Las alteraciones del ciclo menstrual, la candidiasis o la vulvitis a repetición -entre otros de los trastornos ginecológicos más habituales- no sólo reflejan una dolencia orgánica. Para los especialistas en ginecología psicosomática, el surgimiento de una enfermedad también está determinado por el estado psicológico de la paciente.

Un aparato psíquico sobre exigido o conflictuado experimenta una baja de defensas similar a la que se produce en el plano orgánico cuando una persona se contagia un virus. Siempre hay un hecho que provoca la aparición de la enfermedad, sostuvo Ana Tropp, coordinadora de la sección Psicología del Servicio de Ginecología del Hospital Rivadavia.

Esta perspectiva supone que las tensiones, insatisfacciones, tristezas o pérdidas que viven cotidianamente las mujeres se expresan a través del cuerpo, llegando -en algunos casos- a determinar el desarrollo de una patología orgánica; Es habitual que una mujer que está atravesando una mala etapa en su relación de pareja desarrolle un hongo vaginal y detrás de ese síntoma, el especialista percibe la insatisfacción y el sufrimiento que experimenta la paciente.

Análisis de lo psicosomático; este término -todavía resistido en algunos ámbitos médicos- supone que «las personas son unidades bio-psico-sociales que responden con todas sus emociones frente a un problema del orden de lo orgánico, así como también manifiestan en el organismo cualquier desorden provocado en el plano emocional».

Sin embargo, es prácticamente imposible que un sólo profesional pueda abordar la problemática psicológica de una paciente, sobre todo «en consultas de diez minutos donde la mujer se transforma en una paciente-bono y el médico, limitado por el contexto, es un prestador de servicios«, por eso, el tratamiento de una enfermedad desde una perspectiva que contemple el análisis del entorno emocional y afectivo de la paciente requiere de la participación de un equipo interdisciplinario.

En la sección Adolescencia del Hospital Rivadavia de Buenos Aires, por caso, las pacientes son entrevistadas por un ginecólogo y un psicólogo y la evolución de cada una de ellas es seguida en conjunto por los especialistas.

-Intentamos que las mujeres que concurren a este hospital puedan relacionar el motivo que las trajo a la consulta con las otras cosas que le pasan en la vida. En el caso de que exista la sospecha de una enfermedad oncológica, contenemos y acompañamos a la paciente dando lugar a que surja todo lo que la conmueve.

CONSULTAS HABITUALES

La anticoncepción, la vulvovaginitis y las alteraciones del ciclo son, en ese orden, los motivos más frecuentes de consulta entre las adolescentes que concurren a ese servicio público de ginecología, sin embargo, los especialistas sostienen que cuando una mujer concurre al ginecólogo no sólo consulta por lo que le pasa a sus órganos.

Siempre hay una inquietud acerca de su sexualidad, por eso, los especialistas afirman que el abordaje clínico de un síntoma resulta incompleto si no se tiene en cuenta el tratamiento psicológico de la paciente, así como resultaría escaso sólo el tratamiento del plano emocional en desmedro de lo ginecológico.

Por ello, la perspectiva psicosomática –y la consecuente participación inter disciplinaria que esta supone- no sólo opera sobre la salud orgánica de las mujeres, también ofrece un espacio en el que las pacientes analizan otros aspectos de sus vidas.

«Para los psicólogos, es muy difícil lograr que una mujer que se acerca a un servicio de ginecología en la búsqueda de un tratamiento».

Autor: Margarita Silvera.

MEMORIA EMOCIONAL

Si tienes interés en descodificar tus heridas, enfermedades y problemáticas, puedes contactarme al 044 55 1609 2479 o talleres@memoriaemocional.com y hacemos tu abordaje personal para la resolución de un conflicto, síntoma o enfermedad.

Consulta presencial.

A %d blogueros les gusta esto: