Con sus teorías Groddeck afirma que la enfermedad tiene un sentido, un significado, queremos expresar algo y no podemos hacerlo por otros cauces, así que recurrimos a la enfermedad y no importa que sea corporal o mental.

Todas son iguales, una expresión de una intención oculta y esta intención oculta proviene del Ello, concepto que él desarrolló y que fue su creación más original. El Ello es lo que nos hace vivir, la fuerza vital que nos mueve a nosotros y al mundo, esta fuerza de la que no somos conscientes nos determina, nos vive mientras creemos que somos nosotros quienes vivimos, nos hace ser como somos, necesita expresarse y lo hace a través de nuestro cuerpo y nuestra mente; el Ello se expresa mediante el símbolo y la enfermedad es una de sus formas.

El Ello traspasa todas las fronteras y sus procedimientos son idénticos en un suceso mental como el sueflo y en un síntoma orgánico, así que la forma de encarar ambos fenómenos y de entenderlos no ha de ser diferente; hasta este momento Groddeck había hablado de la influencia del símbolo en el síntoma, a partir de entonces trabajó sobre el símbolo como un síntoma más, utilizando las peculiaridades del lenguaje y del arte para probar lo estrechamente ligados que están el símbolo y la vida.

Así realizaba una lectura del cuerpo como si éste fuera un texto, letra hecha carne, utilizaba el lenguaje de una forma muy Groddeck, el símbolo y la bisexualidad HISTORIA rica, sin ninguna restricción, como una herramienta de conocimiento y de trabajo, éste es el uso que del lenguaje debe hacer el médico pues debe desesclerotizar el lenguaje del enfermo petrificado en la enfermedad devolviéndole su plena capacidad de expresión; para eso el médico ha de ser capaz de usar el lenguaje como un artista.

De este modo cerraba un círculo, había empezado estudiando la enfermedad manteniendo que el síntoma es un símbolo, una representación de un proceso interno, ahora trataba las palabras como síntomas proclamándolas instrumentos de interpretación y sustituyendo así el psicoanálisis por la etimología y a  través del procedimiento etimológico las palabras se encaman, se hacen cuerpo vivo informándonos de la historia de la creación del lenguaje como de la creación de un cuerpo, de un microcosmos dotado de sentido.

Este estudio del simbolo le permite comprender asimismo el cuerpo humano como un todo formado por diferentes partes, corazón, tripas, ojos…, donde cada una de ellas se puede estudiar también como un todo; y más allá del cuerpo el símbolo le sirvió para comprender la bisexualidad del ser humano, un ser formado por dos partes, lo masculino y lo femenino, donde la civilización reprime una parte para imponer la otra, escindiendo al individuo en una persona, en una máscara, aunque sin aniquilar la posibilidad de una integración, base de la salud, que puede lograrse asumiendo la dualidad del símbolo.

Y Groddeck rehusaba toda oposición entre alma y cuerpo, niño y adulto, masculino y femenino, introduciendo así en la teoría analítica uno de sus modelos, el de la bisexualidad. Además pensaba que la bisexualidad no sólo es psíquica sino también física y su simbolismo se percibe en nuestro cuerpo; todo él revela nuestra bisexualidad, también nuestros órganos genitales donde el glande es masculino mientras que el prepucio es femenino, la vagina es femenina mientras que el clítoris es masculino.

La bisexualidad del ser humano no es solo un símbolo mental, mas bien algo real por otra parte, sino que ademas remite a algo tangible. Así se abre una nueva perspectiva para el estudio de cualquier proceso biológico, sea psíquico u orgánico, basado en el símbolo.

Autor: Angel Cagigas. 

MEMORIA EMOCIONAL

Si tienes interés en descodificar tus heridas, enfermedades y problemáticas, puedes contactarme al 044 55 1609 2479 o talleres@memoriaemocional.com y hacemos tu abordaje personal para la resolución de un conflicto, síntoma o enfermedad.

Consulta presencial.

A %d blogueros les gusta esto: