CAMBIAR TU MENTALIDAD PARA LIBERAR TUS LIMITACIONES

CAMBIAR TU MENTALIDAD PARA LIBERAR TUS LIMITACIONES

En ocasiones el principal obstáculo para lograr los objetivos personales y profesionales, son las mismas limitaciones que cada persona conserva en su mente, lo que hace necesario, la determinación y el deseo de superarse

 

Para poner en marcha los objetivos a corto y largo plazo y cumplir los sueños propuestos en un principio, es fundamental dejar de sentirse preso de lo que no ha cumplido hasta el momento, de las deudas por cancelar, de la rutina y de las responsabilidades.

Esto le ayudará a dejar el pesimismo y negativismo de lado, pues quiéralo o no, usted está en un mundo que cada vez es más competitivo, donde la base para sobrevivir es la propio deseo de superarse.

¿Dónde nacen las limitaciones?

Las limitaciones están en la mente de cada persona, éstas aumentan a medida que juzga su actuar negativamente, maximiza sus más pequeños defectos y errores, y disminuye su capacidad de enfocarse y sentirse libre.

La mejor manera de enfrentarlas es adquiriendo nuevos hábitos y haciéndose amigo de las buenas prácticas, incorporando así, elementos que le permitan romper con esas cadenas.

 

Tres pasos para liberarse de las limitaciones y llegar al éxito:

 

  1. Sea agradecido.

Enfóquese y resalte lo bueno que tiene. Agradezca que se encuentra bien de salud, que es autosuficiente, que cuenta con un empleo y un hogar. Siempre que pueda repita mentalmente la palabra “gracias”, esto lo revitalizará y animará a seguir enfrentando su realidad.

Recuerde lo valioso que es para sí mismo y para la sociedad. Usted tiene virtudes únicas que de ser exploradas son de gran contribución para las personas de su entorno.

  1. Céntrese en sus metas.

Enfoque su atención en los aspectos positivos de su vida, y permita que su mente lo dirija única y exclusivamente a sus objetivos. Deje de lado los resentimientos que lo llevan al pasado y lo único que hacen es generar juicios negativos hacia usted mismo.

  1. Confíe en sus habilidades y capacidades.

Las dificultades no son para siempre y el único que puede cambiar la realidad es usted mismo. Por eso, confíe en sus convicciones e ideales y busque el mejor camino para llevarlos a cabo.

Luchar contra las limitaciones es una tarea diaria. Por ello, disfrute de este proceso dentro de un entorno dinámico, ya que la vida es corta y hay que aprovecharla al máximo.

Limites Personales que nos impiden crecer

 

  •       No pierdas el norte

Tu vida tiene que tener fronteras que la delimiten; de lo contrario, podrías tener serios problemas en lo que se refiere a las relaciones personales. Si eres consciente de tus sentimientos, pensamientos, emociones y de quién eres realmente, te comportarás como un individuo con identidad sin que corras el riesgo de verte influenciado por tu entorno.

  • En el amor vale todo

Creer que por amar a alguien o porque te amen no existe una señal de stop puede ser altamente perjudicial; todos sabemos que hay cosas que no deseamos hacer, por nada ni por nadie. Sin embargo, cuando nos vemos en la situación de hacerlo y no somos capaces de decir NO, las consecuencias se dejaran ver tarde o temprano, quizá en forma de reproche, resentimiento, ira y otras formas que no serán nada buenas para la relación.

  •       Tienes permiso para ser egoísta

Sin duda, cuando hablamos de aptitud y actitud el egoísmo ocupa un lugar protagonista y es que tiene la virtud de hacernos sentir culpables. Pero, déjame decirte que esto también es una creencia aprendida. No tiene nada de malo ponerte en primer lugar siempre y saber decir que NO, cuando así lo sientes.

De lo contrario, puedes encontrarte con tu barco hundiéndose y por dejarte en segundo o último lugar hundirte con él sin ser capaz de ayudar a nadie más, ni tan siquiera a ti mismo.

  •       Para poner límites hay que tener carácter

Esto no es verdad; creo que para establecerlos solo tienes que tener en claro qué es lo que quieres para tu vida y lo que no, y hasta dónde estás dispuesto a tolerar sin verte comprometido o maltratado. Para poner límites no tienes necesidad de ser agresivo, autoritario ni arrogante.

  •      Si no estableces limites podrías agotarte

Es una cuestión  de pura aptitud pero también de actitud contigo mismo. Imagina que dices que Sí absolutamente a todo ¡no tendrías tiempo para nada! Además seguramente estarías lleno de problemas y promesas incumplidas, ya que nadie puede estar a disposición de otros el 100% de su tiempo.

Además de que sería una pérdida de energía increíble, también te sentirías en cierta forma vacío debido a  que al no saber decir que NO, seguramente te verías envuelto en muchas cosas que en realidad no deseas hacer.

  •     Si no sabes puedes aprender

Te sorprendería saber que hay una gran cantidad de gente que no sabe poner límites y cuando intenta hacerlo se siente muy mal, pero paradójicamente cuando no lo hacen se sienten peor con ellos mismos. Vuelvo a decirte que también en éste caso tienes que saber que tu nivel de aptitud y actitud deben combinarse entre sí para poder hacerlo.

 

 

No hay personas perezosas, sino personas con objetivos impotentes: esto es, objetivos que no les proporcionan inspiración. 

ANTHONY ROBBINS

 

FUENTES:
https://bit.ly/3ervHxc
https://bit.ly/3dr8RV3
CAMBIAR TU MENTALIDAD PARA LIBERAR TUS LIMITACIONES

EL MIEDO Y LA RESISTENCIA AL CAMBIO

No hay nada peor que el miedo al cambio para que las oportunidades de crecimiento y aprendizaje pasen de largo. El cambio es parte fundamental de nuestras vidas y renunciar a él es renunciar a las oportunidades de desarrollo que se generan a través del mismo.

A todos, en general, nos gusta tener nuestra vida bajo control y sin excesivos sobresaltos. Los entornos y situaciones nuevas nos obligan a utilizar estrategias y modelos desconocidos y poco transitados dando paso a nuestros miedos e inseguridades. Son entornos en los que estamos obligados a adquirir nuevos aprendizajes y romper con hábitos muy arraigados y difíciles de transformar.

Todos sabemos que el cambio genera ansiedad y preocupación ya que nos saca de la más que conocida zona de confort y eso es algo que nos provoca malestar aunque sean cambios en positivo.

Salir de nuestra zona de confort y adentrarnos en la zona de aprendizaje requiere de tiempo, esfuerzo y coraje y no todos estamos dispuesto a ello. Pero es la única forma de avanzar en términos de crecimiento personal y mejora continua.

 

¿Porque rechazamos en cambio?

El cambio aunque sea en positivo genera malestar y ansiedad pero la principal causa del rechazo al cambio es el miedo. Lo normal es ver cualquier cambio como una amenaza a nuestro estado actual.

Transitar por la zona de confort nos da mayor seguridad porque estamos habituados a los entornos que se generan allí. Sabemos de ellos, los reconocemos y por lo tanto tenemos un patrón de comportamiento ya establecido que no nos obliga a replantearnos nuestros hábitos. Actuamos de manera mecánica y automatizada sin darnos cuenta que estos comportamientos nos ponen frenos a nuestra potencialidad. Sin cambio no hay crecimiento y sin crecimiento no hay mejora ni desarrollo.

Hay multitud de razones por las que rechazamos el cambio (cada uno tendrá las suyas) pero se observan unos patrones genéricos que nos afectan prácticamente a todos:

  • No reconocer el miedo al cambio:

Es el primer paso. Solemos decir que no cambiamos porque no queremos – “yo soy así” – pero es engañarnos a nosotros mismos. No reconocemos que queremos cambiar porque nos da miedo no saber el tipo de consecuencias que obtendremos de dicho cambio.

  • Miedo a perder lo que dejamos atrás:

Creemos que dar un paso adelante y cambiar es perder lo que tenemos y controlamos. Eso nunca lo perderemos. A medida que avanzamos lo que dejamos atrás se convierte en la mochila de experiencias y conocimientos que nos ayuda mientras vamos cambiando y evolucionando.

  • Miedo al error y al fracaso:

Todos tenemos miedo al error. La sociedad castiga duramente el error al igual que el fracaso en lugar de integrarlo como un paso necesario en nuestro desarrollo personal. El problema del error y del fracaso es no aprender de él y quedarnos estancados. Parafraseando a Beckett “fracasa, fracasa otra vez, fracasa mejor” y rápido diría yo.

  • Sentimiento de culpa y rechazo:

Creemos que cambiar nuestras conductas y hábitos puede afectar a los que nos rodean de una manera desconocida para ellos y nosotros mismos, provocando rechazo a esa nueva situación creada. Que te digan “ya no eres el mismo” es un arma perfecta para despertar la culpa.

  • Baja autoestima:

Tener una baja percepción de nuestra capacidad y valía hace que el rechazo al cambio sea más evidente en personas con un perfil bajo. Una baja auto-estima afectará a la manera de interactuar con el entorno y de relacionarse con los demás. La falta de confianza y el poco respeto por las capacidades propias hace que cambiar sea visto como algo inalcanzable – «mejor me quedo como estoy»

¿Como podemos asumir el cambio en una oportunidad?

Es importante que el cambio salga de nosotros mismos, que haya deseo de cambiar y que sea genuino.Pararnos a sentir lo que estamos sintiendo y darnos cuenta sería el primer paso. Asumir riesgos y renunciar conscientemente a estos beneficios que nos enganchan a comportamientos indeseados, son claves importantes para lanzarnos al cambio deseado. “Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia.” Honoré de BalzacEl cambio se produce cuando uno se convierte en lo que es, no cuando trata de convertirse en lo que no es. El cambio lo realizamos cada uno de nosotros, si viene impuesto o forzado por otra persona (familiares, amigos, terapeutas…) no será un cambio auténtico, sino más bien algo impuesto por otra persona.  El cambio tiene lugar cuando invertimos tiempo y esfuerzo en ser lo que somos, entregándonos a nuestra situación actual. 

 

El cambio lo podemos potencializar de varias maneras: 

  • El poder del cambio está en uno mismo:

Nadie puede cambiar si realmente no quiere. El primer paso del cambio es ser consciente de querer cambiar. Cuando los cambios son impuestos es muy difícil hacerlos nuestros e interiorizarlos de manera firme.

  • Aceptar el cambio como un proceso natural:

El cambio es parte del proceso vital. Eso es innegable. Rechazar el cambio es como quejarnos de que el agua moja. No tiene sentido. Todo cambia constantemente. La evolución es cambio y transformación. La muerte metafórica es quietud y rechazo.

  • Evitar la connotación negativa del cambio:

Intentemos ver e interpretar el cambio como algo positivo. Nuestro cerebro está programado para negarse al cambio ya que le obliga a crear nuevos modelos y hábitos y eso supone un esfuerzo que no está dispuesto a hacer de manera inconsciente. Tenemos que obligarnos a generar nuevas conexiones a través de experiencias y situaciones novedosas.

  • Identificar y gestionar las emociones:

Muy importante ser consciente de las emociones que despiertan en nosotros los cambios. El gestionar correctamente las emociones como la ira y el miedo hará que nuestra capacidad de aprendizaje sea mayor y más rápida.

  • Resiliencia y flexibilidad:

La capacidad de superar situaciones adversas y ser flexibles para entender las consecuencias de nuestros actos es básica para una gestión y adaptación al cambio adecuada.

 

FUENTES:
https://bit.ly/3cPVyOv
https://bit.ly/2TodCro

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?