Biodescodificación: Las historias familiares que influyen en el embarazo

Biodescodificación: Las historias familiares que influyen en el embarazo

La historia de nuestros ancestros puede influir en un embarazo. Fechas de nacimiento y fallecimiento, parecidos físicos, profesiones, herencias directas, antepasados claves. Todos estos datos toma esta terapia alternativa, cada vez más presente como recurso para “destrabar” temas puntuales y limitaciones personales

 

Aunque como todo saber no avalado por la ciencia tiene sus detractores, la estadística casera de temas que se van repitiendo en una familia (con particularidades y detalles que van cambiando, por supuesto) es difícil de explicar desde la teoría, pero bastante contundente en lo real.

Los miembros de una familia se influyen recíprocamente en su salud y en su conducta.

Es decir, que todos estamos conectados y vivimos historias paralelas, pero especialmente lo estamos a nuestras familias y a nuestras parejas (familias elegidas).

¿Cómo vivieron nuestras madres, abuelas, bisabuelas sus embarazos y maternidades?

Lo primero que debe hacer quien desea biodescodificar un tema en particular es recabar historias, cuentos, narrativas, fechas. Como un investigador privado, entrevistar, preguntar, revisar documentos, indagar en lo que fue tapado u oculto. ¿Qué puede aparecer, según lo que dice esta perspectiva de trabajo? Antepasadas que han fallecido al dar a luz, bebés que no sobrevivieron o prematuros, abortos, un padre que abandonó a su mujer embarazada y nunca más saben de él, embarazos producto de violaciones, riesgo de vida (por alguna complicación) para las mamás, embarazos no deseados, tristezas o duelos durante la gestación, etc.

A todos se nos puede ocurrir que en alguna de nuestras ramas, materna o paterna, haya historias como éstas, pero, en algunos casos los traumas son más profundos y dejan secuelas en los descendientes. “Estos programas vienen de historias tan fuertes que, muchas veces, la persona se genera síntomas físicos en su sistema reproductor, que le impiden aun más el embarazo.

Enfermedades como trombofilia, endometriosis, fibromas, pólipos, miomas y quistes uterinos, de ovarios, trompas tapadas, varicocele, baja calidad de espermas, son algunos de estos ejemplos. También hay personas que tienen este programa de infertilidad encubierto, y se manifiesta a través de que no consiguen pareja. Sus relaciones son casuales, con nadie llegan a formar una unión estable o una familia, o cuando se plantea la posibilidad de ser padres, algo ocurre, y el vínculo se rompe”.

Cada historia familiar abrirá temas específicos y el terapeuta y consultante podrán revisar juntos esa historia para sacarla a la luz primera- paso importante  y luego reinterpretarla, para soltar las cargas que no son nuestras y seguir la vida, lo más creativa, original y auto-centrada en nuestra misión particular que podamos.

 

FUENTE:
https://bit.ly/3lnAgN2

 

Biodescodificación: Las historias familiares que influyen en el embarazo

PROYECTO SENTIDO – DESCODIFICACIÓN

El niño trae la historia inconsciente del sistema familiar, su corazón esta unido a lo que siente su madre, por tanto todo lo que ocurra en la familia afecta al bebé. Desde el vientre materno se empieza a formar su percepción del mundo

Cuando un niño está en el vientre de su madre, vive los estados emocionales de ella cien por cien. No existe una separación entre el yo de la madre y el yo del niño. La edad cronológica de la formación neurofisiológica del bebé es hasta los tres años aproximadamente hasta entonces el yo del niño es igual al yo de la mamá.

-Nuestros niños no nos ponen nerviosos, ellos son el espejo en el cual debemos ver nuestro neviosismo. Nuestros niños son el reflejo de la familia.
-Nuestros niños no se ponen enfermos, los ponemos enfermos, y muchas veces son reparadores de cargas transgeneracionales.

No se trata de entrar en la culpabilidad, sino de saber y tener conciencia que podemos hacer muchos por nuestros hijos, si queremos que estén sanos, debemos cuidar nuestras emociones y sentimientos. Nuestros hijos son espejos de lo que rodea a la familia. Parece increíble, pero si reflexionamos y tomamos conciencia de que la realidad de todas las cosas es la unidad, comprenderemos que hay una unidad bebé-mamá.

El bebé siente como propio lo que le sucede a mamá: sus alegrías, sus tristezas, sus preocupaciones, y lo mas importante aquello “no dicho”, lo “no expresado”. A esto le llamamos Proyecto Sentido (PS).
Muchas enfermedades, se encuentran programadas en esta etapa de la vida.
A nivel racional es difícil de comprender, pero a nivel inconsciente está claro, el Inconsciente Biológico es inocente, y repite las pautas y programas que se instauran en esta etapa tan crítica y fundamental.

El PS es una oportunidad de sanar unos errores que, de no somatizarse en lo físico, no tendrían fin. Carl G. Jung nos diría que el hijo muestra la sombra de sus padres y de sus ancestros y que lo hace a través de los síntomas físicos.
La sombra se refiere a las partes desconocidas de nuestra psique, pero también a las partes desconocidas del mundo espiritual. Cuando el bebé está enfermo está mostrando una parte de la sombra de la madre, luego a medida que va creciendo, va creando otras relaciones o vínculos con el papá, con el hermano, etc.

 

Cuando se trabaja con el PS, ocurre algo mágico: cuando la madre toma conciencia de todo el problema, el niño presenta una mejoría prácticamente instantánea. Las cosas se resuelven solas, porque nuestro inconsciente lucha por salir y expresarse, y cuando lo hace, desconecta los programas. Nuestro inconsciente quiere emplear toda la energía para vivir, y no para expresar lo “no resuelto” y “lo no dicho”.

El proyecto sentido es múltiple, y en sus facetas se encuentran muchos de los programas que luego revivimos cuando somos adultos, por una fuerza del inconsciente que está relacionada con la fidelidad familiar. Romper ese lazo o bloqueo se hace imprescindible para poder vivir nuestro proyecto de vida libremente y sin condicionamiento.

 

FUENTE:
https://bit.ly/3iOyItk
BIODESCODIFICACIÓN – ÁCIDO URICO

BIODESCODIFICACIÓN – ÁCIDO URICO

 

Realmente las emociones inconscientes que pueden detonar un elevado nivel de ácido úrico, pueden ser, variadas, pero tienen todas ellas un denominador común, y éste es el sentirse todo el tiempo, como si necesitáramos si bien variadas, con un denominador común, y éste es el hecho de sentirse todo el tiempo: desvalorizado

¿Qué es?

El ácido úrico es un compuesto orgánico de carbono, nitrógeno, oxígeno e hidrógeno.
Es un producto de desecho del metabolismo de nitrógeno en el cuerpo humano (el producto de desecho principal es la urea), y se encuentra en la orina en pequeñas cantidades.
En algunos animales, como aves, reptiles y muchos artrópodos, es el principal producto de desecho, y se expulsa con las heces; los animales que excretan mayoritariamente ácido úrico se denominan uricotélicos. El alto contenido de nitrógeno del ácido úrico es la razón por la que el guano es tan valioso como fertilizante en la agricultura.
En la sangre humana, la concentración de ácido úrico en hombres es de 3,6 – 6,8 mg/dl para las mujeres de 2,5-6,8mg/dL, aunque se pueden encontrar niveles más bajos en los vegetarianos.
La gota en el ser humano está asociada con niveles anormales de ácido úrico en el sistema.
La saturación de ácido úrico en la sangre humana puede dar lugar a un tipo de cálculos renales (nefrolitiasis) cuando el ácido cristaliza en el riñón. Un porcentaje considerable de enfermos de gota llegan a tener cálculos renales de tipo úrico.
El aumento de los niveles de ácido úrico en la sangre no solo puede estar relacionado con la gota, sino que puede ser simplemente una hiperuricemia, que presenta algunos de los síntomas anteriores o puede ser asintomática. Sin embargo, cuanto mayor es el aumento de ácido úrico en sangre mayores son las posibilidades de padecer afecciones renales, artríticas, etc.
El ácido úrico se mantiene en la sangre en forma de sal soluble, y es sólo, si su cantidad aumenta, que se produce saturación y se vuelve insoluble pudiendo precipitarse, especialmente a nivel articular. Eso puede producir crisis de gota.

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Tener un nivel alto de ácido úrico, se conoce comúnmente como Hiperuricemia y podríamos definirlo en Biodescodificación como “El dominante dominado”.
Realmente las emociones inconscientes que pueden detonar un elevado nivel de ácido úrico, pueden ser, variadas, pero tienen todas ellas un denominador común, y éste es el sentirse todo el tiempo, como si necesitáramos si bien variadas, con un denominador común, y éste es el hecho de sentirse todo el tiempo: desvalorizado.

Sintomas

Para que yo presente síntomas de Hiperuricemia, necesariamente tuve que haber vivido o estar viviendo, una historia parecida a las que siguen:
  • Siento que no pertenezco aquí, no me siento en casa, no me hallo.
  • Este lugar no es apto para mí, no es lo quisiera para mí, no me siento reconocido, no pertenezco.
  •  Siento que no valgo nada.
  •  Siento que me desmorono, siento que mi vida se desmorona.
  •  Siento que mi negocio se desmorona
  •  Siento que mi relación se desmorona
  •  Me hicieron a un lado, me ignoran, nunca perteneceré o volveré a pertenecer
  •  Mis padres, mi hermano, mis amigos, me echaron.
  • Por más que lo intento, no logro recuperar lo que gasté, no logro ahorrar
  • Me falta liquidez, nunca tengo lo suficiente
  • Me negaron el préstamo
  • Tal vez me liquiden en el trabajo

Si mi ácido úrico aparece como gota en mi dedo gordo:

Historias anteriores pero en relación con mi madre.

Si mi ácido úrico aparece como gota en mi pie:

Historias anteriores pero en relación con actividades deportivas, estudiantiles, profesionales o laborales.

Si mi ácido úrico aparece en el riñón:

Historias anteriores pero sólo en el sentir económico.

¿Cómo libero esa emoción biológica?

Hay muchas personas trabajadoras, responsables, que podríamos pensar que tienen su vida resuelta y de la manera correcta, pero deberemos recordar que nuestros síntomas son única y exclusivamente responsabilidad de nuestro “inconsciente” biológico.
Por lo tanto, es realmente necesario, hacer una introspección profunda y analizar si realmente estamos viviendo lo que nos gusta vivir, si realmente estamos felices con lo que hacemos y obtenemos, si realmente nuestra relación con los demás está en equilibrio y es saludable, porque sólo así, podremos determinar si ese incremento en nuestro ácido úrico es consecuencia de nuestro carácter, miedos y circunstancias, o es nuestro árbol el responsable.

Conclusión

Si luego de un análisis profundo llegamos a la conclusión de que no somos nosotros los causantes de nuestros síntomas, deberemos analizar nuestro Transgeneracional y buscar todas éstas historias en nuestros dobles, para luego, pasar a nuestro Proyecto Sentido y tratar de ubicar en qué momento nuestros padres nos programaron para ser vulnerables a todas éstas circunstancias.
Una vez determinados los responsables de nuestra Hiperuricemia lo mejor es redactar una carta de duelo, en donde en verdad expresemos nuestro dolor, nuestra frustración por estar enfermos, nuestros miedos, nuestra realidad, para con dicha carta, liberar todas esas emociones inconscientes ocultas, que nuestra mente trae arrastrando filogenéticamente.
FUENTE: https:/bit.ly/2OsEd3J
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado tu suscripción.
¡Hoy se parte de nuestra comunidad!
Suscríbete a nuestro newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso

ANSIEDAD: ANTICIPACIÓN DE MIEDOS Y PELIGROS

ANSIEDAD: ANTICIPACIÓN DE MIEDOS Y PELIGROS

 La ansiedad es una situación emocional que irrumpe en nuestras vidas cuando sentimos un peligro (real o imaginario). Es un sentimiento de inquietud profundo que altera la normalidad de nuestras capacidades cognitivas.

 

¿Qué es la Ansiedad?

Se trata de un código de supervivencia porque es una adaptación para que podamos reaccionar ante una situación de emergencia. Sin la ansiedad actuaríamos de manera inconsciente ante peligros que pondrían en riesgo nuestra supervivencia.

Realmente, la ansiedad es una señal de alerta, el aviso de un peligro que acecha. Por tanto, permite a la persona prepararse para enfrentar la situación de amenaza. Esto no tiene nada de extraño; la ansiedad es un estado emocional y constituye una respuesta habitual a diferentes situaciones estresantes. Desde este punto de vista, un determinado grado de ansiedad es positivo porque nos ayuda a gestionar el día a día de nuestra vida cotidiana ante estímulos reales o potenciales.

Cuando percibimos o imaginamos una situación de peligro potencial, el sistema simpático se dispara y toma el control de nuestro cuerpo para enfrentar ese peligro. Esas reacciones pueden ser de lucha, huída o parálisis. Sin embargo, todo cambia cuando esa ansiedad rebasa la capacidad adaptativa de la persona, convirtiéndose en patológica.

En las sociedades modernas, la ansiedad patológica se ha convertido en una enfermedad muy frecuente con repercusiones muy desagradables para quienes la sufren. Los trastornos de ansiedad más comunes son las fobias, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la agorafobia, el trastorno por estrés postraumático, el trastorno de ansiedad generalizada y el miedo escénico que surge normalmente al tener que hablar en público o por el solo hecho de imaginarlo – anticiparlo.

Hablamos de ansiedad patológica cuando el estímulo adaptativo supera la capacidad de respuesta del organismo, dando lugar a una respuesta intensa y desproporcionada que limita y condiciona el funcionamiento cotidiano.

Sintomas Fisicos y Psicológicos

Físicos:

Vegetativos:

  • sudoración
  • sequedad bucal
  • mareos e inestabilidad.

Neuromusculares:

  • temblores
  • tensión muscular
  • cefaleas y parestesias.

Cardiovasculares:

  • palpitaciones
  • taquicardias y dolor precordial.

Respiratorios:

  • disnea.

Digestivos:

  • náuseas
  • vómitos
  • dispepsia
  • diarrea
  • estreñimiento
  • aerofagia
  • meteorismo.

Genitourinarios:

  • micción frecuente
  • problemas de la esfera sexual.

Piscológicos y conductuales:

  • Aprensión y preocupación.
  • Sensación de agobio.
  • Miedo a perder el control y a volverse loco
  • Sensación de muerte inminente.
  • Dificultad de concentración y sensación de pérdida de memoria.
  • Inquietud, irritabilidad y desasosiego.
  • Inhibición o bloqueo psicomotor.
  • Obsesiones o compulsiones.

Las personas que sufren ansiedad patológica sienten angustia y miedo; desean huir a pesar de no poder identificar nítidamente ni el peligro ni los motivos de ese anhelo de huida. La ansiedad patológica no es tanto la manifestación de diversos problemas a los que se enfrenta la persona en su vida cotidiana como la idealización que de esos problemas y situaciones hace la persona. El problema se agrava cuando esta reacción que denominamos ansiedad patológica es muy intensa, como en los ataques de pánico (situaciones en las que la persona no puede controlar su ansiedad) o cuando esa reacción aguda se convierte en hábito, es decir, crónica o muy frecuente.

En el fondo, la ansiedad manifiesta una falta de confianza hacia la vida, falta de confianza que deviene en temor sin un motivo real que sume a la persona en la angustiosa espera de un peligro impreciso e improbable. Esta espera dolorosa bloquea a la persona y la impide vivir, sentir y disfrutar el momento presente, obsesionándose con lo que pueda ocurrir, imaginando toda clase de potenciales peligros y reveses, observando cualquier circunstancia o señal que pueda confirmar sus sospechas.

La imaginación entraña peligros. Bien manejada, nos permite generar situaciones y escenarios para afrontar conflictos; pero en una persona con ansiedad la imaginación suele llevarle a los peores finales posibles. La ansiedad esconde, por tanto, una profunda desvalorización e impotencia que nos lleva a creer que no somos capaces de afrontar y gestionar con éxito las situaciones.

Resulta crucial tomar conciencia de que cuando hay ansiedad realmente es la imaginación la que toma el control, impidiéndonos disfrutar del presente, dando paso a miedos y peligros posibles, pero improbables. Hay que aprender a confiar más en nosotros mismos, en nuestras capacidades, en nuestras cualidades, en nuestra intuición, sin sentir la presión de tener que demostrar y demostrarnos nada. El intento de control sólo produce más descontrol. Si tratamos de controlar los miedos y temores que provoca la ansiedad sólo lograremos reforzarlos, alimentarlos; provocando, a su vez, miedos y temores más profundos.

Descodificación Biológica

La Descodificación Biológica de la ansiedad nos lleva necesariamente a profundizar en las situaciones y circunstancias de las que surge. Habitualmente, los conflictos emocionales inconscientes que dan lugar a la ansiedad tienen un origen transgeneracional o en la etapa del Proyecto Sentido. Receptores de programas inconscientes legados por nuestros antepasados o por nuestros padres, nacemos predispuestos o diseñados para repetir lo que ellos sufrieron, sus miedos, sus temores. La exposición, incluso décadas después, a circunstancias emocionales similares a las que ellos afrontaron hará que probablemente somaticemos dichos conflictos. Por eso, es determinante tomar conciencia del origen real del programa inconsciente que desata la ansiedad, pues ésta es en realidad el aviso de que albergamos en nuestro inconsciente un conflicto emocional activo y latente.

La ansiedad manifiesta la existencia de una emoción profunda -normalmente heredada- que debemos localizar para llevarla a la conciencia -hacerla consciente- y aprender a manejarla. Averiguar y comprender las circunstancias en las que se programó el conflicto y las que lo activan en nosotros resulta esencial para neutralizar la ansiedad y evitar que se convierta en algo más grave. Sólo reviviendo en detalle las circunstancias en las que nació el conflicto que se esconde tras la ansiedad y la situación y el sentido por el que éste se manifiesta en nosotros será factible descodificarlo de manera efectiva, encontrar el «para qué», tomar conciencia y desaprender; es decir, cambiar las creencias asociadas a esos miedos y temores para liberarnos y desactivar el conflicto tanto en nosotros mismos como en nuestros descendientes.

FUENTE: https://bit.ly/2VfDXsN

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado tu suscripción.
¡Hoy se parte de nuestra comunidad!
Suscríbete a nuestro newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso

6 HÁBITOS COTIDIANOS PARA LOGRAR ROMPER CON LA ANSIEDAD

6 HÁBITOS COTIDIANOS PARA LOGRAR ROMPER CON LA ANSIEDAD

Hay que empezar por comprender que la ansiedad es inherente a la condición humana, es decir, algo que todos sentimos, pero mantenerla a raya depende en gran medida de nosotros mismos.

Lo más importante es que tengas claro de dónde proviene tu ansiedad. Mírala en retrospectiva y también en abstracto (como si fuese un mapa de tu mundo interno), y reflexiona. ¿Qué desata tu ansiedad? ¿Después de qué momentos en tu rutina te invade la ansiedad?

Puede ser que la fuente primigenia de tu ansiedad sea el estrés en tu trabajo o en la escuela, o quizá todo se deba al poco descanso. Revisa en cuáles de estos espacios es donde reside la mayor cantidad de estrés e intenta contrarrestarlo con estos hábitos.

Ten rigor en tus horarios (pero no exageres)

Muchas veces, la desorganización de nuestro horario es lo que desata el estrés. Un poco de disciplina te ayudará a poner orden, lo que hará más fácil que descanses correctamente y te alimentes bien, dos básicos para evitar la ansiedad. Por supuesto, tampoco debes exagerar, pues poner demasiada importancia en esto desatará la ansiedad en los momentos eventuales donde no puedas controlar tu horario.

Extra Hack:

  • Todo debe girar en torno a la estabilidad de tus horarios de comida y sueño.
  • Realiza planes para antes y después de estos vitales momentos del día y la noche.
  • Divide tus quehaceres entre lo que es prioritario y lo que puede esperar.
  • No dejes de tener al día momentos de goce (que formen parte de tu agenda, para darles su justo lugar).

Toma ligeras dosis de sol

El sol estimula el cerebro y a sus receptores, propiciando un estado de alerta. Unas pocas dosis de sol al día te proveerán de energía y concentración, además de incrementar los niveles de serotonina en tu cuerpo, como asegura el doctor Michael Roizen de la Clínica Cleveland. Lo mejor es que esto también ayudará a mejorar tu sueño.

Extra Hack:

No te conformes con el sol de la ciudad. Si puedes, escápate a un entorno natural, aunque sea cercano (como un parque o vivero). O mejor aún: vete al bosque y date un baño completo de naturaleza, al estilo japonés.

Mira durante 10 minutos algo que te relaje

Si estás en pleno ataque de ansiedad, puedes mirar algo que te relaje. Por ejemplo, vídeos de entornos naturales, o fotografías de animales o árboles. Aunque quizá lo más relajante que puedes contemplar son fotografías de momentos significativos, pues te ayudarán a pensar en seres queridos, distraerte y alejar las perturbaciones internas.

Extra Hack:

Haz álbumes especiales para estos momentos de lo que más te guste. No olvides el álbum familiar (incluyendo mascotas): es el más relajante.

Masajea la mente con ecosistemas sonoros

El sonido puede perturbar terriblemente nuestra tranquilidad, pero si lo sabemos usar también puede ayudarnos a combatir la ansiedad. Existen, por ejemplo, herramientas digitales para diseñar ecosistemas sonoros, las cuales son una novedosa forma de masajear la mente y liberarla de la ansiedad.

Extra Hack:

Puedes escuchar también a la naturaleza en algunos mapas interactivos de sonidos naturales. Podrás relajarte mientras indagas los secretos sonoros del planeta.

Aprende a relacionarte con lo que te estresa


Existen cosas que ni siquiera sabemos que nos pueden estresar. Por ejemplo, mirar noticias o contestar un mensaje de Facebook. No son cosas que tengas que dejar de hacer, pero hazlas con moderación si encuentras que te generan ansiedad.

Extra Hack:

Nunca cheques tu celular o las noticias antes de dormir, y procura siempre ver o hacer otra cosa que te relaje, en caso de haberte expuesto por necesidad a algo estresante.

Sondea tus aguas más profundas meditando

Meditar implica aprender a respirar y, sin duda, oxigenar el cerebro es lo mejor que puedes hacer cuando éste se ve oprimido por la ansiedad. Pero además, esta práctica tiene muchos otros beneficios que actúan directamente contra los pensamientos negativos y te permiten sondear tus aguas más profundas. También puedes probar con posiciones de yoga que te harán sentir fuera de este mundo.

Extra Hack:

Ponte metas razonables si vas a empezar con esta práctica. Hazla parte de tu rutina con diligencia, pero siempre atento a tus posibilidades. Y aprende a realizarla paso a paso, sin importar que no salga todo bien a la primera.

FUENTE: https://bit.ly/2RYRGm5
No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado tu suscripción.
¡Hoy se parte de nuestra comunidad!
Suscríbete a nuestro newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso

× ¿Cómo puedo ayudarte?