¿SABES PORQUE ELEGISTE A TU PAREJA?

Una pareja es básicamente una escuela para entender al ser humano. Las 24 horas de convivencia diaria dan para ajustarse en montones de situaciones difíciles y ver cómo respondemos. Son 24 horas para ver cuándo sale el ego a relucir y cuándo hay amor.

Una pareja sana es aquella que consigue un intercambio positivo. Es estar a la par del otro. Ni arriba ni abajo, ni delante ni detrás sino a la par. La desigualdad genera formas de pareja donde hay roles confundidos como padre-hija, madre-hijo (muy Freudiano), roles en que uno indica al otro qué debe o no debe hacer, o incluso parejas en que uno se convierte en el “territorio” del otro.

Eso es la pareja. Dos seres que se unen para transformarse. Si lo hacen con amor y respeto por sus vidas, por sus historias o por las de sus familiares; saldrán enriquecidos. Si sólo se ven a sí mismos en sus dolores, se empobrecerán, lucharán; y en el mejor de los casos se separarán. Pero en el peor, se perpetuará el daño y una vez más la rueda de la locura se transmitirá a los descendientes.

Descodificar una pareja consiste en ver lo que no funciona entre tu pareja y tú para localizar los aprendizajes primarios que se han realizado. Se debe revisar el árbol familiar y  las creencias, valores, mandatos familiares y el sistema de comunicación. Es bucear en las profundidades para encontrar el origen del resultado no deseado.