Listado de la etiqueta: perdonar

Consecuencias y enfermedades por no perdonar

La ofensa (y el dolor que supone) es algo inherente a la vida de cualquier ser humano, y genera reacciones emocionales (rabia, tristeza, humillación, odio…), cognitivas (pensamientos repetitivos, buscar culpables, pensar en cómo debería haberme comportado…) y conductuales (evitar al ofensor o mostrar desapego en su presencia, por ejemplo.). A todos nos hieren en un momento u otro, lo que varía es lo que hacemos con lo que nos han hecho.

Ante un agravio, podemos:

  • Buscar venganza.
  • Buscar justicia.
  • Modificar la narrativa sobre la ofensa (justificándola o excusando al agresor).
  • Resignarnos.
  • Negar la ofensa o su implicación.
  • Etc.
  • … y perdonar.

Efectos en la salud

Existen múltiples estudios que constatan que no perdonar genera un aumento de la actividad fisiológica, lo que aumenta la probabilidad de desarrollar síntomas físicos y psicológicos. El perdón (o su ausencia) podría producir estos efectos:

En salud física

  • Respuesta cardiovascular (cambios en tasa cardíaca y presión arterial).
  • Tensión muscular facial y respuesta electrodermal.
  • Estrés: efectos en el cortisol o colesterol total y reactividad autonómica.
  • Sistema inmune.
  • Puede aumentar la probabilidad de dolor crónico, abuso de sustancias, daño cerebral traumático o cáncer.

En salud mental

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Neurotísmo.
  • Estrés percibido.
  • Baja autoestima.

El perdón es un derecho (no una obligación)

Si la persona perdona, debe ser únicamente porque así lo ha decidido. Forzar a perdonar (cuando aún no se está preparado, cuando no es viable o cuando no se dan las circunstancias) puede generar problemas en la salud, como sentimientos de culpa por no perdonar, sentimientos ambivalentes hacia uno mismo o incluso precipitar situaciones de desprotección ante futuras agresiones (por ejemplo, en casos de violencia de género).