¿Hay algo mas sencillo que analizar un nombre? Es suficiente con anotarlo y buscarlo en su grafía habitual o bien en una de sus variantes como Paul, Paolo o Paola. En algunos casos, lo que sera importante es la fonética, como vimos con los apellidos y su sonoridad.

En transgeneracional, el incesto simbólico puede confirmarse mas fácilmente con el o los nombres inscritos en el árbol genealógico que con el apellido. Los podemos comparar entre ellos y visualizar así los enlaces inconscientes establecidos. A veces, la evidencia habla por si sola  cuando, por ejemplo, nuestro padre se llama Carles o Jean y que nuestra pareja de llama Charles, Jean, Joan, Charlotte o  Jeanne en su primer nombre, segundo o tercero. Ocurre lo mismo cuando la madre se llama Pierrette o Joséphine y que nos hemos casado con un Pierre, un Joseph, una Marie-Pierre o Josépha.

Cuando se pronuncia un nombre nuestro cerebro, o mejor dicho el cerebro del niño que todavía llevamos dentro, no se da cuenta de la diferencia entre el  nombre de su padre, de su madre, de su hermana, de su hermano o de cualquiera otra persona del entorno. ¡Y Dios sabe cuantas veces al día pronunciamos el nombre de nuestra pareja!

Para que lo entiendan mis consultantes y estudiantes, les describo las situaciones siguientes fáciles de imaginar:

1.- Estamos en la plaza mayor de una ciudad y ciudad y creo haber reconocido a Catherine, una amiga intima. Grito su nombre. Por supuesto, ¡todas las Catherine de la plaza se gira hacia mi!

2.- Este segundo ejemplo me permite repasar las distintas posibilidades de identificación parental mencionadas anteriormente. Las presento en orden con su caso entre paréntesis.

Es una cena familiar y Bernadette le pide a Jean, su marido, que le pase el plato de tomates. Se le adelanta Jean, su padre, el cual piensa actuar correctamente por que su marido, en ese momento, esta distraído con su vecina de mesa. La interpretación es simple: vuelvo a estar con mi padre a través de mi marido. Tienen el mismo nombre y en mi cabeza puede haber confusion entre generaciones. Estamos en presencia de un Electra clásico con la formación de una pareja Hija/Padre (caso n°1). Bernadette vuelve a estar con su padre a través de ese nombre usual.

Autor: Salomon Sellam en «El sentido Oculto de los Desórdenes Amorosos».

A %d blogueros les gusta esto: