto entorno al placer.

Vivimos en un mundo en el que el dinero es la moneda de cambio para casi todo. Prácticamente para cualquier cosa material que desees, necesitas dinero. Todos estamos de acuerdo en que necesitamos el dinero para cubrir necesidades básicas y poder sobrevivir, pero cuando hablamos del dinero que nos permite disfrutar o ganar tiempo para nuestros sueños, tenemos nuestras resistencias. Estas se arman con la mirada de nuestros padres y abuelos, y con la concepción del «deber ser» del grupo social al cual pertenecemos o pretendemos pertenecer.

Pero tener más o menos dinero, no depende solamente de cómo nos relacionamos con la carencia y la ganancia, sino de dinámicas económicas, sociales y políticas bastante más complejas.

Cuando el dinero se obtiene con el buen accionar de una relación humana, como es una sociedad o un matrimonio, es muy importante rastrear cuáles son las creencias sobre la carencia de ambas partes, ya que en la energía puede estancarse en alguna parte de la estructura comercial que nos excede.

«No intentes cambiar el mundo, más bien cambia la forma en que miras el mundo»

Debes preguntarte: ¿para qué quieres ganar tal cantidad de dinero?, ¿para acumular?, ¿para asegurarte un futuro?, ¿para disfrutar? ¿Es desde un lugar de miedo a la carencia e inseguridad o desde el deseo de disfrutar y ganar tiempo con tus seres queridos? Y si la respuesta es, por ejemplo, que deseas tener dinero para viajar, ¿con qué finalidad quieres hacer ese viaje? Si respondes: «para aprovechar los años que me quedan», entonces debes volver a preguntarte: «¿para qué aprovechar los años que me quedan?», «para ser feliz».

Esto nos lleva a traducir una idea acerca del dinero: «si no gano dinero no puedo ser feliz». Si la asociación es «dinero» con «felicidad», va a ser muy difícil que venga el dinero antes que la felicidad, ya que el dinero es un producto material y la felicidad un concepto mucho más sutil y subjetivo. Por lo tanto, es mucho más factible que de la mano de una relación de felicidad y plenitud, por asociación, aparezca el dinero.

 

ESTAS SON ALGUNAS DE LAS SITUACIONES QUE PODRÍAS BUSCAR EN TU ÁRBOL GENEALÓGICO:

Ruinas, pérdidas de dinero: si en tu familia se perdió el dinero, la adaptación puede ser no tener para no vivir el sufrimiento de perderlo, o no disfrutar del dinero para que perderlo sea menos doloroso.

Problemas con herencias: si el dinero fue generador de conflictos en la familia, tu inconsciente puede querer protegerte de tener este tipo de conflictos, por lo que le darás poco valor al dinero o tendrás miedo de que separe.

Hijos ilegítimos: el hijo ilegítimo es un bastardo, por lo tanto, no tiene derecho a herencia. Si estás en relación (doble, yacente, etc.) con un hijo ilegítimo o tú mismo lo eres, tocarás con un sentimiento de no merecimiento y no reconocimiento, que puede manifestarse a través del dinero.

Dinero “malgastado”: ¿para qué se utilizó el dinero en tu clan? Si el dinero fue usado para vicios o para hacer daño a alguien, entonces puedes tener una creencia inconsciente a través de la cual debes elegir, entre ser bueno u honrado, o tener dinero.

Abusos sexuales: el dinero tiene una relación inconsciente con el sexo. Hay varias culturas antiguas que hablan de esta unión. Por lo tanto, cuando ha habido abusos, violaciones u otro tipo de sexualidad fuera de la norma, se tiende a tener la creencia de que el dinero es algo sucio, malo, o que la gente decente no tiene dinero. “Si tiene dinero no será muy decente”, “A saber cómo lo gana.”

Estas serían las implicaciones más comunes entre el dinero y lo transgeneracional, aunque puede haber otras y muchos matices sobre las mismas.

BIODESCODIFICACIÓN- Problemas en la piel

Lealtades Familiares Invisibles

Todos vivimos lealtades familiares, aunque no nos demos cuenta, por eso son invisibles. Son precisamente esas vivencias que no entiendo o que repito o que no se donde están ancladas esas fidelidades a mi clan, estas se heredan para que todo vuelva a su equilibrio. Ese es el propósito de todo, el equilibrio, o sea que cuanto antes lo veamos y lo gestionemo, podremos volar con nuestras propias alas.

(más…)

BIODESCODIFICACIÓN- Problemas en la piel

CODEPENDENCIA-CONSECUENCIAS EMOCIONALES

Las relaciones familiares o de pareja pueden volverse tóxicas si no estableces límites claros que protejan tu bienestar emocional. La codependencia surge cuando asumes los problemas de otro y te preocupas más por él que por ti

 

La codependencia es un conjunto de emociones y actitudes que conducen al individuo que la sufre (codependiente) a involucrarse en los problemas de otra persona a la que se vincula afectivamente (hijo, pareja, amigo, familiar, compañero…), preocupándose en exceso por el bienestar de ésta, y olvidándose de sí mismo y de sus propias necesidades. Es por ello que el codependiente parece estar siempre vinculado a personas con dificultades a quienes él cree poder ayudar llegando a hacerse cargo, al menos emocionalmente, de sus problemas.

A pesar de que aparentemente este hecho podría parecer una conducta altruista sin más, en realidad no lo es. Al cuidar del otro, el codependiente hace que éste le necesite pudiendo de esta manera ejercer un control indirecto sobre la otra persona, ya que en algunos casos, el codependiente puede llegar a chantajear emocionalmente a su protegido, retirándole la ayuda que le estaba dando si la conducta de éste no se ajusta a lo que él considera que debería ser. Sin embargo, cuando el otro no responde a sus generosos gestos de ayuda, o no lo hace como el codependiente desea, este último experimenta unas grandes dosis de frustración y emociones negativas (por ejemplo, angustia, tristeza, sensación de vacío) pudiendo incluso llegar a sufrir problemas emocionales como trastornos de ansiedad o depresión.

Como es un persona Codependiente

La codependencia puede darse en cualquier ámbito de relación afectiva de la persona que padece esta condición, aunque lo más frecuente es que aparezca en la relación de pareja o con los hijos, padres, o hermanos. Por lo general, la persona codependiente no sabe poner límites en la relación con el otro (no sabe dónde acaban los intereses del otro y donde empiezan los suyos), asumiendo a veces fuertes niveles de soledad y de frustración ya que, en algunas ocasiones, son víctimas de chantaje emocional de la persona de la que codependen.

Su perfil suele caracterizarse por:

  • Bajos niveles de autoestima
  • Elevada necesidad por sentirse aceptado (necesitan sentirse excesivamente queridas o valoradas)
  • Altamente sensibles a la crítica del otro
  • Dependientes afectivamente
  • Con temor a ser abandonadas
  • Su fuerza reside en la fortaleza frente a los que ayudan (se sienten seguros cuando están al lado de personas que ellos creen más débiles y que, por lo tanto, las necesitan)
  • Tendencia a la autoculpa e inseguridad

Consecuencias de la Codependencia

Si te preguntas qué consecuencias trae consigo la codependencia la respuesta es clara y concisa: nada bueno para nadie. No sólo es el codependiente el que puede verse afectado por este tipo de relación, sino que la otra persona también puede salir muy perjudicada, ya que dependiendo de su fortaleza puede acabar siendo víctima del chantaje emocional del codependiente que le presiona mediante un “te retiro lo que te doy”, a lo que se le une que mientras el codependiente le resuelve sus problemas, él no desarrolla habilidad alguna de afrontarlos. Pero si alguien puede verse realmente afectado por este tipo de relación enfermiza es el codependiente. Las consecuencias que sufrirá son emocionales, sociales y físicas:

  • Consecuencias emocionales: ansiedad, frustración, y tristeza cuando el otro no hace lo que él cree que tiene que hacer. Soledad y desvalorización cuando el otro no acepta su ayuda. Estas reacciones emocionales pueden dar lugar a graves problemas psicológicos, que pueden a su vez ser causa y consecuencia de la codependencia, como es el caso de la baja autoestima, los trastornos de ansiedad, depresiones, etcétera.
  • Consecuencias sociales: el codependiente depende de la otra persona como si ésta fuera una droga y, como tal, ocupa gran parte de su vida dedicándose a cubrir todas sus necesidades y preocupándose por él. Es por ello, que a veces el codependiente se aísla socialmente de otras personas, o su comportamiento interfiere en el trabajo o en otros proyectos personales porque no les dedica suficiente tiempo.
  • Consecuencias físicas: la intensidad emocional que sufre el codependiente conlleva una importante activación psicofisiológica, que puede dar lugar a una elevada sensación de cansancio o fatiga, problemas para dormir, dolores de cabeza o musculares, hipertensión arterial y problemas digestivos, entre otros. 

Cómo liberarse de la codependencia

Por la elevada implicación afectiva que hay entre los miembros de la familia o pareja, no es de extrañar que en el seno de las mismas sea donde pueden aparecer los casos más peligrosos o extremos de codependencia. Un claro ejemplo de ello son los madres y padres que se sienten responsables y se hacen cargo de las malas decisiones de hijos de casi 20 años que no hacen nada provechoso en su vida y no dejan de meterse en líos; o las parejas que dejan de realizar actividades que antes les resultaban gratificantes, o de relacionarse con sus amigos y familiares, y asumen las limitaciones o miedos del otro para de esta manera protegerle; por no hablar de aquellos familiares de personas con adicciones o patologías psiquiátricas (alcoholismo, ludopatía, demencias…) que asumen los cambios que tienen que hacer en su vida en beneficio del otro verbalizando frases como “parece que él depende de mí, pero realmente yo soy quien dependo de él”.

La codependencia en la familia o en la pareja es una de las situaciones más duras y difíciles para salir de esta dinámica, ya que el sentimiento de culpabilidad que le acarrea al codependiente el hecho de ‘dejar al otro abandonado’ es uno de los principales obstáculos para superarla. La codependencia es una situación que puede resultar tan nociva para el codependiente como para el objeto de sus desvelos.

  • Comienza reflexionando acerca de qué te parece la relación que tienes con el otro; sé sincero y haz un balance entre lo que das y lo que recibes. Escríbelo en dos listas para que te resulte más sencillo analizarlo.
  • Enfréntate a tus propios sentimientos: qué te parece lo que te involucras en la vida del otro, por qué lo haces, qué consecuencias tiene, qué pasaría si el otro no acepta tu ayuda…
  • Es posible que tu codependencia tape algún aspecto de tu vida que no funcione y no quieras afrontar, o te sirva para intentar evitar un miedo (por ejemplo un sentimiento de fracaso personal si mi hijo no tiene un buen trabajo). Si es así, debes plantearte solucionar el problema subyacente en vez de esquivarlo manteniendo una actitud que no te hará feliz ni a ti, ni a la persona a la que cuidas.
  • Dedícate tiempo para ti: ¿has pensado qué haces para ti a lo largo de la semana? Si tu única actividad gratificante es cuidar de otro algo no va bien.
  • Busca actividades y hobbies que te agraden y motiven, rodéate de gente y cultiva las relaciones sociales; en definitiva: vive tu propia vida.
  • Deja a un lado el sentimiento de culpa; quererte a ti mismo no significa que no quieras a otro. Existe un derecho personal que dice que “tenemos derecho a hacer menos de lo que está en nuestra mano”. Aplícatelo y recuerda que para cuidar a otro… debes empezar por quererte y cuidarte a ti mismo.
  • Si no te sientes capaz de salir de la situación en la que te has metido, busca ayuda profesional.

 

Nada tiene ningún poder sobre mí, a no ser el que yo mismo le concedo mediante mis pensamientos conscientes.
ANTHONY ROBBINS
FUENTE:
https://bit.ly/38jqq8E