BIODESCODIFICACIÓN – DIABETES

BIODESCODIFICACIÓN – DIABETES

Si yo presento Diabetes, necesariamente he vivido o estoy viviendo, un conflicto emocional en el que yo siento que no he recibido, no recibo, o dejé de recibir, la dulzura y el cariño que me merezco.

 

 

Se conoce como Diabetes a la enfermedad en la que los niveles de glucosa (azúcar) de la sangre están muy altos.

 

 

La glucosa proviene de los alimentos que consume. La insulina es una hormona que ayuda a que la glucosa entre a las células para suministrarles energía.

 

 

-Se caracteriza por una eliminación excesiva de azúcar en la orina.

 

 

-Se distinguen varios tipos de Diabetes:

 

 

La diabetes insípida:

 

 

Trastorno de la función renal caracterizado por una emisión masiva de orina.

 

 

La diabetes insípida, únicamente se presenta en personas que sienten una necesidad imperiosa de sobrevivir porque viven sintiéndose “amenazados” por algún miembro de la familia. No hay dulzura alguna. Todo son órdenes y “debe ser”. Existe una persona “castrante” en la familia. Una autoridad castrante, si es en el trabajo.

 

 

– ¿Dónde estás?

 

 

– ¿A qué hora vienes?

 

 

– ¿Ya terminaste?

 

 

– Dame de comer

 

 

– ¿A dónde vas?

 

 

– Necesito que compres mis medicinas

 

 

– Resuelve esto o aquello

 

 

– Si te vas te mato

 

 

– Si me mientes te mato

 

 

– Eres un inútil, muérete

 

 

La diabetes dulce:

 

 

Presencia excesiva de azúcares en la orina provocada por una hiperglucemia (alta cantidad de azúcar en sangre).

 

 

 

 

La diabetes renal:

 

 

Presencia de azúcares en la orina sin hiperglucemia.

 

 

 

 

La diabetes gestacional:

 

 

Tipo de diabetes dulce durante el embarazo:

 

 

– «Resisto al peligro de muerte de mi bebé porque ya perdí uno”
– «Resisto al peligro de muerte de mi bebé porque me costó mucho embarazarme”
– «Resisto al peligro de muerte de mi bebé porque ya estoy grande”
– «Resisto al miedo de que mi bebé nazca enfermo, porque en la familia hay niños enfermos”

 

 

En la diabetes gestacional, siempre existirá un conflicto emocional en el que me resisto a una situación negativa con mi bebé, sumado a una repulsión a que exista algo negativo.

 

 

Si la madre, luego del nacimiento del bebé, vive agresiones repugnantes por parte de la pareja o de su padre, en las cuales ella vive una necesidad de “ser protegida y querida”, la diabetes permanecerá hasta que la madre, libere esas emociones o se separe de aquellas situaciones que la alteren.

¿Cómo funciona la Diabetes?

 

 

En fase activa de conflicto esto es, cuando la persona está viviendo en su presente el conflicto emocional, hay una funcionalidad deficiente de las células beta de los islotes de Langherans, con caída de la secreción de insulina en la sangre (proporcional al peso del conflicto).
Si el conflicto emocional se mantiene activo en equilibrio por largo tiempo (semanas, meses o años), se evoluciona hacia la diabetes dulce con los síntomas siguientes:

 

 

– bulimia.

 

 

– adelgazamiento.

 

 

– orina abundante (poliuria).

 

 

– polidipsia (beber mucha agua).

 

 

 

 

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

 

 

Si yo presento Diabetes, necesariamente he vivido o estoy viviendo, un conflicto emocional en el que yo siento que no he recibido, no recibo, o dejé de recibir, la dulzura y el cariño que me merezco.
Puede ser que mi hogar se haya roto con un divorcio, con el divorcio de mis padres, con la muerte de alguien, puede ser que me hayan abandonado o engañado, puede ser que he quedado huérfano o veo a mis padres pelear todo el tiempo y gritarse, puede ser que crecí solo, puede ser que me quedé sin familia, puede ser que me criaron otros que no fueron mis padres, puede ser una infidelidad, puede ser violencia, puede ser golpes, y, sea como sea.

 

 

– “Mi familia no me quiere”

 

 

– “Mi infancia fue muy triste”

 

 

– “Sufrí mucho de niño (a)”

 

 

– “Me tratan muy mal en el trabajo, me humillan”

 

 

– “Mis padres no me abrazan”

 

 

– “Mi pareja no me ama”

 

 

Es una situación a la yo me resisto, no lo acepto, no lo quiero, no me gusta, lo sufro.

 

 

Y, finalmente, no “recibo la dulzura que me merezco”.

Conflicto Emocional de resistencia y de repugnancia o repulsión:

 

 

– Cuando la resistencia es extrema en un clima de repugnancia, la respuesta apunta a la insulina: hiperglucemia.

 

 

– Cuando la repugnancia es extrema en un clima de resistencia, la respuesta apunta al glucagón: hipoglucemia.

 

 

Y el mayor problema en los casos de diabetes, es que la persona no deja de resistirse. Se resiste a aceptar su dolor, se resiste a mostrarse débil, se resiste a recibir cariño y amor, se resiste a aceptar que necesita amor y dulzura, se hace el fuerte.

 

 

La diabetes, puede presentarse también, ante un conflicto emocional en el que la persona, afronta un peligro que viene hacia él, en posición de resistencia, defendiéndose, pero de manera ineficaz. Puede ser un peligro a futuro o un futuro inmediato.

 

 

– “Me va a pedir el divorcio”

 

 

– “Me va a abandonar”

 

 

– “Se va a morir”

 

 

– “Me va a robar”

 

 

– “Me va a violar”

 

 

– “Me va a engañar”

 

 

– “Va a temblar, se caerá mi casa”

 

 

– “Vamos a chocar”

 

 

Existe cierta noción de impotencia muscular o psíquica.
Es una sensación de sentirse en enfrentamiento constante en contra de algo o alguien a quien la persona considera “superior”. Existe la idea de que esa persona es torturada por otra persona o situación. Conflicto activo de resistencia a la autoridad abusiva que hace cosas repugnantes: diabetes insulino dependiente. La insulina representa la autoridad.

 

 

-Es injusto, “lo que me hacen es asqueroso”

 

 

-El diabético sólo busca dulzura en todo

 

 

-Diabetes doble = Bestial (repugnante) y tierno (dulce) al mismo tiempo.

 

 

– “Tratan de separarme de mi familia”

 

 

FUENTE:

 

 

https://bit.ly/36k9bFf

 

No hemos podido validar su suscripción.
Se ha realizado tu suscripción.
¡Hoy se parte de nuestra comunidad!
Suscríbete a nuestro newsletter para recibir nuestras novedades.

Usamos Sendinblue como plataforma de marketing. Al hacer clic a continuación para enviar este formulario, consiente que la información proporcionada sea transferida a Sendinblue para su procesamiento de acuerdo con sus términos de uso

INTELIGENCIA EMOCIONAL; EL PAPEL DE LAS EMOCIONES EN NUESTRAS VIDAS

INTELIGENCIA EMOCIONAL; EL PAPEL DE LAS EMOCIONES EN NUESTRAS VIDAS

La Inteligencia Emocional (IE) es una parte de nuestra capacidad cognitiva que básicamente, facilita el comportamiento interpersonal.

 

Definimos la IE como la capacidad de:

  • Reconocer, entender y manejar nuestras propias emociones
  • Reconocer, entender e influir en las emociones de los demás

En términos prácticos, esto significa ser consciente de las emociones que se hallan tras nuestro comportamiento, así como en impacto que ejercen en las demás personas (positiva y negativamente), además de aprender cómo manejar esas emociones, tanto nuestras como los otros, especialmente cuando estamos bajo presión.

La capacidad de expresar y controlar nuestras emociones es esencial, pero también lo es nuestra capacidad para comprender, interpretar y responder a las emociones de los demás. Imaginemos un mundo en el que no se pudiera entender cuando un amigo se siente triste o cuando un compañero de trabajo está enojado. Los psicólogos se refieren a esta capacidad como la Inteligencia Emocional, y algunos expertos sugieren incluso que puede ser más importante que el coeficiente intelectual.

 

Origen de la Inteligencia Emocional

Peter Salovey y John D. Mayer fueron los principales investigadores de la Inteligencia Emocional en 1990. En su influyente artículo «Inteligencia Emocional», que definen la Inteligencia Emocional como «el subconjunto de la inteligencia social que implica la capacidad de monitorizar los sentimientos y emociones propios y de los demás, de discriminar entre ellos y utilizar esta información para guiar el pensamiento de uno y acciones» (1990).

 

Los cuatro factores de Inteligencia Emocional

Salovey y Mayer propusieron un modelo que identifica cuatro factores diferentes de la Inteligencia Emocional y que son: la percepción emocional, la capacidad de razonar usando las emociones, la capacidad de comprender las emociones y la capacidad de manejar las emociones.

1. Percibir las emociones

El primer paso en la comprensión de las emociones es percibirlas con precisión. En muchos casos, esto podría implicar la comprensión de las señales no verbales como el lenguaje corporal y las expresiones faciales.

2. Razonar con las emociones

El siguiente paso consiste en utilizar las emociones para promover el pensamiento y la actividad cognitiva. Las emociones ayudan a priorizar aquello a lo que es prioritario prestar atención y por tanto reaccionar, respondiendo de este modo emocionalmente a las cosas que captan nuestra atención.

3. Comprensión de las emociones

Las emociones que percibimos pueden tener a una gran variedad de significados. Si alguien está expresando emociones de ira, el observador debe interpretar la causa de su ira y lo que podría significar. Por ejemplo, si nuestro jefe está actuando de manera airada, podría significar que está insatisfecho con nuestro trabajo, o tal vez que tiene un exceso de carga laboral o que ha estado discutiendo con su esposa por la mañana.

4. Gestión de las emociones

La capacidad de gestionar con eficacia las emociones es una parte crucial de la Inteligencia Emocional. La regulación de las emociones, responder de manera apropiada, y saber cómo y cuándo responder a las emociones de los demás, son todos aspectos importantes de la gestión emocional.

 

Los Cinco Componentes de la Inteligencia Emocional

 

1. Conciencia de uno mismo o autoconciencia emocional

Esta es la forma en que nos damos cuenta de nuestras emociones y somos capaces de evaluarlas. La mayoría de nosotros estamos tan ocupados con la rutina diaria, que rara vez nos paramos a pensar en cómo estamos respondiendo a las situaciones y cómo nos encontramos. La otra forma de conciencia de uno mismo es el reconocer las emociones de los demás hacia nosotros. Esto a menudo es difícil debido a que tendemos a ver lo que queremos ver y solemos evitar pedir a los demás opiniones si creemos que van a resultar incómodas para nosotros.

 

2. Autorregulación o autocontrol emocional

La autogestión es la capacidad de controlar nuestras emociones. Este componente también incluye transparencia emocional, capacidad de adaptación, logro y optimismo.

Las personas con un buen nivel de autorregulación tienden a ser flexibles y adaptarse bien a los cambios. También son buenas en la gestión de conflictos y la difusión de situaciones tensas o difíciles. Goleman también sugiere que las personas con fuertes habilidades de autorregulación siguen su camino sin desviarse de él. Son capaces de influir positivamente en los demás y asumir la responsabilidad de sus propias acciones.

3. Habilidades sociales o relaciones interpersonales

Se trata de ser capaz de interactuar correctamente con quienes nos rodean, independientemente del lugar y la situación. La verdadera comprensión emocional implica algo más que la comprensión de nuestras propias emociones y los sentimientos de los demás, también tiene que ver con ser capaz de poner en práctica esta información en nuestras interacciones y comunicaciones diarias.

Algunas habilidades sociales importantes incluyen la escucha activa, habilidades de comunicación verbal, habilidades de comunicación no verbal, liderazgo y capacidad de persuasión.

4. Empatía o reconocimiento de las emociones de los demás

La empatía es la capacidad de entender los sentimientos de otros, es absolutamente fundamental para la Inteligencia Emocional. Pero esto implica algo más que ser capaz de reconocer los estados emocionales de los demás, también implica dar respuesta a las personas basándonos en esta información. Si percibimos empáticamente que alguien se siente triste o desesperanzado, seremos más capaces de influir en la forma de responder a sus emociones. Podremos mostrar nuestra preocupación y haremos un esfuerzo para mantener ayudarle a sentirse mejor en estos momentos.

Ser empático también permite a la gente entender la dinámica de poder que a menudo influyen en las relaciones sociales, especialmente en los lugares de trabajo.

5. Automotivación

La motivación intrínseca también juega un papel clave en la Inteligencia Emocional. Las personas que son emocionalmente inteligentes suelen estar motivadas por cosas más allá de las meras recompensas externas, como la fama, el dinero o el reconocimiento social. Pueden sentir una genuina pasión que les lleva a cumplir con sus propias necesidades y objetivos internos. Buscan cosas que les conducen a recompensas internas y se involucran en experiencias que les lleven a sentirse bien consigo mismas.

 

https://bit.ly/2VJaN5G

LAS HERIDAS DEL PADRE AUSENTE

Muchas mujeres comparten algunas de estas inquietudes como: «Me faltó mi padre en mi vida. Estaba ausente. No supe acercarme a él. No pudimos comunicarnos. La relación fue desastrosa o la versión fue tan increíble que lo busco en mis parejas.» Todas necesitan de un padre y la ausencia de éste las dejan heridas que suelen generar una postura bastante ambivalente en su vida profesional y personal.

(más…)