La Enfermedad desde el Transgeneracional

La Enfermedad desde el Transgeneracional

Todo lo que vives en la adultez es básicamente la expresión de lo que aprendiste antes de los 6 años. Todos hemos sido programados, pero no vemos esos programas porque están en el inconsciente”.

Básicamente, desde los 0 hasta los 5 años, construimos nuestra identidad, en este lapso de tiempo, funcionamos cómo esponjas, absorbiendo todas las influencias del entorno en el que estamos inmersos; principalmente, la relación con nuestros padres. Durante este periodo, no tenemos criterios de valoración, ni juicios, ni creencias que respalden juicios, en síntesis, no tenemos desarrollada la capacidad de discernimiento, para separar lo correcto de lo incorrecto, lo verdadero de lo falso y lo real de lo imaginario, no tenemos defensas psíquicas y por lo tanto, asumimos el comportamiento de nuestros padres hacia nosotros como una verdad incuestionable, y ahí empezamos a juzgarnos. Más adelante, comienza a aparecer esa programación, plagada de creencias limitantes, en las experiencias que nos presenta la vida, y ésta se convierte en la proyección de la película que se formó en el inconsciente.

De una relación de abuso y menosprecio entre un adulto y un niño, lo que queda es el profundo rechazo que el niño genera hacia sí mismo, puesto que interpreta el maltrato como una señal de desvalorización personal, cree que no es lo suficientemente bueno para ser amado y en esta búsqueda de merecimiento puede gastar su vida entera, sin que jamás llegue a ser suficiente nada de lo que haga. Todos nacemos en la plenitud del amor, y luego, el exterior nos falla y nos causa heridas, en ese momento la mente se divide y se forma el Inconsciente, esa Caja de Pandora, en la que guardamos bajo llave, el dolor y la frustración que no hemos sabido gestionar y al mismo tiempo, se forma el Consciente, la personalidad, la máscara social revestida con los atributos que queremos mostrar a los demás. Y por supuesto, en esa ruptura de la unidad es donde nace ese pequeño monstruo que es el ego.

Entonces, podemos decir que estamos programados para enfermarnos gracias a una combinación entre la programación heredada de nuestros padres, nuestra relación con ellos y las influencias que recibimos del medio que nos rodea.

Resulta que nuestros padres también traían su sistema de creencias, que a su vez, heredaron de sus padres y así se van perpetuando estas ideas en una cadena que puede abarcar varias generaciones; a estas memorias que se reproducen de forma automática de padres a hijos, y que alimentan una falsa noción de la realidad, se les llama: “memorias erróneas”. Estas memorias son programas de supervivencia, aprendizajes que se generaron a partir de dramas, situaciones traumáticas, crisis, conflictos y circunstancias que llevaron a la persona más allá de sus límites, dejando una huella indeleble. Podemos definir al “transgeneracional” como el viaje de una memoria emocional que quedó plasmada no sólo en la psiquis de los miembros de una familia, sino en sus genes y fue transmitida a las generaciones siguientes. La solución a ese drama puede surgir en la tercera, cuarta y hasta séptima generación y puede expresarse de muchas formas, una de ellas, es la enfermedad. Una condición clínica puede manifestarse en varios miembros de una familia y seguirá repitiéndose hasta que “alguien” la resuelva y la gestione, tomando consciencia; es por esto, que dentro de la Descodificación Biológica, las personas que expresan con sus cuerpos algún tipo de desequilibrio, son llamados: factores de consciencia, aquellos que tienen la misión de liberar al árbol familiar de una memoria errónea.

Es de vital importancia conocer y estudiar las historias del árbol genealógico.

¿Todas las enfermedades tienen su origen en el transgeneracional? No, algunas son contemporáneas, su causa está en un conflicto vivido por la persona que la está expresando; sin embargo, es posible afirmar que todas las enfermedades genéticas son transgeneracionales.

“Tus genes no están programados para fracasar, estás programado por la cultura y el medio ambiente y esas son las creencias que determinan la expresión de tus genes. Cambia la creencia y cambiará la expresión”.

“Un cáncer puede ser la expresión de un programa de la niñez. Las enfermedades y dolencias han sido programadas antes de los 6 años”.

No se puede curar una enfermedad modificando el cuerpo a través de medicamentos porque el origen, la causa no está ahí, sólo se está expresando a través del cuerpo. La idea de que se puede modificar a la mente utilizando el cuerpo, es un pensamiento mágico del ego. La mente es la única entidad gobernante del cuerpo. No se trata de menospreciar el papel de la ciencia, pero tenemos que ser conscientes de que si el programa que generó la enfermedad sigue activo, el medicamento no servirá de nada. Deben actuar mancomunadamente para ser efectivos. Por esta razón, en el mercado hay muchos tratamientos y ninguno cura, son paliativos. La cura está en la mente porque la causa también está ahí.

La sanación implica un proceso de evolución y de toma de consciencia que puede abarcar una vida, dependiendo de la complejidad y gravedad de los síntomas.

Una casa puede estar llena de personas con una edad considerable, sin que ello signifique que hayan llegado a la adultez. ¿Por qué? Es gente estancada en un egocentrismo infantil, que no quiere hacerse cargo de sí misma y tampoco quiere asumir las responsabilidades que tiene frente a su propia vida. Viven en plan de víctima para justificarse, exigiendo que los demás satisfagan sus necesidades y buscando a quien culpar de sus omisiones y errores. Este comportamiento en los padres causa enfermedades en los hijos, los hijos son la proyección de los padres, y las condiciones de salud que éstos manifiestan, no son algo que pueda interpretarse desvinculado del núcleo familiar. El resentimiento de los padres, hacia sus propios padres, lo proyectan en sus hijos. El dolor emocional y las lecciones de vida sin asimilar, se van acumulando como un efecto de bola de nieve que busca reparación de generación en generación, y quizás, termine expresándose a través de una enfermedad.

Si no se hace el trabajo correspondiente para liberarse de las emociones destructivas, ésta será una carga que después llevarán los hijos.

Victimizarse es la manera más nociva de sentirse especial.

Hay que preguntarse ¿qué me está diciendo esta situación?, ¿qué me quiere enseñar? El cuerpo es un aliado que nos ayuda a ver aquello que de otra forma no reconoceríamos.

La madurez no viene con los años, ni con la edad, sino con un trabajo constante de observación, autoanálisis y reflexión, para llenar esos vacíos de la infancia y lograr la unificación de la mente. El anhelo de crecimiento es un deseo de plenitud, todos tenemos que crecer, para así vivir una vida plena en vez de cargar con las miserias de otros.

El niño es emotividad pura, no puede gestionar sus propias emociones cuando se ve enfrentado a situaciones que lo sobrepasan, pero el adulto sí puede y debe hacerlo.

Eres el adulto de tu niño interior, ayúdalo a crecer desde la aceptación y el amor incondicional.

LA INCORPORACIÓN EMOCIONAL

LA INCORPORACIÓN EMOCIONAL

¿Qué se entiende por incorporación emocional?

Es algo externo a nosotros que lo introducimos  dentro de nosotros. Este término ha sido introducido por el Dr. Salomón Sellam.

En la práctica, según el  Dr. Sellam, ¿Qué es lo que se incorpora?  Todo lo susceptible de ser incorporado tanto real como simbólico así que puede tratarse de una persona, un síntoma, un estado de ánimo, un resentir, un sufrimiento físico o moral, una alegría o un éxito. 

(más…)
NUESTROS DOBLES EN EL ÁRBOL GENEALÓGICO.

NUESTROS DOBLES EN EL ÁRBOL GENEALÓGICO.

QUE ES SER UN DOBLE DE TUS ANCESTROS?.

Ser un doble de un ancestro significa que la historia que vivió este ancestro te incumbe, está relacionada contigo, te afecta, te beneficia, etc.
Si se trata de una historia positiva, tú heredas de ese ancestro, esa buena suerte, esas capacidades o habilidades, esa fortuna y demás, porque llevas esos recursos incorporados.

Si tu ancestro, por el contrario, llevó una vida dura, triste, desgraciada y su historia está llena de dramatismo, imagínate la que te espera, porque entonces significa que tú has heredado el mismo programa de vida, toda esa carga negativa recae en ti.

Los árboles genealógicos, sirven para eso, para descubrir herencias que nos han dejado nuestros ancestros, resolverlas, soltarlas, limpiarlas, etc.
Porque eso es una verdad, tú tienes la posibilidad, si te das a la tarea de hacer un árbol correctamente, de averiguar cual si fueras detective, qué cargas negativas debes soltar, cuáles cargas positivas descubrir y cambiar tu vida.

La primera forma de encontrar de quién somos dobles es a través de nuestro nombre. Digamos que es una afinidad “sencilla”, no muy importante, no muy significativa, pero que dependiendo la historia familiar, puede resultar una pesada e insostenible carga.

Si llevamos el nombre de alguno de nuestros ancestros, nos convertimos en su doble, repito, de una forma ligera y muchas veces indirecta.
Pero si esa persona tuvo una vida fatídica, llena de sufrimientos, dramas y secretos, imaginen el poder que un sólo nombre tiene.

Para que sea más claro, en una hoja de papel, dibujen 3 columnas y cada columna divídanla en 4 filas.
Después, en la primera casilla, escriban el número 1 y la palabra “enero”, en la siguiente casilla , horizontalmente hablando, escriban el número 2 y la palabra “febrero”, en la siguiente casilla, escriban el número 3 y la palabra “marzo”.
Ahora pasan a la fila que sigue y continúan escribiendo los números y los nombres de todos los meses hasta completar un año.
Tal cual aparece en la imagen.
Muy bien, ya con su diagrama dibujado, revisen en qué columna está su mes de nacimiento.
Si tú naciste el día 27 de Mayo, tú perteneces a la segunda columna.
Ya tienes claro tú lugar en el diagrama.
Ahora te explico lo siguiente: Tú serás “afín” a todas las personas de tu familia que pertenezcan a tu misma columna.
Si te fijas, en tu columna están los meses de febrero, mayo, agosto y noviembre.
Por lo tanto, has descubierto nuevas afinidades en tu árbol: tú eres afín a todos aquellos familiares nacidos en febrero, mayo, agosto y noviembre.
Por lo general, serán familiares con los que compartas gustos, platiques cómodamente, te rías, compartas la misma profesión, qué se yo. Son personas con las que “te entiendes muy bien”.
Aquí deben detenerse.

¿Has notado algo?
Tu fecha de nacimiento, está ya en los últimos días de tu mes, has nacido el 27 de mayo.
En Biodescodificación y específicamente al buscar afinidades y dobles, es muy importante utilizar algo que yo llamo: “Rango de Afinidad” (No sé si otras personas lo llamen distinto, pero así lo llamo yo).
Este rango de afinidad es un periodo de 10 días máximo (jamás más), previos y posteriores a mi fecha, en este caso, de nacimiento.
Esto significa, que mi rango de nacimiento, abarca desde el 27 de mayo, hasta el 6 de junio.
Y como mi mes llega hasta junio, seré afín también a toda la columna en la que aparece junio, es decir, yo soy afín también a las personas nacidas en marzo, junio, septiembre y diciembre.
Entonces, primeramente, estaremos relacionados con personas que tengan nuestra misma fecha de cumpleaños, y de igual manera, estaremos relacionadas con personas cuyos rangos de afinidad coincidan con los nuestros.

DOBLES POR FECHA DE NACIMIENTO:

Por lo tanto, serán nuestros dobles en el árbol, aquellas personas que tengan nuestra misma fecha de nacimiento y lo serán también todos aquellos familiares cuya fecha de nacimiento, “entre” dentro de las fechas de todo nuestro rango.

DOBLES POR FECHA DE CONCEPCIÓN:

Por lo tanto, yo seré doble también de todos aquellos cuya fecha de nacimiento, coincida con mi fecha de concepción.

MAESTROS

¿Quienes son nuestros maestros en el árbol y qué significa?
Nuestros maestros, son aquellos familiares que vivieron algo en su vida que debemos repetir para ser igual de exitosos o felices. O bien para aprender de ellos.

¿Cómo ubicamos a nuestros maestros?
Nos colocamos en nuestro diagrama, en nuestro cuadrito, en este caso mayo, porque nací el 27 de mayo. Y resto 6 meses a mi mes.

DOBLES POR DEFUNCIÓN

Esto significa que mi fecha de nacimiento, coincide con la fecha de defunción de algún familiar que todavía estaba vivo cuando yo nací.

DOBLES ESPEJO

Estas afinidades se observan más fácilmente si en lugar de analizar las fechas con el nombre de los meses, lo hacemos con el número de los meses.

SANADORES

¿Se han fijado en esas familias en las que toda una línea de hijos no se casan, no tienen hijos, no pueden tener hijos, tienen hijos con problemas o no quieren tener hijos?

Quieres conocer más da clic en la imagen

Vitiligo: Descubre su origen emocional ancestral

Vitiligo: Descubre su origen emocional ancestral

La medicina clásica occidental considera que la aparición del vitiligo obedece a factores genéticos y a una reacción defensiva del sistema inmunitario frente a situaciones de estrés, cambios hormonales, quemaduras, etc. Esta reacción del sistema inmunitario tiene como resultado la producción de unos anticuerpos que destruyen los melanocitos, afectando, en consecuencia, a la pigmentación cutánea.

VITILIGO Y BIONEUROEMOCIÓN: MANCHA FAMILIAR, SEPARACIÓN BRUTAL

El vitiligo es una enfermedad de la piel caracterizada por la presencia de manchas blanquecinas que delatan la ausencia total o parcial de melanocitos, las células responsables de la pigmentación. Estas manchas aparecen en forma de parches de tamaño y formas irregulares cuando, por la destrucción total o parcial de melanocitos, la producción de melanina se reduce notablemente.

Las partes del cuerpo más afectadas suelen ser la cara (vitiligo acrofacial), los dedos, las manos, los codos, las axilas las rodillas, las caderas, los pies, el pubis, y los genitales, indistintamente en uno u otro lado del cuerpo ya sea diestra o zurda la persona. También es común su aparición en las partes del cuerpo que delimitan dos tipos de piel, por ejemplo la zona próxima a las fosas nasales, el borde de labios, la región anal, los párpados o l as orejas). La aparición de vitiligo no altera la textura de la piel en la zona afectada ni resulta contagiosa. Es una enfermedad de consecuencias principalmente estéticas y, por tanto, con claras repercusiones psicosociales.

Aspecto físico:

Son zonas despigmentadas que pueden aparecer repentina o progresivamente y que presentan unos bordes nítidos. Habitualmente experimentan un crecimiento progresivo pueden llegar a provocar otros cambios cutáneos como encanecimiento del pelo en las zonas afectadas e incluso alopecia areata.

El vitiligo aparece con mayor frecuencia en personas jóvenes, sobre todo menores de veinte años; pero, en general, puede afectar a personas de cualquier edad. Se calcula que su prevalencia oscila entre el 0,5 y el 3 % de la población mundial, sin que se hayan observado diferencias en razón de sexo o raza.

Tradicionalmente, la medicina considera dos distintos tipos de vitiligo:

– Vitiligo simétrico. Es el más común. Las manchas aparecen a ambos lados del cuerpo, ocupando zonas similares, con manchas también de tamaño similar a uno y otro lado.

– Vitiligo segmentario o asimétrico. Se caracteriza porque las manchas blanquecinas aparecen sólo en un lado del cuerpo y éstas crecen progresivamente durante los primeros seis meses desde su aparición para después quedar en fase de estabilización sin apenas cambios.

El vitiligo es una de esas enfermedades para las que la medicina occidental no ha encontrado todavía un tratamiento realmente eficaz y satisfactorio. Entre las opciones que se ofrecen más habitualmente está la fototerapia dermatológica, es decir, la exposición de las zonas afectadas a rayos ultravioleta tratando de incrementar la sensibilidad a la luz de la piel. Otras opciones más agresivas pasan por la práctica de injertos o, en último extremo, cuando la mayor parte del cuerpo está afectada, se puede proceder a despigmentar la piel no afectada buscando restablecer de ese modo un cierto equilibrio estético. Otra opción, menos traumática, sin duda, consiste en aplicar maquillajes y tintes que sirven para camuflar el vitiligo.

La descodificación biológica del vitiligo nos lleva a poner el foco de atención en las causas emocionales que lo provocan y su inequívoco sentido biológico en lugar de limitarnos a contemplar la mera manifestación física o cutánea.

De forma genérica, las enfermedades de la piel implican conflictos de separación, de pérdida de contacto corporal con nuestros seres queridos y habituales. El común denominador de todas las enfermedades de la piel es el amor. Sentirse o no tocado hace referencia de forma inequívoca a sentirse querido, comprendido, apoyado, amado. De esas situaciones de falta ese contacto pueden surgir estados emocionales de miedo, angustia o sensación de estar bajo amenaza.

Por otra parte, la piel simboliza y representa nuestra identidad, nuestra individualidad. Por tanto, los problemas de piel atentan o ponen en duda nuestra imagen y, con ello, nuestra propia identidad en un mundo en el que imperan, sobre todo, las apariencias externas.

Cuando hay problemas de piel también suelen ser conflictos de sentirse sucio, manchado, desprotegido, deshonrado, atacado en la integridad y la dignidad. Por tanto, puede haber situaciones vividas y sentidas con vergüenza, con deshonra, sobre todo en personas muy sensibles que dan demasiada relevancia a las palabras, juicios y opiniones que sobre ellas hacen los demás.

Todos estos aspectos genéricos de la descodificación biológica de las enfermedades de la piel deben tenerse muy en cuenta a la hora de afrontar en terapia el vitiligo; pero esta enfermedad presenta matices muy precisos. El vitiligo pone en evidencia que la persona afectada sufre de manera muy profunda y con culpa la separación. Es posible que sienta como un rechazo personal la distancia y la pérdida de contacto. Puede sentirse culpable por no haber sido capaz de evitar una separación vivida y sentida como brutal, llegando incluso a desvalorizarse por ello. Es así como se genera el sentimiento de mancha con respecto a esa circunstancia concreta.

El cambio físico externo y estético que provoca la aparición de las zonas despigmentadas crea la sensación angustiosa de pérdida de identidad. Las inequívocas manchas blanquecinas generan un sentimiento inconsciente de ser distinto, de estar marcado, de no pertenecer al clan o a la familia. De esa marca externa también surgen sentimientos de mancha y, por ende, de una impureza y una suciedad que no se puede ocultar.

Por otra parte, la persona enferma de vitiligo puede estar expresando en su cuerpo un conflicto de suciedad del clan. En ese caso, se debe estudiar con detenimiento el Árbol Genealógico y el Proyecto Sentido para detectar el origen y naturaleza de ese conflicto porque es probable que la persona afectada haya recibido, por lealtad y afinidad transgeneracional, el mandato inconsciente de “limpiar” esa suciedad pretérita. El vitiligo tiene, por tanto, el sentido biológico de limpiar, de propiciar que entre más luz para diluir la mancha familiar. Simbólicamente, el vitiligo representa un anhelo inconsciente de volverse transparente para que la luz ilumine aquello que por mucho tiempo, incluso durante generaciones, estuvo oculto, escondido en lo más recondito, por resultar traumático o vergonzoso.

La persona que sufre vitiligo ha asumido el mandato transgeneracional inconsciente y la responsabilidad de limpiar la mancha del clan. Ha aceptado ser ella quien abra las ventanas de par en par para que los secretos salgan a la luz. Esa persona debe analizar y tomar conciencia de los conflictos, de los secretos y de las suciedades familiares. Los secretos familiares pueden tener que ver con sacar a la luz temas escondidos o no aceptados como pueden ser: hijos extramatrimoniales o hijos mestizos de padres interraciales en épocas pasadas donde ésto era considerado una vergüenza familiar. El conflicto aquí resulta ser de pertenencia: el no tener claro a qué grupo racial/social/religioso pertenecer; conflicto de solidaridad con uno u otro grupo de diferentes clases sociales o raciales o bien religiosas.  Conflicto de identidad. Ser hijo/a “mixto” y no poder “elegir” ninguno de los dos “bandos”. La falta de integración de éstos dos “bandos opuestos” se vive en el propio cuerpo.

El conflicto inconsciente que está en la raíz del vitiligo tendrá que sondearlo profundamente la persona que lo padece, de ésta forma logrará transmutarlo y superarlo.

Además del sentido biológico que entraña el vitiligo, en terapia resulta fundamental analizar el Proyecto Sentido y, sobre todo, el Transgeneracional, ya que esta enfermedad casi siempre se gesta en las generaciones previas. En definitiva, el vitiligo es la manifestación inconsciente de traumas transgeneracionales no resueltos que deben ser comprendidos e integrados emocionalmente por la persona afectada para desactivar esos programas inconscientes y, así, poder liberarse de manera definitiva de la enfermedad.

Fuente: http://bit.ly/2cN5a1A     //    Autor: Jesús Casla

Biodescodificación – Gripe

Biodescodificación – Gripe

La gripe es un estado vírico, provocado por el virus Influencia, sus síntomas son, fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, problemas respiratorios, estornudos, tos, etc.

Como ya sabemos y si no, la Biodescodificación nos lo recuerda continuamente, si no somos coherentes, o lo que es lo mismo, si lo que pensamos, lo que decimos y lo que hacemos, no van en la misma dirección, nuestro cuerpo nos avisa de que “algo” no va bien, nos envía una señal, a la que nosotros llamamos síntoma o enfermedad y que puede afectarnos tanto física, mental, o emocionalmente.

Cuando somos capaces de ver o de descifrar esas señales, somos conscientes de que nuestra enfermedad, es realmente un conflicto emocional no resuelto y esto es de gran ayuda a la hora de resolverlo y en consecuencia de sanarnos.
Cuando nos disgustamos o nos enojamos, nuestro sistema inmunológico se debilita, siendo más fácil que enfermemos, de igual forma se ve afectado por un conflicto mental.

En estas fechas es bastante habitual ver un alto porcentaje de personas con gripe o con un resfriado, a veces nos causa enfado el hecho de reunirnos con la familia, tal vez nos sentimos obligados por la tradición. O, puede ser, que no nos venga bien económicamente comprar los típicos regalos navideños, nos molesta, nos enfada, pero nos obligamos y lo hacemos. También son fechas de comidas de empresa y puede ser que lo último que te apetezca sea irte a comer con tu sección, con tus jefes etc. Pero piensas ¿Cómo no voy a ir?, ¿Qué van a pensar? Y otra vez te boicoteas, te obligas y vas.
Tanto si padecemos un cuadro gripal, o un resfriado, suelen estar asociados a alguna situación en nuestra vida, en la que “nos han hinchado las narices” (real o metafóricamente hablando), que nos produce enfado y rabia, la cual no nos permitimos reconocer y mucho menos expresar.

Muy generalmente, vamos a ver el significado biológico de los síntomas de la gripe y el resfriado, desde el punto de vista de la Biodescodificación.

  • Dolor de cuello: algo que quiero decir y no me permito o no me atrevo.
  • Nariz tapada y mocos: hay amenaza en el aire, o en el ambiente, no me gusta, me quiero separar de esta situación, algo me huele mal.
  • Dolor de cabeza: no puedo controlarlo, le doy vueltas al tema.
  • Frío: estoy frío con alguien, algo me molesta o me disgusta.
  • Dolor de oídos: hay algo que no quiero escuchar.


El sentido biológico de la gripe y el resfriado está relacionado con una situación en nuestra vida en la que nos sentimos invadidos en nuestro territorio.

Mientras se está en estrés o en tensión el cuerpo se protege, por eso la gripe o el resfriado, aparecen en fase de reparación, cuando ya se ha resuelto el conflicto y se necesita descanso para la recuperación.
Cuando las discusiones o peleas son habituales o se prolongan en el tiempo, el resfriado se convierte en bronquitis, de ahí, la importancia de saber gestionarlo adecuadamente.

¿Cómo se puede gestionar?

Partimos de la base de que, siempre que hay un síntoma es porque no somos conscientes del conflicto, así que lo primero que hay que hacer cuando tenemos gripe o un resfriado, es reconocer qué es lo que te enfada y cámbialo, acepta la situación, sin esperar que cambien los demás. Deja de querer que las cosas sean como tú crees que deben ser, olvida las expectativas, no esperes nada de nadie, vive el presente y te sorprenderá ver que cuando tú cambias, los demás cambian.

Hay un mundo lleno de posibilidades deseando que le permitas abrirse ante ti.

En una consulta online en Biodescodificación o Bioneuroemoción puedes identificar los conflictos programantes que hay detrás de los síntomas, acompañado por un coach personal que utilizará herramientas como el análisis transgeneracional, la Hipnosis y PNL, la inteligencia emocional, el desarrollo y crecimiento personal.

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado tu suscripción.
¡Hoy se parte de nuestra comunidad!
Suscríbete a nuestro newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso