Son diversas las percepciones que acompañan al gemelo que sobrevive ya que está ante el mayor duelo de su vida y luego mientras se desarrolla vive un síndrome de sobrevivencia.


Lo aborda una sensación de falta, de no estar completo, con la necesidad de “encontrar” al gemelo perdido viviendo unas relaciones intensas, simbióticas, en co-dependencia o por el contrario, rechaza relaciones muy cercanas, por miedo a la separación o la pérdida.

Puede vivir el miedo subconsciente a ser abandonado, dejado de lado, y una hipersensibilidad a las separaciones y al duelo, no sólo de personas sino situaciones por ejemplo dificultad para separarse de su negocio, están más cercanos a la muerte que a la vida.
El gemelo sobreviviente a veces no se permite disfrutar de la vida.

La sensación puede ser “Me siento solo y triste a pesar de tener una familia, una pareja, hijos, amistades”.

Es como si por dentro no se autoriza a vivir, por tanto a lograr la vida que quiere; como si no tuviera un lugar en la Tierra, vive la vida como un sobreviviente con lo justo y necesario o en carencia, le falta dinero, propiedades, bienes materiales, éxito. Se sabotea y le cuesta concluir las cosas, las posterga, siente que no tiene derecho a terminar las cosas hasta el final, en bebes y niños puede darse dificultad para conciliar el sueño por sí mismos, se aferran a su manta o a un objeto por mucho tiempo, les cuesta desapegarse de sus cosas, sienten culpa fácilmente.

De adultos carecen de confianza, sienten tristeza, nostalgia o melancolía. Tienen tendencia a soñar despiertos, y no les gusta ser vistos, prefieren pasar desapercibidos, Pueden tener una relación problemática con la comida, en algunos casos anorexia o bulimia, dificultades para tomar decisiones, tendencias a la depresión, entre otros síntomas.

A través de la sesiones o talleres grupales el gemelo sobreviviente puede empoderarse al soltar la información subconsciente que quedó grabada en los instantes que vivió en el útero materno, puede hacer el duelo correspondiente honrando la soledad, tomando acción con energía y  recursos para  reintegrarse a  la vida autorizándo el derecho a vivirla en libertad y plenitud.

“Más de ¾ partes de los embarazos humanos normales desaparecen en algún momento antes del nacimiento. La gran mayoría de esas pérdidas se produce dentro de las primeras 6 semanas, antes de que “ninguna” mujer sepa que está embarazada.”

Algunos signos e indicaciones posibles de ser un gemelo solitario:

  • -Sé que mi gemelo nació muerto o fue abortado espontáneamente.
  • -Mi madre tuvo sangrado vaginal en los primeros meses de embarazo
  • -Tengo una ecografía que muestra un “gemelo evanescente”.
  • -Al nacer se encontró un feto papiráceo unido a mi placenta.
  • -Tengo uno o más tumores (quistes dermoides o teratomas) que contienen los restos de mi gemelo, mi vientre siempre era abultado.
  • -Otro pequeño saco amniótico se encontró unido a mi placenta al nacer.
  • -Mi madre tomó medicamentos para estimular la ovulación
  • -Hubo un intento fallido de aborto, pero sobreviví.
  • -Hay mellizos en mi familia .
  • -Hay gemelos en mi familia.
  • -Tengo uno o más defectos de nacimiento.
  • -Yo nací antes de tiempo y muy pequeño para las fechas.
  • -Estoy en codependencia en mis relaciones amorosa.

 

Leer mas: https://bit.ly/2QL2Ya0 / Autor: Alicia García Vega.

MEMORIA EMOCIONAL

Si tienes interés en descodificar tus heridas, enfermedades y problemáticas, puedes contactarme al 044 55 1609 2479 o talleres@memoriaemocional.com y hacemos tu abordaje personal para la resolución de un conflicto, síntoma o enfermedad.

Consulta presencial.

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: