¿Cuál es la diferencia entre Abundancia y Prosperidad?

¿Cuál es la diferencia entre Abundancia y Prosperidad?

La Abundancia y la Prosperidad por lo tanto están íntimamente relacionadas con nuestra superación personal, y esta empieza por sanar nuestra historia y nuestras heridas emocionales. Si estamos dañados e inconscientemente no creemos merecer el amor, la felicidad y el éxito, difícilmente llegará Abundancia a nuestra vida.

Nuestras creencias negativas y limitantes actúan sin darnos cuenta ejecutando el programa de la escasez, en definitiva, determinando lo que damos y por lo tanto lo que recibimos.


Atraemos Abundancia y somos capaces de vivir en la Prosperidad:

  1. Cuando sanamos nuestra historia personal y superamos nuestras heridas emocionales.
  2. Cuando nos reconciliamos con nuestros padres.
  3. Cuando transformamos nuestras creencias limitantes en creencias posibles y hechos tangibles.
  4. Cuando desplegamos nuestro ser transpersonal.
  5. Cuando nos ponemos a la acción.
  6. Cuando desarrollamos inteligencia emocional y financiera.

Recuerda que nos regimos en un 95% por el inconsciente, es decir, todos los lastres ocasionados por heridas o traumas no superados y vivirnos en conflicto interior por no haber transitado una reconciliación con nuestros progenitores, nos desalinea del empleo genuino de nuestros dones y sentido de vida.

¿Qué dice cada enfermedad sobre nuestras emociones?

¿EN QUE ME AYUDA LA BIODESCODIFICACIÓN?

En este sentido, ayuda a decodificar las emociones y la manera en que éstas se reflejan en el cuerpo, aunque no reemplaza a otro tipo de terapias o tratamientos médicos.

¿QUE DICEN LAS ENFERMEDADES DE NUESTRAS EMOCIONES?

Descubre qué dicen las enfermedades de nuestras emociones, entre las enfermedades mas populares están:

  •  Adicciones: según la biodescodificación, este problema esconde un sentimiento de vacío existencial y la falta de amor.Tiene que ver con sentirse solo y desconectado del mundo.
  •  Afecciones de la piel: se la relaciona con el miedo, la angustia, y los problemas nerviosos.
  •  Acné juvenil: esta afección en la piel se encuentra vinculada con la atracción y el miedo que genera el despertar sexual en jóvenes y adolescentes.
  • Anemia: se manifiesta cuando existe una falta de valoración por la vida y uno mismo.
  •  Alzheimer: está vinculada a la negación de una persona cuando debe enfrentar la vida y, por ende, siente completa desesperanza.
  •  Cáncer: está relacionado a los viejos resentimientos y problemas emocionales que no pudieron sanar.
  • Colesterol: el aumento de esta sustancia en el organismo tiene que ver con no aceptar lo que uno es.
  •  Depresión y ansiedad: estos problemas de salud mental están directamente relacionados a la agresividad contenida y a sentimientos de desesperanza.
Crisis de sanación

Crisis de sanación / crisis épica

Existe un componente importante de las cuarentenas, y se llama, crisis de sanación.

Somos seres mentales, entrenados perfectamente para juzgar, criticar, discutir, defender nuestra posición, nuestras ideas, nuestro carácter.

De pronto, vivimos una terapia que nos contacta con la emoción y el dolor  por el cual fue a terapia.

Bien, pues en la cuarentena, sucede que mi consciente, acostumbrado al caos, al sufrimiento generado por esta emoción, entra en un proceso depurativo para sacar la emoción dolorosa que provoco mi conflictologia.

Este proceso, provoca que bajen nuestras defensas en el cuerpo y podemos sentir desde mareos, hasta vivir una gripe, una tos, una diarrea, un sangrado nasal, etc.

Todo síntoma físico vivido dentro de los períodos de cuarentena es normal, por lo tanto debemos disfrutarlo y comprender que es parte del proceso.

Como en todo, hay personas que de verdad se ponen muy mal y personas que no sufren de nada anormal.

¿Cómo saber si mi cuarentena ha finalizado?

Sencillo, pienso y actúo diferente. Y los cambios pueden ser desde radicalmente opuestos a lo que yo hacía y decía o ser ligeramente diferentes.

Tal vez, antes de una terapia, yo tenía miedo a la oscuridad. Ahora, después de la cuarentena, yo sigo sintiendo miedo, pero éste va acompañado de un razonamiento, de una acción, y no de un grito, como antes.

Tal vez, antes de la terapia yo sentía que si mi pareja me dejaba yo me moría. Ahora, después de la cuarentena, sé que me dolería que mi pareja me dejara, lloraría mucho y tal vez por meses enteros, pero ya sé que si me deja yo puedo solo y no la necesito. Cuando las terapias tienen como fin solucionar un síntoma físico, una enfermedad, lo que sucede es un cambio más profundo, porque desde un cambio emocional debe producirse un cambio físico. El impacto recibido poco a poco nos va sanando. Un cáncer puede ir entrando en remisión o de plano detenerse. Un padecimiento de la piel poco a poco ir desapareciendo, etc. Tanto las cuarentenas como las crisis de sanación, son períodos necesarios para cambiar, para solucionar, para sanar. Y así como un bebé no nace al día siguiente de concebirlo y hay que esperar 9 meses, de la misma manera, sanar y cambiar lleva su proceso.

descodificacion memoria emocional

Biodescodificación en otras terapias

Todos alguna vez como padres o incluso como familiares hemos escuchado sobre “La cuarentena”, ¿A que nos referimos con este término? Bien, se  le conoce como una etapa que dura entre seis y ocho semanas y que se caracteriza por el retorno a la normalidad de todos los cambios orgánicos y fisiológicos que se sucedieron en el embarazo y el parto, es la manera tradicional con la que se conoce al periodo postparto del puerperio.

En la mayoría de las terapias, ya sea Reiki, Hipnosis, Biohipnosis, Hipnosis Regresiva, Biodescodificación, etc. Hay un impacto emocional en el subconsciente. Podríamos llamarlo «algo para digerir».

Por muy sencilla que sea una terapia, debe existir un plazo de tiempo posterior en donde dentro de una total calma, podamos asimilar lo escuchado, lo dicho, lo expresado, lo descubierto, lo sentido. Un plazo en el que debemos alejarnos de aquello que nos contaminó.

Una cuarentena, busca alejar a la persona de la «matrix» tóxica en la que vive y se desarrolla, para sanarla: Para lograr una completa toma de conciencia y una recuperación profunda.

Se le llama cuarentena, porque el plazo de recuperación y asimilación ronda los 34 días. Y si bien es el tiempo promedio que una persona demora en asimilar un hecho. Es normal también que haya personas que requieran 60, 90 y hasta 120 días para percibir un cambio.

Por lo tanto, entre terapias, debe existir un plazo. Es imposible que una terapia sea efectiva por sí sola sin un período de asimilación.

Es como ir al cine a ver una película y quedarnos 34 días sin ver otra cosa. Ni la televisión, ni otra película ni una obra de teatro. Así tendremos 34 días para analizar la película, los personajes, lo que dijeron, los efectos especiales, el audio, los colores, el mensaje, lo que sentí al verla, etc.

Muchas personas, creen o piensan que «sanar» es acudir a una terapia y volver al día siguiente a su vida normal sin hacer nada de su parte. Y justo son esas personas, que pensaron que con ver la película sanarían, que no logran nada. Olvidan hasta el nombre de la película al día siguiente.

Una cuarentena, si bien no implica encerrarnos en una habitación, sí implica reposo mental, no peleas, no disgustos, no emociones fuertes, no convivencia con la o las personas tóxicas, no bailoteos o brincoteos en un antro o fiesta, no gritos… es un período de sanación, de limpieza, de liberación.

Uno puede seguir acudiendo a la escuela o al trabajo, uno puede seguir conviviendo con la familia, pero sin engancharse con nada ni nadie, porque la cabeza, el cuerpo y las emociones, se están apenas asentando luego de la «sacudida».

Por lo tanto, cuando acudan a una terapia, sea cual sea, regálense un mes para disfrutarse ustedes mismos, para observar y notar los cambios físicos, mentales y emocionales que van viviendo, de otra forma no notarán nada, olvidarán la película.