Una noche en blanco, noche de angustia por no dormir va aumentando y ya no te deja pensar claro, otra y otra más.

Lo pruebas todo, te han dicho que antes de dormir va bien una infusión, un poco de melatonina, Valeriana, Hipérico o Pasiflora, visualizarte durmiendo, respirar profundo 30 veces, dormir con sábanas blancas o claras, mantener una rutina, usar la cama para dormir y no para actividades o evitar comidas copiosas; lo pruebas y una vez funciona y otra no.

Alguna vez te han funcionado los somníferos, la acupuntura, quizás el Reiki o mindfulness pero una y otra vez te cuesta dormir o te despiertas en medio de la noche, la consecuencia es que estás más cansado, irritado, te falta concentración y energía. Aumenta el estrés diario y sientes miedo cuando se acerca la noche porque “hay que atravesarla”. Es un sufrimiento con la sensación de sobrevivir y no de vivir.

Dormir es una necesidad biológica natural que tiene como objetivo la recuperación de los tejidos que se han desgastado durante el día y hacer reserva de energía para el nuevo día, el cansancio es la forma en que nos damos cuenta de que hay que tomarse un respiro para que nuestro cuerpo no se sobrecargue. Es en palabras de Laurent Daillie la señal de alarma bio-lógica perfecta para advertir al individuo que debe parar.

En la persona que tiene insomnio este mecanismo no funciona y la mayor parte de las veces las causas de esto son inconscientes y pueden tener su origen en la vida de la persona o en momentos anteriores a su existencia o sea su transgeneracional. Hay que encontrar soluciones que permanezcan en el tiempo.

Día y noche funcionan como un reflejo de actividad y descanso y por lo tanto de las dos fases de la enfermedad o sea de estrés y recuperación, cuando se vive un evento estresante se activa el sistema nervioso simpático, que mantiene las funciones a tope para poder conseguir salvar la vida y para el inconsciente todo es muy dramático porque se trata de vida o muerte, no entiende de intermedios, cuando el peligro ha pasado el cuerpo se recupera del desgaste y necesita del reposo y del sueño para conseguirlo plenamente.

Así funciona en la naturaleza, los animales dormirán si no hay ningún peligro alrededor y si no tendrán que vigilar. ¿Qué lleva a las personas a mantenerse durante la noche vigilando? 

La mayor parte de las veces es el tener uno o varios conflictos activos o pendientes de solución. Eso es pensar y pensar en los problemas intentando encontrar una solución.

Cuando la persona se va a la cama cansada, se estira, siente las extremidades frías y no consigue dormir porque entra en actividad inmediata es porque está en una situación de preocupación, miedo y estrés. También si se duerme profundo al principio de la noche pero se despierta al cabo de 1, 2 o 3 horas de sueño y no vuelven a dormir hasta las 5 o 6 de la mañana; eso tiene que ver con la fase de estrés.

En cambio hay otras que se despiertan entre las 3 y las 4 con calor, sudor general o en partes localizadas del cuerpo, la cabeza embotada o enrarecida, algún dolor y necesidad de ir a orinar, luego retoman el sueño con más o menos facilidad y aquí se está en fase de recuperación o vagotonía.

Es fundamental entender que esta fase dura mientras se reparan los tejidos para no interrumpir el proceso. Ayuda el colocarse hielo en la cabeza para disminuir el edema cerebral residual, dormir con la cabeza elevada y no beber en exceso.

Son dos modos distintos en cuanto a la cronología y para entenderlo observamos la naturaleza que tiene un ritmo biológico específico. El día comienza al amanecer o unas dos horas antes de que salga el sol y termina al atardecer momento en que la glándula pineal comienza a secretar la melatonina hormona que regula el ritmo natural o circadiano. Si una persona no puede dormir y toma melatonina le está diciendo a su cuerpo: ¡no escuches el mensaje de peligro! Y esto es intervenir en el proceso natural que te pide mantenerte en alerta. La pregunta que nos haríamos ¿Cuál es el peligro?, ¿Dónde está el depredador?, ¿Qué es lo que temo? y las respuestas están en la vida de la persona que emocionalmente le mantienen atrapado/a.

En la terapia de Descodificación Biológica Original te podemos acompañar para trabajar estos trastornos del sueño. El objetivo es cuidar tu salud emocional y física.

Autor: Universo Holístico.

MEMORIA EMOCIONAL

Si tienes interés en descodificar tus heridas, enfermedades y problemáticas, puedes contactarme al 044 55 1609 2479 o talleres@memoriaemocional.com y hacemos tu abordaje personal para la resolución de un conflicto, síntoma o enfermedad.

Consulta presencial.

× ¿Cómo puedo ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: