El cancer es una enfermedad que ha generado gran impacto en la sociedad, se sabe que las células alteradas adquieren energía para repartirse y moverse donde las células sanas consiguen energía a partir de las mitocondrías mientras que las afectadas eligen un método mas fácil por medio de la glucosa, esto manifiesta el científico Manel Esteller, director del Programa de Epigenética y Biología del Cáncer del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge (IDIBELL).

Esteller el el catedrático de la universidad de Barcelona y su equipo han investigado porque en la comida rápida existen más células tumorales, explican que a través de estos alimentos se obtienen energía barata y fácil de conseguir además aporta a proliferar, se llegan a dividir las células con más agilidad de lo normal.

De igual manera en el estudio se comprobó que las personas que sufren esta alteración tienen un pronóstico más severo, con menos años de vida.

No todo esta perdido para remediar este problema, debido a que la adicción a la glucosa por las células cancerosas puede ser su modo de terminar con ellas, Esteller indica que si inhibe la captación de energía, los tumores desaparecen, los resultados pre clínicos del proyecto plasman que estas personas con el defecto epigénetico de SVIP son un poco más sensibles al tipo de fármacos.

El GLUT1 es un receptor que busca alimentarse de la glucosa para su rápido crecimiento y desarrollo, por lo que se ha experimentado con un fármaco que impide entrada al receptor  y ajusta los niveles de azúcar, donde se tendría como resultado células sensibles que no se multiplicarían solo desaparecerían.

La investigación utilizó células de cultivo y de ratones, que son utilizados como biomarcador de respuesta para elaborar análisis clínicos, sería mejor que las farmacéuticas que tienen este tipo de fármacos se animen a desarrollar estos estudios para comprobar y mejorar la eficacia.

Referencia:

http://bit.ly/2PbyChB

A %d blogueros les gusta esto: