Listado de la etiqueta: árbol genealógico

Consecuencias y enfermedades por no perdonar

La ofensa (y el dolor que supone) es algo inherente a la vida de cualquier ser humano, y genera reacciones emocionales (rabia, tristeza, humillación, odio…), cognitivas (pensamientos repetitivos, buscar culpables, pensar en cómo debería haberme comportado…) y conductuales (evitar al ofensor o mostrar desapego en su presencia, por ejemplo.). A todos nos hieren en un momento u otro, lo que varía es lo que hacemos con lo que nos han hecho.

Ante un agravio, podemos:

  • Buscar venganza.
  • Buscar justicia.
  • Modificar la narrativa sobre la ofensa (justificándola o excusando al agresor).
  • Resignarnos.
  • Negar la ofensa o su implicación.
  • Etc.
  • … y perdonar.

Efectos en la salud

Existen múltiples estudios que constatan que no perdonar genera un aumento de la actividad fisiológica, lo que aumenta la probabilidad de desarrollar síntomas físicos y psicológicos. El perdón (o su ausencia) podría producir estos efectos:

En salud física

  • Respuesta cardiovascular (cambios en tasa cardíaca y presión arterial).
  • Tensión muscular facial y respuesta electrodermal.
  • Estrés: efectos en el cortisol o colesterol total y reactividad autonómica.
  • Sistema inmune.
  • Puede aumentar la probabilidad de dolor crónico, abuso de sustancias, daño cerebral traumático o cáncer.

En salud mental

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Neurotísmo.
  • Estrés percibido.
  • Baja autoestima.

El perdón es un derecho (no una obligación)

Si la persona perdona, debe ser únicamente porque así lo ha decidido. Forzar a perdonar (cuando aún no se está preparado, cuando no es viable o cuando no se dan las circunstancias) puede generar problemas en la salud, como sentimientos de culpa por no perdonar, sentimientos ambivalentes hacia uno mismo o incluso precipitar situaciones de desprotección ante futuras agresiones (por ejemplo, en casos de violencia de género).

¿Qué dice cada enfermedad sobre nuestras emociones?

¿EN QUE ME AYUDA LA BIODESCODIFICACIÓN?

En este sentido, ayuda a decodificar las emociones y la manera en que éstas se reflejan en el cuerpo, aunque no reemplaza a otro tipo de terapias o tratamientos médicos.

¿QUE DICEN LAS ENFERMEDADES DE NUESTRAS EMOCIONES?

Descubre qué dicen las enfermedades de nuestras emociones, entre las enfermedades mas populares están:

  •  Adicciones: según la biodescodificación, este problema esconde un sentimiento de vacío existencial y la falta de amor.Tiene que ver con sentirse solo y desconectado del mundo.
  •  Afecciones de la piel: se la relaciona con el miedo, la angustia, y los problemas nerviosos.
  •  Acné juvenil: esta afección en la piel se encuentra vinculada con la atracción y el miedo que genera el despertar sexual en jóvenes y adolescentes.
  • Anemia: se manifiesta cuando existe una falta de valoración por la vida y uno mismo.
  •  Alzheimer: está vinculada a la negación de una persona cuando debe enfrentar la vida y, por ende, siente completa desesperanza.
  •  Cáncer: está relacionado a los viejos resentimientos y problemas emocionales que no pudieron sanar.
  • Colesterol: el aumento de esta sustancia en el organismo tiene que ver con no aceptar lo que uno es.
  •  Depresión y ansiedad: estos problemas de salud mental están directamente relacionados a la agresividad contenida y a sentimientos de desesperanza.
Qué es la familia

¿Qué es la familia?

La familia es lo permanente, estaba antes de que llegáramos, le pertenecemos mientras vivamos y seguirá existiendo después de nosotros. Es una generación de vivos, que caminan como mínimo con dos generaciones de muertos a la espalda hasta la línea de meta, donde le toca subirse a la espalda de la siguiente generación de vivos. 

¿Yo soy mi familia?

 Recordemos que desde la perspectiva de la metagenealogía cada uno de nosotros está habitado por las tres generaciones que lo preceden, lo que hace un mínimo de catorce personas. Desde esta perspectiva, consideramos que los secretos guardados en una generación son un manantial insano de traumas y conflictos para los que lleguen detrás. 

¿Hay alguna relación entre la enfermedad y los secretos familiares?

 La relación entre enfermedad y secretos familiares se hace bastante evidente en el estudio de los árboles genealógicos. La familia es como una olla psicológica llena de secretos, tabúes, silencios, vergüenzas. Hay asesinatos, locura, robos, infidelidades, cárcel, incesto, abusos… Así, la enfermedad no es la solución del problema, sino una invitación a enfrentar un conflicto familiar que se ha mantenido secreto. Como escribió Françoise Dolto: “Lo que es callado en la primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo.” ¿Qué cosas, a nivel psicogenealógico, vamos cargando en el cuerpo?

  • En el lado derecho……..está la herencia paterna
  • Lado izquierdo………….herencia materna
  • El vientre…………………la madre
  • Problemas de espalda…………….cargas a los padres
  • Padres divorciados, o separados……..puntas de los pies se separan
  • Miedo a la sexualidad………..pelvis movida hacia atrás
  • No te han amado………….pecho endurecido e insensible

¿Si no uso palabras para expresar mi dolor, lo expresaré con mi cuerpo? 

Anne Ancelin Schützenberger lo ha estudiado a fondo: “Los duelos no hechos, las lágrimas no derramadas, los secretos de familia, las identificaciones inconscientes y lealtades familiares invisibles” pasean sobre los hijos y los descendientes. “Lo que no se expresa con palabras se expresa con dolores”. O por accidentes, como el caso de una biznieta que pierde su virginidad por accidente a los siete años (jugando al salto de pértiga) y estudiando su árbol, descubre que su bisabuela fue fruto de una violación, concebida en la misma fecha que ocurrió el episodio. 

¿Cómo se pueden observar los secretos en el árbol genealógico? 

Cuando el árbol quiere desvelarte un secreto, crea una estructura, algo que se repite, con eso pretende llamar tu atención. Por ejemplo una fecha que se repite, un estilo de elección de la pareja, unos accidentes con ingredientes similares. Estos secretos se guardan por vergüenza, por pudor, por proteger a los niños o autoprotegerse ante la sociedad.

 ¿Dónde se sitúan esos secretos?

 Cada secreto que tenemos está en el estrato que le corresponde (los cuatro egos):

  • Mis ideas locas secretas, podemos identificarlas en el nivel de mis bisabuelos
  • Mis emociones secretas, están en mis abuelos
  • Mis secretos sexuales-creativos, están en mis padres
  • Mis secretos materiales, de territorio, están en mis hermanos

Cuando el secreto lo porta un miembro de la familia, éste lo vive como un cuerpo extraño y molesto, su cuerpo lo vive como un tumor o un bolo alimenticio que tiene que salir a fuera. Nunca debemos contar secretos a los niños, es un Abuso con mayúsculas. 

Sabemos además el poder de la comunicación no verbal, si alguien delante de ti se calla una información importante, se delatará tarde o temprano con algún gesto inconsciente. Freud decía que “Aquel cuyos labios callan, conversa con la punta de los dedos. Se traiciona por todos los poros”. Claudine Vegh decía: “Vale más saber una verdad, aún cuando sea difícil, vergonzosa o trágica, que ocultarla, porque aquello que se calla, es subordinado o adivinado por los otros y ese secreto, se convierte en un traumatismo más grave a largo plazo”. 

Los secretos hay que airearlos si son del presente, de la manera más adecuada y en el momento más propicio, o sanarlos con la psicomagia si son del pasado. Una herramienta útil es dibujar el árbol sanado: se trata de hacer una obra en la que representemos a todos los miembros, con dibujos o fotografías pegadas a modo de collage. A cada uno le pondremos su finalidad cumplida, todo aquello que les damos nos lo damos a nosotros mismos, y ahí aparecerán todos los secretos convertidos en bendiciones. El árbol guarda secretos, al tiempo que puede intentar desvelarlos.

 En todo árbol aparece en un momento determinado un héroe, el que lo sana y se sana, aquel que se atreve a construir el árbol genealógico. No existen los árboles sanos porque vivimos en una sociedad enferma. “La sanación del árbol consiste en quitar la repetición, comprenderla, o repetirla en una forma positiva».