BIODESCODIFICACIÓN – INSOMNIO

BIODESCODIFICACIÓN – INSOMNIO

Si yo presento insomnio, significa que soy una persona miedosa, desconfiada, exageradamente apegada y por lo tanto «inconsciente»

 

El insomnio se define como dificultad para iniciar o mantener el sueño y puede manifestarse como dificultad para conciliar el sueño (insomnio inicial), despertarse frecuente durante la noche o despertarse muy temprano por la mañana, antes de lo planeado (insomnio terminal).

 

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

Si yo presento insomnio, significa que soy una persona miedosa, desconfiada, exageradamente apegada y por lo tanto «inconsciente». En el momento en que finalizo mi día y no soy capaz de permitirme descansar, en eso momento he perdido el control sobre mí y eso habla de una falta total de confianza tanto en mi persona, como en mis comportamientos y reacciones y en la vida misma. Tengo un carácter difícil, sólo yo me entiendo, sólo yo me aguanto, nadie me comprende, nunca estoy feliz o satisfecho con lo que hago o digo durante el día, pero tampoco soy feliz con lo que he vivido durante dicho día. No estoy en paz, no vivo en paz, nada me llena. Y hasta que yo no cambie, nada cambiará.

¿Cuál es la emoción biológica oculta?:

-Miedo

-Culpa

-Rencor

-Resentimiento

-Resistencia al fluir de la vida

Pensamientos negativos

-Preocupaciones sin sentido

-Falta de aceptación por lo que sucede alrededor

En el caso de insomnio que comienza a muy corta edad o sin razón comprobable, hay que revisar el árbol genealógico, porque puede existir una orden de «velar al muerto», real o simbólico. Velar a un muerto puede ser efectivamente porque hubo un muerto o bien porque me paso la noche revisando todo lo que pasó durante el día sin llegar a nada.

Resentir: «El muerto no ha podido ser velado».

Y el muerto puede ser el pleito de hoy en la oficina, la discusión con mi pareja, los problemas de mi hija, etc.

 

Todo síntoma tiene que ver con cada persona en particular, con su historia, sus vivencias y las de su clan, encontrarle un sentido a lo que el síntoma está queriendo decirnos es necesario para poder trascender el problema.

FUENTES:
https://bit.ly/2SyBLun

 

 

BIODESCODIFICACIÓN – INSOMNIO

EL MIEDO Y LA RESISTENCIA AL CAMBIO

No hay nada peor que el miedo al cambio para que las oportunidades de crecimiento y aprendizaje pasen de largo. El cambio es parte fundamental de nuestras vidas y renunciar a él es renunciar a las oportunidades de desarrollo que se generan a través del mismo.

A todos, en general, nos gusta tener nuestra vida bajo control y sin excesivos sobresaltos. Los entornos y situaciones nuevas nos obligan a utilizar estrategias y modelos desconocidos y poco transitados dando paso a nuestros miedos e inseguridades. Son entornos en los que estamos obligados a adquirir nuevos aprendizajes y romper con hábitos muy arraigados y difíciles de transformar.

Todos sabemos que el cambio genera ansiedad y preocupación ya que nos saca de la más que conocida zona de confort y eso es algo que nos provoca malestar aunque sean cambios en positivo.

Salir de nuestra zona de confort y adentrarnos en la zona de aprendizaje requiere de tiempo, esfuerzo y coraje y no todos estamos dispuesto a ello. Pero es la única forma de avanzar en términos de crecimiento personal y mejora continua.

 

¿Porque rechazamos en cambio?

El cambio aunque sea en positivo genera malestar y ansiedad pero la principal causa del rechazo al cambio es el miedo. Lo normal es ver cualquier cambio como una amenaza a nuestro estado actual.

Transitar por la zona de confort nos da mayor seguridad porque estamos habituados a los entornos que se generan allí. Sabemos de ellos, los reconocemos y por lo tanto tenemos un patrón de comportamiento ya establecido que no nos obliga a replantearnos nuestros hábitos. Actuamos de manera mecánica y automatizada sin darnos cuenta que estos comportamientos nos ponen frenos a nuestra potencialidad. Sin cambio no hay crecimiento y sin crecimiento no hay mejora ni desarrollo.

Hay multitud de razones por las que rechazamos el cambio (cada uno tendrá las suyas) pero se observan unos patrones genéricos que nos afectan prácticamente a todos:

  • No reconocer el miedo al cambio:

Es el primer paso. Solemos decir que no cambiamos porque no queremos – “yo soy así” – pero es engañarnos a nosotros mismos. No reconocemos que queremos cambiar porque nos da miedo no saber el tipo de consecuencias que obtendremos de dicho cambio.

  • Miedo a perder lo que dejamos atrás:

Creemos que dar un paso adelante y cambiar es perder lo que tenemos y controlamos. Eso nunca lo perderemos. A medida que avanzamos lo que dejamos atrás se convierte en la mochila de experiencias y conocimientos que nos ayuda mientras vamos cambiando y evolucionando.

  • Miedo al error y al fracaso:

Todos tenemos miedo al error. La sociedad castiga duramente el error al igual que el fracaso en lugar de integrarlo como un paso necesario en nuestro desarrollo personal. El problema del error y del fracaso es no aprender de él y quedarnos estancados. Parafraseando a Beckett “fracasa, fracasa otra vez, fracasa mejor” y rápido diría yo.

  • Sentimiento de culpa y rechazo:

Creemos que cambiar nuestras conductas y hábitos puede afectar a los que nos rodean de una manera desconocida para ellos y nosotros mismos, provocando rechazo a esa nueva situación creada. Que te digan “ya no eres el mismo” es un arma perfecta para despertar la culpa.

  • Baja autoestima:

Tener una baja percepción de nuestra capacidad y valía hace que el rechazo al cambio sea más evidente en personas con un perfil bajo. Una baja auto-estima afectará a la manera de interactuar con el entorno y de relacionarse con los demás. La falta de confianza y el poco respeto por las capacidades propias hace que cambiar sea visto como algo inalcanzable – «mejor me quedo como estoy»

¿Como podemos asumir el cambio en una oportunidad?

Es importante que el cambio salga de nosotros mismos, que haya deseo de cambiar y que sea genuino.Pararnos a sentir lo que estamos sintiendo y darnos cuenta sería el primer paso. Asumir riesgos y renunciar conscientemente a estos beneficios que nos enganchan a comportamientos indeseados, son claves importantes para lanzarnos al cambio deseado. “Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia.” Honoré de BalzacEl cambio se produce cuando uno se convierte en lo que es, no cuando trata de convertirse en lo que no es. El cambio lo realizamos cada uno de nosotros, si viene impuesto o forzado por otra persona (familiares, amigos, terapeutas…) no será un cambio auténtico, sino más bien algo impuesto por otra persona.  El cambio tiene lugar cuando invertimos tiempo y esfuerzo en ser lo que somos, entregándonos a nuestra situación actual. 

 

El cambio lo podemos potencializar de varias maneras: 

  • El poder del cambio está en uno mismo:

Nadie puede cambiar si realmente no quiere. El primer paso del cambio es ser consciente de querer cambiar. Cuando los cambios son impuestos es muy difícil hacerlos nuestros e interiorizarlos de manera firme.

  • Aceptar el cambio como un proceso natural:

El cambio es parte del proceso vital. Eso es innegable. Rechazar el cambio es como quejarnos de que el agua moja. No tiene sentido. Todo cambia constantemente. La evolución es cambio y transformación. La muerte metafórica es quietud y rechazo.

  • Evitar la connotación negativa del cambio:

Intentemos ver e interpretar el cambio como algo positivo. Nuestro cerebro está programado para negarse al cambio ya que le obliga a crear nuevos modelos y hábitos y eso supone un esfuerzo que no está dispuesto a hacer de manera inconsciente. Tenemos que obligarnos a generar nuevas conexiones a través de experiencias y situaciones novedosas.

  • Identificar y gestionar las emociones:

Muy importante ser consciente de las emociones que despiertan en nosotros los cambios. El gestionar correctamente las emociones como la ira y el miedo hará que nuestra capacidad de aprendizaje sea mayor y más rápida.

  • Resiliencia y flexibilidad:

La capacidad de superar situaciones adversas y ser flexibles para entender las consecuencias de nuestros actos es básica para una gestión y adaptación al cambio adecuada.

 

FUENTES:
https://bit.ly/3cPVyOv
https://bit.ly/2TodCro

 

BIODESCODIFICACIÓN – INSOMNIO

LA DEPRESIÓN NO ES SÓLO ESTAR TRISTE, VA MÁS ALLÁ Y AFECTA MÁS DE LO QUE CREES

¿Sabes lo que es una depresión? Si has experimentado esta terrible condición mental, entonces sabes de lo que hablo. Estar deprimido no es simplemente estar triste por algo, no, la depresión tiene razones de ser que van mucho más allá de eso, afectan todo tu ser y no sólo tu estado de ánimo. No se trata de un sentimiento que puedas decidir alejar, no, no creas que se trata de una simple fachada en el que las personas se excusan y se refugian. Las personas con depresión sufren y no es tan sencillo conseguir un calmante para ese dolor. Quien padece depresión experimenta dolor en el alma, en la vida. La depresión no es bonita, no es una excusa para quedarse en cama ni algo que la gente decide tener. Quien tiene depresión tiene el deseo de salir de ese hoyo, pero no puede levantarse siquiera.

La depresión es una condición real que consume las emociones, la energía y las ansias de vida de alguien. La depresión hace que cada obstáculo y que cada meta sea mucho más difícil. En realidad, todo se vuelve más difícil porque cada cosa que sucede en la vida se convierte en una fuente de dolor. Ni siquiera lo bueno lo anima, con depresión la vida es una constante tragedia, aun cuando la persona desea desesperadamente alejarse de ello.

Justo cuando una persona entra en depresión, su mundo se hace muy pequeño, se queda aferrada a lo que hay en su interior y nada más entra y nada más sale. Todo se vuelve sombrío, nada lo motiva más, y cada nuevo obstáculo que surge por la depresión lo lleva al desánimo y la decepción. La depresión es una condición médica que requiere tratamiento.

Es un trastorno mental que incluso conlleva a producir otros trastornos físicos como dolores fuertes de cabeza, diferentes condiciones gastrointestinales, ansiedad, dolores musculares por la tensión, y otros más.

Cuando se vive con esta condición, debe hacerse algo al respecto. Cuando alguien muestra los síntomas, no lo juzgues y ayúdale. Porque si no se trata, su vida se vuelve más dolorosa y cada día será más difícil vivirlo. Incluso estas personas llegan a hacerse daño cuando la depresión los consume y presentan diferentes tipos de crisis.

La depresión te quita el derecho de amarte y cuidar de ti mismo, la depresión acaba con tus ilusiones, con tus deseos y con tus metas. Esta condición incluso te aísla de las personas que amas porque te hace creer que eres una molestia y no quieres cargar con más culpa. Las personas con depresión se quedan sobre su cama esperando a ver qué le tiene preparada la depresión para ese día, ya no tienen control sobre sus acciones y decisiones. No están seguros de nada.

Una persona con depresión olvida incluso cómo cuidar de sí mismo. Le resta importancia a las cosas básicas. Huelen como si no se hubiesen levantado de la cama en toda una semana, tienen la ropa sucia acumulada y el piso de su habitación es un desastre. Su alma está demasiado cansada para hacer algo bueno por sí mismos. Así que sí, la depresión representa un hogar descuidado, platos sucios y una mala alimentación.

Bajo depresión, lo más común son las lágrimas. Y después de una larga sesión de llanto por el dolor, la decepción y la desesperanza, solo queda una mirada vacía y un alma desesperada, todo eso amenaza a la persona con llevársela en vida.

Por favor, no juzgues a una persona con depresión, no tienes idea de lo que pasa por su cabeza, de lo que siente y lo que sufre. Quizá pienses que es injusto que esa persona esté así, que debería simplemente cambiar de ánimo y salir a la calle para estar bien, pero así no funciona. La depresión absorbe todo lo bueno y deja todo lo malo. No seas duro, más bien trata de comprender cómo se siente e intenta ayudarle de la forma correcta; habla con esa persona, hazle saber que no está sola. Escucha lo que tenga que decir, a veces la depresión empeora porque no tienen con quien desahogarse y hablar sobre cómo se siente. Hazle saber que lo apoyarás hasta que vuelva a tener razones para sonreír.

 

FUENTE: https://bit.ly/35yPfMw
BIODESCODIFICACIÓN – INSOMNIO

BIODESCODIFICACIÓN – ANGUSTIA

¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?

En Biodescodificación, no consideramos a la angustia como una enfermedad o un síntoma. La angustia es simplemente una emoción, como lo es la alegría, la tristeza, etc.

Pero lo que básicamente representa la angustia es UN MIEDO CONCRETO. Agregando además, que debajo de nuestra angustia, existe una emoción.
La angustia además, tiene la característica singular de traer a nuestro pensamiento, constantes pensamientos tóxicos y repetitivos. Pensamos esos pensamientos una y otra vez y eso claro, incrementa nuestra angustia.

(más…)

BIODESCODIFICACIÓN – INSOMNIO

FOBIAS Y LO QUE ESCONDEN SEGÚN JODOROWSKY

La fobia es un miedo intenso, desproporcionado, incontrolable, que incapacita…

Alejandro Jodorowsky dice que en muchas ocasiones, cada miedo enmascara un deseo reprimido. Ese deseo a un “objeto” determinado, se puede simbolizar con otro diferente, de manera que cada fobia podría ser una metáfora de un deseo reprimido. Miedo y deseo es lo mismo a nivel inconsciente, tenemos la prueba en el mundo onírico.

(más…)